a

La Encuesta de Percepción de Opinión Pública realizada por la empresa Tal Cual Comunicación Estratégica reveló el domingo que el 44% del electorado respalda al presidente Evo Morales y el 79.7% aprueba su gestión gubernamental, a dos meses y medio de las elecciones generales pactadas para el próximo 12 de octubre.

De acuerdo con ese estudio nacional realizado en zonas urbanas y ciudades intermedias, con una muestra de 2.250 encuestas presenciales y un nivel de confianza del 95%, la intención de voto a favor del candidato oficialista es de 44.%, 5.7% más que hace tres meses cuando registró el 38.3% de apoyo.

Asimismo, la encuesta evidencia que el 24% de los consultados mayores de 18 años y de todos los niveles socioeconómicos, aún está indeciso sobre por quién votar.

Sin embargo, los nuevos datos reflejan un repunte de la preferencia Morales, que se sitúa muy próximo al porcentaje más alto que logró el candidato oficialista en esta gestión, de 45.7% registrado en enero.

Elecciones presidenciales Bolivia 2014Además la encuesta indica que la intención de voto para el candidato oficialista a la vicepresidencia, Álvaro García Linera, es del 48.8% frente al 10.9% que tiene su inmediato seguidor, Ernesto Suárez, de la alianza Unidad Demócrata.

De acuerdo con ese estudio, el binomio del Movimiento Al Socialismo (MAS) ganaría los comicios en la primera vuelta porque supera la barrera del 40% y tiene una ventaja mayor respecto de su inmediato seguidor que es el candidato de la Unidad Demócrata, Samuel Doria Medina, con un 19.3% de respaldo.

La encuesta sitúa en el tercer lugar a Jorge Tuto Quiroga del Partido Demócrata Cristiano (PDC) con el 7.3%, en el cuarto a Juan del Granado del Movimiento Sin Miedo (MSM) con el 4.8% de los votos y en el último puesto a Fernando Vargas del Partido Verde (PV) con el 0.4%.

Por otro lado, la encuesta precisa que el 79.7% de la población aprueba la gestión Morales y detalla que el departamento lidera la aprobación es Cochabamba, donde se alcanzó un total de 82.8%.

Asimismo, apunta que García Linera tiene una aceptación total del 70.2%, con mayor aprobación en el departamento de Cochabamba.

Respecto a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), el estudio puntualiza que el MAS volvería a tener los dos tercios de la Cámara de Senadores con el 72% de representación, lo que equivale a 26 de los 36 senadores.

Señala que el 28% restante será copado por parlamentarios de Unidad Demócrata (UD), que equivale a 10 parlamentarios.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

De los candidatos, Morales es el más conocido; no así Vargas

Según una encuesta de Ipsos, de la lista de candidatos a la presidencia, el más conocido es Evo Morales, del Movimiento Al Socialismo (MAS); mientras que Fernando Vargas, del Partido Verde de Bolivia (PVB), solo es visible en un mínimo porcentaje rural.

Ésa es la conclusión que refleja Ipsos Apoyo, Opinión y Mercado para La Razón, con base en 3.000 encuestados, de los cuales el 100% conoce al postulante del partido oficialista, rumbo a las elecciones generales del 12 de octubre.

En contraparte, solo el 14% de los consultados dijo conocer al dirigente del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), quien lideró las marchas de 2011 y 2012, en defensa de ese territorio, ante la proyección de construir una carretera por el medio de ese parque nacional. Actualmente, Vargas se postula a la presidencia del Estado por el Partido Verde de Bolivia (PVB).

La encuesta completa, que incluye otras variables como la intención de voto o la preferencia de candidatos, será presentada mañana en el nuevo suplemento de La Razón, Animal Electoral.  El estudio fue realizado entre el 2 y 18 de julio de este año, en distintos hogares de diez ciudades capitales, diez localidades urbanas y 88 comunidades rurales.

