a


Violeta Chamorro fue la primera mujer en llegar a la presidencia de su país a través de elecciones en 1990, cuando obtuvo una mayoría de 54,7% de los votos en los comicios realizados en Nicaragua. En ese entonces, su elección fue vista como una noticia extraordinaria no sólo en la región, sino en el mundo.

Hoy tres de los mayores y más influyentes países de América Latina, Argentina, Brasil y Chile, están liderados por mujeres. Para los analistas esto no es casualidad porque han “heredado” sus cargos de sus antecesores, en su mayoría hombres carismáticos y bien preparados que allanaron el camino para que estos países estén dirigidos por mujeres. Sin embargo, las tres van por nuevas reelecciones, lo que deja en claro que están haciendo su trabajo.

Dilma Rouseff en Brasil, Cristina Fernández en Argentina y Michelle Bachelet, otra vez en Chile, demuestran que las mujeres están ganando cada vez más espacios de poder, aunque todavía no es suficiente. Paradójicamente, el país donde menos mujeres participan en política, Uruguay, está a la vanguardia regional en políticas de igualdad de género y derechos reproductivos. Mientras tanto Argentina, donde Cristina Fernández lleva dos periodos consecutivos de Gobierno, se está quedando atrás en indicadores de conciliación entre la vida familiar y laboral de las mujeres, según muestran las cifras.

A pesar de que casi todos los Estados de América Latina están considerados como países de ingreso medio, siguen existiendo altos niveles de desigualdad y exclusión social, especialmente entre las mujeres, los pueblos indígenas y afrodescendientes, y los jóvenes. De acuerdo con el Informe sobre Desarrollo Humano para América Latina 2010, en esta región se encuentran 10 de los 15 países con mayores niveles de desigualdad del mundo. La seguridad pública es una preocupación creciente; surgen nuevas formas de violencia contra las mujeres y el feminicidio es cada vez más habitual.

Las mujeres en la política mundialLA MUJER EN AMÉRICA LATINA

En los últimos 23 años, seis mujeres han alcanzado la jefatura de sus Estados a través de elecciones; cuatro de ellas durante la última década, de las cuales dos han sido reelectas. Este incremento del poder político de las mujeres durante los últimos años responde, a su vez, a un proceso más amplio de mejoras socio-económicas en la región; pero no necesariamente se ha traducido en mejores políticas de igualdad de género ni en menos discriminación en el seno de la sociedad.

Dos de cada tres mujeres ha sufrido de violencia en el mundo en algún momento de su vida. En Centroamérica, dos mujeres de cada tres asesinadas, lo han sido por el simple hecho de ser mujeres. Alta incidencia e impunidad son dos de las características que predominan en la violencia contra las mujeres. Como afirma Ban Ki Moon, Secretario General de las Naciones Unidas, los niveles de prevalencia de la violencia contra las mujeres son tan elevados que es uno de los derechos humanos más violentados en el mundo.

"Hasta el 70 por ciento de las mujeres sufren violencia física o sexual en algún momento de sus vidas y un porcentaje que se sitúa en una cuarta parte en lo que respecta a las mujeres embarazadas", destaca el Secretario General. "Millones de mujeres y niñas de todo el mundo son atacadas, golpeadas, violadas, mutiladas e incluso asesinadas en lo que supone una violación horrorosa de sus derechos humanos", añade.

América Latina y el Caribe no se escapan a esta triste realidad. Un estudio de la Organización Panamericana de la Salud sobre la situación de la violencia contra las mujeres en 12 países de América Latina y el Caribe muestra que entre un 13% en Haiti hasta más de la mitad de las mujeres en Bolivia han experimentado violencia física a lo largo de su vida.

Según los datos del Banco Mundial, el 69% de las mujeres de 15 países de la región que manifestaron haber sido abusadas físicamente lo fueron por parte de sus parejas. El 47% han sido víctimas de al menos un ataque sexual durante el trascurso de su vida.

Datos también elevados se registran en cuanto a violencia sexual. Entre el 5% y el 11% de las mujeres encuestadas por la OPS, reportaron haber sufrido violencia sexual por parte de su pareja intima. Asimismo, entre el 10% y el 27% han padecido de violencia sexual infringida por cualquier perpetrador, inclusive su pareja.

