a


La olla de los habitantes de la sede de Gobierno está repleta de alimentos que son cultivados en otros departamentos. Según datos de la Oficialía Mayor de Desarrollo Productivo de la Alcaldía, uno de los mayores problemas de La Paz es el autoabastecimiento. La institución edil reseña que el 10 por ciento de lo que consume la metrópoli es de la región; el resto proviene de otros lugares del país.

Sobre el tema, el Oficial Mayor, Ronald Pereira, dice: “Existe una desvinculación con lo rural porque ni siquiera el 10 por ciento de los alimentos que consumimos en el gran mercado del municipio de La Paz (es del departamento). Hay un gran desfase productivo, además de cultural y social”.

La Fundación Milenio también tiene una visión crítica al respecto. Según su documento La Paz, ¿tiene algo que festejar?, hay un estancamiento o retroceso de la economía paceña. Además, “la región no parece tener vocación productiva y predominan los servicios en su estructura económica debido al efecto que genera en la ciudad de La Paz el aparato administrativo central del Estado”.

Los sectores privado y público coinciden que es necesario dotar de una mayor importancia al desarrollo sostenible del sector rural para que la falta de abastecimiento se revierta en el mediano plazo.

La Gobernación departamental, por ejemplo, tiene una serie de propuestas productivas para el sector. César Cocarico explica que está en marcha la construcción de los “primeros complejos productivos” del departamento en las provincias Los Andes y Camacho. Se busca potenciar la quinua y los cereales.

Es más, la Gobernación busca manejar de manera coordinada la integración vial con los proyectos productivos departamentales. Para cumplir dichas metas hay proyectos propios y otros que tienen el respaldo del Gobierno central.

Las propuestas “oficiales” despiertan algunas dudas entre sectores privados. Luis Urquizu, presidente de la Federación de Empresarios Privados de La Paz, hizo una evaluación de este problema: “Es importante establecer alianzas estratégicas entre los privados y las comunidades, con el ‘aval’ de la Gobernación y el municipio. Hay que recordar que la seguridad alimentaria es una política para la cual es necesario promover y otorgar incentivos para la creación de empresas mixtas en el desarrollo del potencial agrícola del departamento de La Paz”.

Además, el empresario afirma que en el altiplano departamental existe un gran potencial para la producción de hortalizas orgánicas de exportación.

Respecto a la década pasada, Urquizu comenta que se debe implementar un plan estratégico de desarrollo productivo. Pero, a diferencia de las propuestas anteriores, el empresario pide que haya una ejecución real de los planes gubernamentales y departamentales.

Lorenzo Soliz, del Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (Cipca), concuerda con el potencial de la región. “El área rural del altiplano ejerce un rol importante en la seguridad alimentaria de la población mediante la provisión de productos: carne de llama, ovina y bovina, quinua, papa, chuño y hortalizas. La carne y el charque de llama y quinua también se exportan. Hay que destacar la acción de varios municipios que están fomentando la transformación de lácteos, por ejemplo la provincia Omasuyos, Aroma, Ingavi, Los Andes y Murillo, para los mercados de La Paz, para el desayuno escolar de una gama diversa de municipios”.

La necesidad de autoabastecimiento no está acorde con la potencialidad departamental. Según el Cipca, en La Paz existen tres pisos ecológicos: altiplano, valles y yungas interandinos y amazonía. La experiencia de la institución se limita al altiplano.

Es precisamente en el altiplano donde se implementaron procesos de desarrollo económico local a partir de la identificación de sus potencialidades y vocaciones productivas, las que están siendo impulsadas con mayor inversión pública.El Cipca reseña que aún se debe conseguir un mayor desarrollo de las potencialidades actuales como la crianza de camélidos, la ganadería bovina de leche y carne y el aprovechamiento de los recursos hídricos.

Por ahora, aún hay una deuda pendiente y el reto de las autoridades es llenar la canasta paceña con productos propios.

El turismo en el norte es tarea pendiente

Para la Federación de Empresarios Privados de la Paz es importante la integración que fomente el turismo; especialmente en el norte paceño. Luis Urquizu, presidente de los empresarios, refiere la necesidad de promover el desarrollo económico y productivo del norte paceño. “El turismo es un rubro que se desarrollará en forma importante en el norte de La Paz”.

La Gobernación paceña busca dar una respuesta a esta necesidad departamental. Está hecha una planificación de vías y la construcción de aeropuertos en Apolo e Ixiamas, también en el norte paceño.

Según Cocarico: “No aprovechamos las riquezas del Parque Nacional Madidi y esta potencialidad está en camino de implementación”. La puerta de entrada al Parque Madidi es el municipio paceño de San Buenaventura. Este lugar es considerado una de las más grandes reservas mundiales de biodiversidad.// La Razón - Erick Ortega - La Paz

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top