Además, los porcentajes que alcanzaron los otros candidatos,  Samuel Doria Medina, de Unidad Demócrata (UD); Jorge Quiroga, del Partido Demócrata Cristiano (PDC); Juan del Granado, del Movimiento Sin Miedo (MSM), están detallados en la infografía desplegada en la siguiente página.

Para analistas, el fenómeno de Morales responde a que es una figura mediática dentro y fuera del país, tanto como cuando fue sindicalista cocalero y luego como diputado (1997), para después convertirse en presidente en 2006 y ser reelecto en 2009.

“Es una figura mediática, siempre lo fue: polémico, gestionador, haciendo declaraciones atrevidas e incisivas; él no iba a los medios, los medios iban a buscarlo”, indicó el analista  Jorge Komadina, quien añadió que esto se convierte en una “ventaja” con relación a los otros postulantes, por ejemplo Vargas.

“Es la figura menos conocida, su imagen no está posicionada en las ciudades y tiene la tarea de remontar su candidatura en estos pocos meses de campaña”, dijo. Sin embargo, Komadina aclaró que el hecho de que Morales sea el más conocido no quiere decir que sea el mejor candidato y que la gente vaya a votar por él.

Por su parte, la analista María Teresa Zegada sostuvo que esto ocurre porque Bolivia es una sociedad personalista y caudillista. “Morales tuvo toda una trayectoria y marcó un hito como líder cocalero: confrontador y con discursos muy radicales que trascendieron a nivel internacional”.

Luego, como político logró “seducir” al electorado por ser carismático y tener la capacidad de articular a sectores sociales, políticos y a personalidades. “No pasa lo mismo con Vargas, cuyo liderazgo emergió en una coyuntura conflictiva con el Gobierno que lo hizo conocido, pero solamente en algunas regiones del oriente y La Paz, empero, perdió fuerza luego que se decidió poner una pausa al proyecto vial”.

El líder cocalero y el indígena

Morales

Entre 1997 y 2002, Evo Morales fue diputado y tras la crisis de 2003 se catapultó al liderazgo nacional, y fue elegido Presidente, en 2005, con el 53,7%. Luego, en 2008, se sometió a referéndum revocatorio y fue ratificado en el cargo tras obtener el 67% de apoyo. En 2009, en comicios nacionales, fue reelecto al lograr el 64,2% de los votos.

Vargas

Lideró dos marchas en defensa del TIPNIS (2011 y 2012) para evitar la construcción de la vía Villa Tunari-San Ignacio de Moxos. En 2011, la marcha fue intervenida y se declaró férreo opositor al gobierno del MAS.

Liderazgo de Morales no fue ‘casual’

Para el analista político Franco Gamboa, la “fama” de Morales se debe a que apareció justo cuando el país estaba en crisis, en 2003, tras la revuelta denominada “guerra del gas”, que derivó en la salida del entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR).

“El salto del liderazgo sindical al político no fue casual, se fue convirtiendo en una alternativa en un momento de desgaste profundo del viejo sistema partidario y sus liderazgos, además del antiguo modelo  económico. Es decir, su fama y liderazgo se acunaron dentro de los conflictos socio-políticos del sistema democrático, el desgaste del sistema que se registró entre 2003 y 2005, gestiones en las que el país tuvo dos presidentes: Carlos Mesa  y el expresidente de la Corte Suprema que debió asumir el mandato, Eduardo Rodríguez Veltzé”, dijo.

Para Gamboa, este hecho consolidó el caudillismo en el que se enfrascó el liderazgo del candidato Morales, que se mantiene hasta la fecha, no solamente entre los cocaleros del Chapare, sino en el ámbito nacional.

En cambio, la imagen de Fernando Vargas fue transitoria. El analista señaló que si bien el líder indígena, en un momento determinado, se convirtió en un personaje que se opuso a proyectos gubernamentales, perdió “brillo” cuando una parte de las bases de su organización lo desconoció y el movimiento fue dividido, luego de que el Gobierno determinó dejar en pausa el proyecto vial por el TIPNIS. “Es un líder en su región, pero no tiene figura mediática y tiene que construirla con más apariciones en medios de comunicación en estos meses”.

