a

“Hasta aquí hemos tolerado una especie de destierro en el seno mismo de nuestra patria;

hemos visto con indiferencia por más de tres siglos,

sometida nuestra primitiva libertad al despotismo y tiranía de un usurpador injusto,

que degradándonos de la especie humana, nos ha reputado por salvajes y mirado como esclavos:

hemos guardado un silencio bastante parecido a la estupidez que se nos atribuye por el inculto español,

sufriendo con tranquilidad que el mérito de los americanos

haya sido siempre un presagio cierto de humillación y ruina.

Ya es tiempo, pues, de sacudir yugo tan funesto a nuestra felicidad,

como favorable al orgullo nacional del español.

Ya es tiempo de organizar un sistema de nuevo gobierno, fundado en los intereses de nuestra patria,

altamente deprimida por la bastarda política de Madrid.

Ya es tiempo, en fin, de levantar el estandarte de la libertad en estas desgraciadas colonias,

adquiridas sin el menor título y conservadas con la mayor injusticia y tiranía.

¡Valerosos habitantes de la Paz y de todo el imperio del Perú!,

revelad nuestros proyectos para la ejecución, aprovechaos de las circunstancias en que estamos,

no miréis con desdén la felicidad de nuestro suelo, ni perdáis jamás de vista la unión que debe reinar entre todos,

para ser en adelante tan felices, como desgraciados hasta el presente”.Historia de La Paz

PROCLAMA DE LA JUNTA TUITIVA

Según historiadores con la Proclama de la Junta Tuitiva, se dio el primer grito libertario de América Latina frente al dominio español y con él la revolución 16 de julio de 1809 de La Paz, bajo los postulados de libertad, igualdad y unidad; y la revolución del 25 de mayo del mismo año en Sucre representó un movimiento en defensa del Rey Fernando VII, para impedir que la Patria sea entregada a la Infanta española Carlota Joaquina de Borbón.

El investigador Freddy Illanes, citando al libro “Contribución Histórica a los Bicentenarios de Bolivia” del escritor Enrique Rocha Monrroy, describe que este mensaje refleja “el sentimiento nacionalista y la vigencia del imperialismo extranjero”.

De acuerdo a algunos historiadores estos ideales de libertad económica y política, siguen manteniendo un eslabón filosófico con la Revolución del 16 de julio de 1809, así como la demanda de los sectores indígenas que reclaman mayor participación en las estructuras del poder.

Estos pronunciamientos se presentaron luego de tres décadas del cerco a La Paz liderado por Túpac Katari en 1781, cuando los indígenas creían haber encontrado una nueva oportunidad para sus pretensiones.

El movimiento iniciado días precedentes a la noche del 15 de julio de 1809, cuando Pedro Domingo Murillo reunió a todos los revolucionarios en su casa de la calle´Jaén, según el libro “La Paz Revolucionaria, un paseo por la historia de la ciudad 1809-1825”, de la Alcaldía paceña, fue el inicio de las posteriores guerras de la independencia que derivaron en la creación de la República de Bolivia.

En la memoria e la historia nacional quedan grabados los nombres del Comandante del Ejército y Presidente de la Junta de Gobierno, don Pedro Domingo Murillo; los representantes del pueblo, Gregorio Lanza, Juan bautista Sagárnaga y Juan Basilio Catacora, Víctor Lanza, Sebastián Aparicio y el escribano a Juna Manuel Cáceres que sellaron con su puño y letra la Proclama que mantiene vigentes sus ideales para desafío de los bolivianos.// El Diario

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top