a

Aunque hay un peso muy fuerte en los roles de género en el área rural de Bolivia en un contexto de vulnerabilidades climáticas, los roles de género están cambiando rápidamente a medida que las mujeres asumen responsabilidades tradicionalmente masculinas, según el informe “Dinámica de Género y Cambio Climático en Bolivia Rural”, basado en una investigación de Silvia Salinas y Kira Ugaz-Simonsen, sistematizada recientemente por el Banco Mundial.

Con base en los hallazgos empíricos, la conclusión general del informe es que existe un fuerte vínculo entre los roles de género en el área rural de Bolivia y las vulnerabilidades climáticas diferenciadas y la adaptación de estrategias identificadas por las mujeres y los hombres. Pero los roles de género están cambiando rápidamente a medida que las mujeres asumen responsabilidades, aunque a menudo sólo como el "reemplazo" de un hombre ausente, sostiene el informe.

El estudio muestra una mayor tendencia para los hombres a emigrar y buscar trabajo asalariado. En estos casos, las mujeres tienden a hacerse cargo de las responsabilidades masculinas en las comunidades, lo que aumenta significativamente la carga de trabajo de mujeres, pero también puede mejorar su acceso a los mecanismos de toma de decisiones de la comunidad. Por el contrario, no se observó que los hombres son cada vez participar más en los roles femeninos tradicionales, como las tareas domésticas y reproductivas. Estos cambios a los roles de género son vistos por la población local como más de un acuerdo temporal que una transición permanente, ya que las mujeres a menudo son vistos sólo como "reemplazo" del hombre mientras él está disponible de otro modo (Lejos, enfermo o fallecido).

Según el trabajo, los roles de género están relativamente bien definidos. Los hombres tienden a ser responsables de la comunidad (incluyendo la representación de la comunidad y la toma de decisiones), el trabajo físico en el sector agrícola, y las actividades económicas de alto valor (minería, madera, ganado, etc.). Las mujeres, por otro lado, son responsables de las tareas domésticas (cocinar, limpiar), las actividades reproductivas y el cuidado, el apoyo al hombre en los sectores productivos, la agricultura de subsistencia y otras actividades generadoras de ingresos en pequeña escala. Esta división del trabajo indica que el trabajo de las mujeres tiende a ser menos valorado en términos económicos. También sugiere que las mujeres por lo general acceden a las estructuras de toma de decisiones de la comunidad "a través de" los hombres.

Género en BoliviaEl informe tiene como objetivo ir más allá de supuestos generales y proporcionar conocimiento empírico más detallado sobre los roles de género, el acceso relativo de las mujeres y los hombres a los recursos, y las respuestas de género para el cambio climático en la Bolivia rural.

Y así es como concluye que las estrategias de adaptación al cambio climático empleados por las mujeres y los hombres difieren significativamente por la división de trabajo y el control diferencial sobre los recursos.

Mientras que los hombres se centran en las intervenciones comunitarias a gran escala (por ejemplo, riego, defensas fluviales), la migración o buscar empleo como jornaleros; las mujeres tienden a centrarse más en la práctica e innovadora mejoras tales como la búsqueda de las fuentes de agua alternativas, protegiendo los activos locales, plantando nuevas cosechas o iniciativas complementarias de ingresos tradicionales a través de otras actividades locales. Los análisis de los tipos de medidas de adaptación que las mujeres y los hombres han preferido muestra que los hombres tienden a adaptarse al cambio climático mediante el uso de más recursos, mientras que las mujeres se adaptan mediante el uso de los recursos de manera más eficiente.

La sobrecarga de trabajo de las mujeres son las principales barreras a la promoción de la participación femenina en la capacitación y proyectos de adaptación frente al cambio climático. La investigación en terreno demuestra que las mujeres ya están con exceso de trabajo en el área rural de Bolivia y esta situación está empeorando a causa del cambio climático, la migración y los desastres naturales. Esto significa que las mujeres simplemente no tienen el tiempo para participar en los nuevos proyectos de desarrollo, los esfuerzos de adaptación al cambio climático, capacitaciones técnicas y actividades productivas.

El informe recomienda que los proyectos sobre el cambio climático deben dirigirse especialmente a las mujeres y sus necesidades específicas. Las mujeres en general tienden a estar más en forma permanente en sus comunidades y, por lo tanto, a menudo se convierten en responsables de la gestión del día a día de los recursos naturales y proyectos relacionados.

Invertir en las mujeres puede mejorar los resultados de adaptación al cambio climático. La evidencia muestra que cuando ellas están dotadas de mayores recursos tienden a dedicarse a las tareas para las que son responsables (por ejemplo, la salud familiar y la nutrición). “Dado que se encargan de la mayor parte de la carga para adaptarse al cambio climático a nivel local, la inversión en las mujeres puede conducir a la beneficiosa y rentable resultados”, sostiene el informe.// PIEB (BO)


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top