María Teresa Zegada: Que sean conocidos no es garantía

Que sean conocidos no es garantía de que reciban más votos, es decir, no guarda relación con la intención de los electores el día de los comicios. Los candidatos pueden ser conocidos por lo positivo o lo negativo; por ejemplo, mucha gente conoce a Jorge Quiroga, sabe que ha sido presidente, pero no puede aceptar una continuidad del pasado; por tanto, el voto sería negativo.

Al contrario, si una persona no es tan conocida, no será automáticamente descalificada de las posibilidades electorales. Estos dos meses serán claves por dos cosas: uno, el posicionamiento de los nuevos postulantes y, dos, el cambio de imagen de los que vienen de la política del pasado.

Incluso, en ese grupo está binomio Evo-Álvaro, porque varios sectores han detectado problemas en su gestión, por lo que ellos necesitan lavar su imagen y reinventarla.

Esto servirá para que aparezcan ante el electorado como las autoridades que resolverán los problemas del país. La ventaja de Morales es que reúne condiciones positivas de atracción de voto  y cuenta con la ayuda del aparato estatal, que es un plus para cualquier candidato.// La Razón (COM)

 

Encuestas perfilan dura batalla por los votos de electores indecisos

A 77 días de las elecciones generales, dos encuestadoras ubican a Evo Morales, del MAS, y Samuel Doria Medina, UD, como los dos candidatos con mayor preferencia electoral, aunque también establecen que existe hasta un 44% del electorado que todavía no ha decidido su voto.

Los resultados que se publicaron ayer de la encuestadora Ipsos Bolivia para la Red ATB, yCaptura Consulting para la revista Poder y Placer, concede una cómoda ventaja para Evo Morales, que busca la relección. En la muestra a escala nacional, Morales tiene un 41% de apoyo.

Entre tanto, Doria Medina cuenta con un 9% de respaldo en todo el país y el porcentaje puede sumar un 28%. La muestra, aplicada a 3.000 personas, fue elaborada entre el 2 y el 18 de julio para Red ATB. Tiene un margen de error de 1,79 %.

Por su lado, Captura Consulting aplicó una encuesta en el eje central a encargo de la revista Poder y Placer, la cual señala que el presidente y aspirante a la relección se aseguró el 50,2% de respaldo en las cuatro principales ciudades del eje central, mientras que el opositor Samuel Doria Medina cuenta con el respaldo del 24,4%.

Entre Juan del Granado, del MSM, y Tuto Quiroga, del PDC, hay una diferencia de 1,2 puntos, es decir, Juan  tiene 5,8% de respaldo del electorado y Quiroga solo capitaliza el 4,6% de apoyo.

Fernando Vargas, que aspira al sillón presidencial de Bolivia con el partido Verde, tiene el 0,7% de la preferencia electoral. Los indecisos en esta muestra alcanzan a un 14,2%.

Reacciones

Tras la publicación de la encuesta de la Red ATB, candidatos presidenciales y operadores políticos se pronunciaron a favor y en contra. El jefe de campaña del MAS en Santa Cruz, Saúl Ávalos, dijo que los resultados de la encuesta se acerca más a la realidad, pues según Ávalos, Morales goza de un gran respaldo electoral, por lo que augura que en los comicios de octubre superarán al 70% de votación.

