a

Los pobladores de Potosí y Tarija fueron los primeros en salir del país en busca de mejores días.

Estudios migratorios de organizaciones no gubernamentales señalan que más de dos millones de bolivianos se fueron y viven en el exterior, proceso que se inició en la década del 80 con el desplazamiento de un número importante de personas que eligieron como destino inicial a las naciones vecinas.

Según las investigaciones, la migración es un hecho relevante desde el punto de vista social, económico, cultural y político.

Este proceso dejó de concebirse como una eventualidad porque se consolidó como una solución práctica ante la crisis económica de las familias, pese a los múltiples desafíos que deben afrontar los emigrantes.

Bolivianos en el mundoUn estudio de la organización Solidaridad Sin Fronteras (SSF) da cuenta de que las primeras migraciones internacionales bolivianas se remontan a los inicios del siglo XX.

Los primeros bolivianos en salir del país eran de Potosí y Tarija, después se incorporaron habitantes de los valles Alto y Bajo de Cochabamba, además de Santa Cruz.

De acuerdo con el documento, en principio, los cambios de residencia fueron de carácter temporal o estacional para realizar trabajos de zafra, en las salitreras chilenas o la recolección de tabaco.

Entre los años 80 y 90, los bolivianos intensificaron la migración a la Argentina, impulsada por los familiares que residen en ese país y por la crisis económica.

Migraciones relevantes. En los años 70 se registraron los movimientos migratorios de importancia en Bolivia, porque hubo un número significativo de exiliados políticos y de quienes escaparon de las dictaduras de Hugo Banzer (1971-1978) y Luis García Meza (1980-1981).

Los cambios de residencia de los perseguidos se hicieron a países europeos como Bélgica, Francia y Suecia. Por otra parte, en la década del 80 se inició una migración de mayores dimensiones hacia Estados Unidos y Argentina, que se consolidó en los 90. Durante esa década, en Bolivia se impulsó un conjunto de reformas estructurales destinado a la modernización del Estado.

Esto significó el cierre de miles de puestos de trabajo por la transferencia de las empresas estatales a manos privadas. El sector más afectado fue el minero por la “relocalización”.

La migración en este periodo tuvo dos aristas importantes: la interna y externa. El proceso migratorio interno de los mineros tuvo como destinos el Chapare y El Alto.

En el exterior, el destino elegido por los emigrantes connacionales fue Argentina. La colonia boliviana se consolidó como el colectivo de extranjeros más importante: en 2001, los residentes bolivianos legales eran 233.000, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos de Argentina. De acuerdo con estimaciones de organizaciones no gubernamentales, en esa país el número de ciudadanos en situación ilegal era de casi un millón de personas.

Durante esa época también empezó el proceso migratorio lento y constante hacia Brasil, en particular al estado industrial de San Pablo, donde los bolivianos se consolidaron como un colectivo de mano de obra poco calificada y barata. No hay datos reales sobre el número de inmigrantes bolivianos en Brasil, pero se estima un mínimo de 100.000, según detallan las organizaciones de residentes nacionales en esa nación.

Los bolivianos ampliaron sus horizontes migratorios a Estados Unidos y España. Sin embargo, los movimientos migratorios a esos países durante los años 70 y 80 fueron casi inexistentes y los que hubo estuvieron formados por universitarios.

En la década del 90, el comportamiento fue similar. En 2005, la migración a España fue masiva y la población trabajadora boliviana alcanzó ese año a 40.000. Según los últimos datos, en la nación ibérica hay 213.169 compatriotas empadronados.

El flujo migratorio de Bolivia está formado en su mayoría por mujeres. Se puede decir que hay una elevada feminización de la migración boliviana. el servicio doméstico es su principal mercado.

Los primeros emigrantes bolivianos se desplazaron al agro argentino para trabajar en la colecta de tabaco y la zafra. Ahora, los rubros en que se desempeñan son la confección y la construcción.

888

Fue el número de residentes legales durante 1990 en España, según datos de la asociación Solidaridad sin Fronteras.// La Prensa


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top