a

Los trabajadores en el exterior envían con regularidad dinero al país para sostener y ayudar a las familias que se quedaron. En un escenario improbable en el que todos tuvieran que volver, el país dejaría de recibir 1.318 millones de dólares, cifra ingresada en las arcas bolivianas en 2019.

La información procedente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior, con datos del BCB, muestra que en el periodo de 2006 a 2019 el país recibió 15 mil millones de dólares en su economía. Los montos fueron constantes y con un ligero ascenso por periodo a lo largo de los últimos 15 años, aunque en 2019 sufrió un leve descenso respecto del año anterior.Migrantes bolivianos

Los ingresos provienen principalmente de trabajadores bolivianos en los países de destino, quienes salieron buscando empleo como alternativa a la falta de ocupaciones remuneradas en el país. La relación migración-remesas-desempleo ha sido destacada con frecuencia por estudiosos, empresarios y el propio gobierno.

Este año, a pesar de la cuarentena, 86 millones de dólares llegaron desde España en remesas, la segunda y tercera fuente de dinero fueron Estados Unidos y Chile.

Hacia Chile

Ya en 2008, el IBCE calificó a los migrantes bolivianos como “verdaderos héroes y heroínas” puesto que cerca de 2,5 millones de estas personas, en ese momento, enviaban dinero a sus familias con un esfuerzo sostenido de trabajo en sus lugares destino.

La misma fuente refleja que este año el 42% del dinero llegó de trabajadores en España, el 19% de Estados Unidos y el 13% del efectivo vino desde Chile.

Según el sociólogo Alfonso Hinojosa, investigador en temas de migración con el PIEB, el grupo de migrantes de Chile está compuesto principalmente por mujeres que salieron del país a principios del siglo XXI hacia el norte chileno para ejercer trabajos temporales. A medida que avanzó el tiempo, las obreras fueron acercándose hacia Santiago a las zonas productoras de frutas para emplearse en tareas de recolección. “Ahí prevalecen mujeres, y muchas no son de Oruro, La Paz y Potosí, sino de Santa Cruz y regiones de tierras bajas”, explica.

Las historias de migrantes recién llegadas en esta época de cuarentena confirman esa información. Muchas de ellas, entrevistadas por la prensa estos días, reportaban su origen en provincias del norte de La Paz, Santa Cruz y el Cochabamba.

Según Hinojosa, las mujeres cochabambinas fueron durante años a ejercer trabajos de cuidado de adultos mayores en el norte de Italia, principalmente Bérgamo. Precisamente en esa región hubo una explosión del COVID19 desde febrero pasado.

En el reporte del IBCE, sin embargo, las remesas procedentes de Italia no aparecen en los primeros cinco lugares. Las principales fuentes de remesas para el país son España (42%), Estados Unidos (19%), Chile (13%), Brasil (7%) y Argentina (5%), un conjunto grande aporta otro restante 15%.// PIEB


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top