Por su lado, el presidenciable del MSM, Juan del Granado, opinó que seguirá trabajando en la campaña para conquistar al electorado indeciso que por ahora, duda en respaldar a una candidatura de los frentes en pugna, pero que está disconforme con las políticas del gobierno de Evo Morales.// El Deber (BO)

 

‘Gringo’ Gonzales: ‘Evo sabe que soy un fregado, pero confía en mí’

José Alberto Gonzales Samaniego, mejor conocido como Gringo Gonzales, por lo claro de su tez, es la primera carta (candidato a primer senador), la más segura, habrá que decirlo, del Movimiento Al Socialismo (MAS) en La Paz. Periodista, creador de importantes espacios televisivos y radiales en la sede de gobierno; exsecretario privado de Evo Morales (su más breve trabajo), excónsul en Argentina y exembajador en Brasil; 12 años (los primeros) trabajando en una ONG en el área rural; migrante en Argentina como el que más, un tiempo operario en una fábrica de lácteos en Santa Fe, Gringo Gonzales revela que el Presidente solo fue el “transmisor” de la sugerencia de los movimientos sociales sobre que él debía ser candidato a senador.

Confiesa que lo que más le pesa es saber que ahora tendrá que hablar, gritar y discursar ante multitudes; ¿debate de Evo contra otros candidatos? ¿metida de pata? Dice que sí, pero no como sacaron los medios, aclara; en fin, ser humano también, no deja de cuestionar a los periodistas: alguna vez, poco antes de jubilarse, tendrían que pisar la función pública, conocer el lado oscuro de la luna.

— ¿Gringo, tienes carnet de militante del MAS?

— (Sonrisas) No, no tengo carnet del MAS. No soy del MAS, y eso ya por definición; cuando me lo preguntaban, yo siempre me declaraba evista, más que masista; mientras no haya carnet de evista, sigo sin carnet político, digamos. Soy militante del proceso y del Evo, básicamente esas dos son mis militancias.

— ¿No hubo señales de presión? Porque en otros lugares obligaron a inscribirse a los invitados.

— En mi caso, no, no me han impuesto ninguna condición para que pueda participar en esta elección, yo tampoco he impuesto ninguna condición. Entiendo que han sido movimientos sociales los que han sugerido mi nombre y le han sugerido al Presidente, y él me ha comunicado.

Elecciones presidenciales Bolivia 2014— Juraba que era Evo Morales mismo quien te había invitado.

— No, en realidad lo que pasó fue que un viernes, en una reunión entre el Presidente y los movimientos sociales, éstos sugirieron: “Por qué este compañero no va de senador”. Lo que sí fue con el Evo fue el domingo siguiente, él me dijo: “Gringo, mira, los movimientos sociales se han fijado en ti, te han sugerido, yo he anotado aquí. Bueno, yo estoy cumpliendo en transmitirte ¿aceptas o no aceptas?”. Y bueno, le agradecí al Presidente, a quienes se fijaron en mí y ahí está, se concretó la cuestión, muy rápido; no hubo tiempo para mayores consideraciones.

— ¿Evista y no tanto masista? Eso es un poco difícil de separar.

— Mis posiciones de trabajar junto al Evo surgieron mucho antes de que Evo sea Presidente; cuando era diputado. Una relación larga, de mucho respeto y afecto, no es oportunismo esto de decir que al Presidente lo quiero o aprecio mucho. Hace muchísimos años que con Evo tenemos una relación muy afectuosa, más allá de lo político, de lo ideológico inclusive, por él siento un enorme afecto y entiendo que es recíproco; nos sentimos casi como hermanos, yo diría.

— Pero periodista, inevitables observaciones, algunas críticas...

— Hemos tenido una suerte de distanciamiento. En algún momento pensó que yo era un buen candidato para ser alcalde en La Paz, y yo sentía que no, que no estaban dadas las condiciones para que yo vaya como alcalde. Él aseguraba que iba a ganar las elecciones, pero francamente tenía mis dudas, eso un poco lo enojó al Presidente; sentía que yo no le respondí en un momento en el que él me pedía que yo fuese candidato.

— Pero “volvieron”...