Además los informes disponibles muestran que existe una relación directa entre acoso sexual y nivel socioeconómico. La misma encuesta indica que mientras que el 90% de las mujeres entre 22 y 35 años de nivel socioeconómico bajo o intermedio admitieron ser víctimas de acoso la cifra disminuye a 7% en las profesionales y 3% en las mujeres en niveles de dirección o gerencial.

En el mundo laboral las encuestas realizadas en países industrializados y en países en desarrollo generalmente señalan que entre el 30% y el 50 % de las mujeres ha sufrido algún tipo de acoso sexual en el lugar de trabajo en alguna etapa de su vida. En la región, el 20% de empleadas chilenas sufrió acoso sexual. En Brasil, un estudio en 12 ciudades mostró que el 52% de las mujeres han sufrido algún tipo de acoso sexual en el trabajo. En el Salvador, el 16% de las trabajadoras domésticas han cambiado de trabajo debido al acoso o abuso sexual.

Otra de las grandes lacras en la región es el feminicidio. En Guatemala y El Salvador 675 y 580 mujeres, respectivamente, fueron asesinadas en 2010 por el simple hecho de ser mujeres. En México, se contabilizaron 1,221 homicidios dolosos contra mujeres y niñas en 12 entidades del país entre 2007 y diciembre de 2008. Aunque existen pocos estudios al respecto, los costos de la violencia contra las mujeres oscilan entre 1.6 y el 2% del PIB de los países de América Latina y el Caribe, según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

EL PODER DE ELLAS

Pese a todo, el que hayan mujeres en el poder responde a un proceso amplio de cambios socioeconómicos que se ha desarrollado en América Latina durante los últimos 20 años y que a su vez ha redundado en el crecimiento de la participación general de las mujeres en la vida pública. “En las últimas dos décadas se ha incrementado mucho la participación laboral de las mujeres, hasta un promedio regional superior al 50% y 70% entre las mujeres de edad reproductiva. En la mayoría de los países de la región, el promedio de educación formal entre las mujeres es más alto que entre los hombres y hay más mujeres que hombres graduándose en las universidades. Las tasas de fertilidad también bajaron mucho. Y gracias a este conjunto de factores, las mujeres están reivindicando una posición más pública en las sociedades”, explica la politóloga Merike Blofield, investigadora asociada al Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Miami.

En los países de América Latina el número de mujeres parlamentarias es incluso mayor que en Estados Unidos donde, sin embargo, las mujeres tienen una gran presencia en la vida pública.

“Si vemos a las cuatro presidentas (de esta década), todas han sido sucesoras de presidentes hombres muy populares y candidatas de las mismas coaliciones de partidos. Su primera elección era segura, pues representaban la continuidad del Gobierno en funciones. Bachelet recibió el poder de manos de Ricardo Lagos (en 2006); Dilma Rousseff, de Luiz Inacio Lula Da Silva; Laura Chichilla, de Óscar Arias; y Cristina Fernández de Kirchner, de su esposo”, ha apuntado Blofield, no sin antes aclarar que esta situación ha evolucionado hacia la construcción de liderazgos autónomos, como el de Michelle Bachelet en Chile –reelecta este diciembre con amplio margen, gracias a su gestión anterior en el Gobierno—y el de Dilma Rousseff, quien probablemente obtendrá también la reelección en Brasil a fines de 2014.

LAS PODEROSAS

Michelle Bachelet

La candidata de la coalición de centro izquierda Nueva Mayoría, médica y política chilena, llegó nuevamente a ocupar la presidencia de Chile al ganar en segunda vuelta por a la ex ministra de Trabajo Evelyn Matthei. En 2002, asumió como ministra de Defensa, siendo la primera mujer del país y de Iberoamérica en ocupar dicho puesto;2 en dicha posición, Bachelet se convirtió en una figura de gran popularidad y, posteriormente, fue designada candidata presidencial de la Concertación de Partidos por la Democracia para las elecciones presidenciales de 2005. Bachelet ya había ocupado este cargo desde marzo de 2006 a marzo de 2010 y nuevamente asumirá ese cargo en marzo de 2014. Además, fue la primera presidenta pro tempore de UNASUR y la primera encargada de ONU Mujeres, agencia de las Naciones Unidas para la igualdad de género.

