a


Veinte casos de violencia sexual contra los niños, niñas y adolescentes se registraron en Oruro, durante los seis primeros meses del 2014, cuando el 85 por ciento de los implicados son precisamente parientes cercanos.

La información fue emitida por el responsable del Centro Especializado de Prevención y Atención Terapéutica (Cepat), Edgar Calle, al hacer una evaluación de los traumas que provocan esta clase de actitudes delictivas que son penadas por ley.

Cepat, dependiente del Servicio Departamental de Gestión Social, advirtió que el 85 por ciento de los casos registrados, fueron cometidos por padres, tíos, hermanos, primos, abuelos, padrastros y otros familiares cercanos, mientras que el 15 por ciento han sido ocasionados por desconocidos.

El 70 por ciento de los casos de violencia sexual han ocurrido contra las mujeres menores, mientras que el restante 30 por ciento ha sido cometido contra los varones menores.

Violencia sexual en Oruro“Según el informe que tenemos, hay 10 casos de violación y otros 10 por abuso sexual, que implican toques impúdicos, besos a la fuerza y otros que ocasionan traumas a las menores que son sometidos a esa clase de actos de violencia, que se han registrado en Oruro”, explicó Calle.

El Cepat, de la misma forma, inició una cruzada en contra del abuso sexual y la violencia contra los menores, particularmente, visitando a los centros educativos de la ciudad y de las provincias, para que los menores, pero especialmente las madres y padres de familia, puedan ayudar a descubrir cualquier caso de estos delitos.

“Estamos trabajando con prevención y enseñando a los menores, mecanismos de defensa y de denuncia de cualquier acción que tenga relación con la violencia sexual”, afirmó Calle.

La recuperación de las niñas, niños y adolescentes que han sufrido violencia sexual, no es tarea únicamente de las víctimas, sino especialmente de los padres y madres.

El día de solidaridad con las víctimas de violencia sexual se conmemorará el 9 de agosto próximo, motivo por el cual, el Sedeges está trabajando para la recuperación de las víctimas.

Según las recomendaciones de expertos en psicología, una niña, un niño o adolescente, que está sufriendo violencia sexual, no quiere asistir al colegio o al lugar donde ha ocurrido el hecho, incluso en la casa, surgen las rivalidades con algunos miembros de la familia, se comportan como introvertidos, pierden el apetito o su conducta siempre es temerosa.// El Diario (NET)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top