a

El IPCC ha proyectado escenarios posibles en caso de aumento de la temperatura por el cambio climático, y uno de los ecosistemas para analizar es la región del Chaco americano que en su parte boliviana presenta características especiales. La región chaqueña en el país es de baja y media vulnerabilidad, aunque la población podría estar expuesta a una alta vulnerabilidad por su dependencia de productos agrícolas.

El “Estudio de Vulnerabilidad e Impacto del Cambio Climático en el Gran Chaco Americano” fue elaborado por un equipo técnico de la Universidad Nacional de Formosa (Argentina), la Universidad de la Cordillera (Bolivia) y la institución Desarrollo, Participación y Ciudadanía (Paraguay), con apoyo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

El escenario A2 del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), para el periodo 2011-2040, tiene un incremento de la temperatura media anual hasta superar el 1ºC y cambios en la precipitación estacional y espacial. Los cultivos de poroto (frijol) y maíz muestran alta sensibilidad a la variabilidad climática, hecho que preocupa al ser productos de consumo de la población rural, mientras que los cultivos de arroz y algodón podrían verse beneficiados.

Con todo “la población tiene un alta vulnerabilidad debido a su dependencia de la producción agropecuaria y a la escasa infraestructura construida (silos, pasturas, tajamares, sistemas de riego, aguadas, entre otras), así como una limitada capacidad institucional”.

El clima en BoliviaEn las recomendaciones de políticas públicas para el país, el documento advierte que “el cambio climático tendrá impactos significativos en el rendimiento de la producción agrícola, en la disponibilidad de agua, así como en la producción de bienes y funciones de los ecosistemas”, lo que puede a su vez generar un “efecto negativo en la población chaqueña y en el desarrollo de la región”.

En el aspecto específicamente climático (temperatura, precipitación, etc.), la vulnerabilidad para el departamento de Chuquisaca es de nivel medio-bajo, y muestra que habrá disponibilidad de recursos hídricos debido a una baja evapotranspiración; la región chaqueña del departamento de Santa Cruz tendrá un índice de vulnerabilidad media-moderada con precipitaciones leves e incremento de la temperatura por encima del promedio. Para el caso de Tarija se prevén vulnerabilidades muy baja, baja y media-baja para la primera segunda y tercera década del periodo estudiado.

Un factor importante es que la región chaqueña “aún mantiene una extensa superficie de áreas no modificadas que pueden contribuir a la reducción de la vulnerabilidad de las comunidades ante el cambio climático”, eso implica que existen grandes espacios que todavía se presentan en estado natural y por tanto tienen una alta resiliencia (capacidad para recuperarse o resistir a presiones, en este caso, de la naturaleza y antrópicas).// PIEB (BO)


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top