Cristina Fernández de Kirchner

Cristina sucedió en la presidencia a su marido Néstor Kirchner como candidata por el Partido Frente para la Victoria en 2007, convirtiéndose así en la primera presidenta electa directamente por el pueblo. Cristina había ejercido un importante papel desde el Senado durante el mandato de Néstor y como compañera en las decisiones políticas importantes del presidente, lo que la perfiló para asumir como presidencia posteriormente. Cristina ejerce dicho cargo por segundo mandato consecutivo. El segundo en 2011, lo obtuvo por un 54,11% de los votos. Cristina Fernández de 58 años, es la primera mujer electa como presidente de Argentina. En la lista de las 100 mujeres más poderosas del mundo por Forbes, Cristina Fernández ocupó el lugar #68, una posición muy privilegiada. Con este reconocimiento, la mandataria argentina se posiciona como la mujer latinoamericana más influyente a nivel global.

Dilma Rousseff

Dilma fue ministra de Energía durante el gobierno de Lula y le tocó asumir la crisis eléctrica que vivía el país y gestionar su salida. Luego de su mandato como ministra y al poco tiempo de la segunda presidencia de Lula, su nombre comenzó a ser muy pronunciado para sucederlo en el cargo. Finalmente fue electa presidenta de Brasil el 31 de octubre de 2010 por más del 55% de los votos, transformándose así en la primera mujer que llegó a dicho cargo en el país y la tercera luego de Bachelet (2006) y Cristina Fernández (2007) en América Latina. La mandataria brasilera no solo es una de las cien Mujeres más Poderosas del mundo en el lugar #95, sino que también hace parte de la lista de las Personas más Poderosas del mundo en la posición #16, según la revista Forbes. Rousseff, de 63 años, se encuentra al mando de la mayor economía de América Latina y una de las más importantes en mundo. Brasil es principal exportador de azúcar, jugo de naranja, café, carne, aves de corral y uno de los principales productores de petróleo. Actualmente bajo el mandato de Rousseff Brasil se prepara para recibir dos de los eventos más importante a nivel global: la Copa del Mundo de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Laura Chinchilla

Laura es una politóloga que trabajó desde 1990 como consultora en América Latina y África para distintos organismos intencionales en el ámbito de la reforma institucional, judicial y de seguridad pública. Su carrera política fue en acenso y muy rápida y en 20 años llegó a la presidencia del país. En febrero de 2010 fue elegida como presidenta de Costa Rica, siendo la primera mujer en el país en llegar a dicho cargo. Laura Chinchilla de 52 años, estudió en la universidad Georgetown en Massachusetts. La mandataria costarricense se posicionó como una de las 100 mujeres más poderosas del mundo, ocupando la posición #83 en la lista de la revista Forbes. La líder, cuyo padre también tenía una posición en el gobierno de Costa Rica, en calidad de Contralor 1972-1987, es conservadora en su posición social y se opone a la separación de Iglesia y Estado en el país centroamericano en donde predomina la religión católica.

Ellas al mando

Hubo otras que por diversas circunstancias ejercieron como presidentas interinas o encargadas en sus países: Isabel Martínez de Perón en Argentina (1974-76), Lidia Gueiler en Bolivia (1979-80), Rosalía Arteaga en Ecuador (tres días en 1997) y Janet Rosemberg en Guyana (1997-99). Pero Violeta Chamorro fue la primera mujer en ascender al cargo a través de elecciones, cuando obtuvo una mayoría de 54,7% de los votos en los comicios realizados en Nicaragua el 25 de abril de 1990.

Forbes y ellas

En América Latina cinco mujeres de la región son enlistadas como las más poderosas del mundo, entre ellas la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ascendiendo del número 3 al 2; Maria das Graças Silva Foster, CEO de Petrobras (18); la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner (26); la actriz y empresaria Sofía Vergara, que escaló al sitio 38 desde el 75 de 2012, y la cantante Shakira Mebarak (52).

"La experiencia ha demostrado que la presencia de una mujer en la casa de Gobierno no es una garantía automática para la igualdad de derechos para las mujeres·// Los tiempos (COM)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top