— Es un momento que pasó, se han limado, yo no diría asperezas, sino el momentáneo distanciamiento. Como periodista uno tiene una posición bastante crítica, yo hablé con el Presidente ese domingo, le advertí: “Mira, tú sabes que soy un fregado, un tipo así muy complicado, ¿no te vas a arrepentir?”. Y me dijo: “No, no va a pasar nada de eso”, tiene mucha confianza en mí, entiendo. Y bueno, voy a tratar dentro de lo posible y en los ámbitos pertinentes hacerle las observaciones que haya que hacerle, insisto, en los aspectos pertinentes.

— ¿No has metido la pata el martes (22) cuando dijiste que Evo tendría que ir a debatir (cuando la posición oficial del MAS es no)?

— Bueno, es el título que han querido darle los periodistas...

— ¿Qué pasó entonces?

— La pregunta era muy sencilla: ¿Usted cree que Evo debería debatir? Mi respuesta, y obviamente me ratifico en esto, fue: Yo creo que no hay que rehuir ningún debate, nadie tiene que dejar de debatir, hay que debatir todos los temas porque el debate es el mejor ejercicio democrático; ahora, lo que yo también les dije a los compañeros es que si el Presidente va a ir a un debate, primero hay que definir con quién va a debatir, en qué escenario y con qué temas. Si lo van a llevar al Presidente a debatir con cualquiera, con un candidato que no esté a su altura o con quien no necesariamente sea un buen oponente, entonces para qué lo van a llevar; segundo, a debatir qué temas, que “un día construyen una canchita y se cayó el tinglado”; ¿esos van a ser los debates?, a mí me da la impresión que para la oposición (solo) esos son los temas de debate, cuando hay otros mucho más importantes, y tercero, el escenario. No lo vas a llevar al Presidente, no por despreciar o considerar que no sea correcto, pero tiene que haber ciertos ambientes seguros. Temas de fondo para debatir, pero debatir en serio, no para chicanear, acusar, mentir, para inventar historias. Debatir sobre supuestos, sobre cosas que no hacen al desarrollo nacional, me parece irrelevante.

— Hablando de debate, sobre la Asamblea Legislativa, de la que vas a ser parte, hoy pesa el estigma de los “levantamanos”.

— En esto quiero ser claro: yo no digo que porque se hizo antes ahora está bien, antes tampoco estaba bien. Antes, hay que recordar, hasta se pagaba a la gente para que vote o para que no vote; los maletines negros. Quizás hoy se esté hablando del otro extremo, ese extremo de que como ya no es necesario negociar nada, las leyes ya vienen prácticamente cocinadas desde el Poder (Órgano) Ejecutivo, lo único que hacen los senadores y diputados es levantar la mano para que la ley salga; quizás entre esos dos extremos se necesite más debate, ese sería uno de los desafíos. Pero aquí lo de “levantamanos” se asocia al criterio de que “este tipo no tiene criterio”. Eso uno, y dos, escuchemos qué dice la gente, qué opina, bajemos las propuestas, llevemos hasta donde están los ciudadanos, los potencialmente afectados por alguna disposición.

— Más debate entonces…

— Esto no significa de ninguna manera un brote de indisciplina, porque muchos ya me han dicho: “Vos vas a ser librepensante”; no significa eso. Cuando tú vas a trabajar a una empresa o a una institución, te dan un manual de funciones y tú tienes que cumplirlo, como funcionario tienes derechos y obligaciones que tienes que respetar y en este caso es muy parecido. Cuando uno entra en esto, sabe que hay reglas del juego; ahora, no hay una tácita prohibición a pensar, a soñar, a tener ilusiones, esperanzas, a escuchar a la gente, éstos son escenarios en los que tú puedes actuar con absoluta libertad.

— ¿Cuál es tu programa básico, tus fijaciones, como futuro senador?

— La verdad, no soy abogado, tema de leyes no es mi especialidad; tengo algunas ideas obviamente, cosas muy rutinarias, medicamentos, las reglas del juego en los edificios; pero, quisiera que mi trabajo se distinga por dos cosas. Primero, realmente tener la puerta abierta, no esconderme en mi oficina. En el consulado en Argentina rompimos con ese esquema, de manera tajante, yo estaba en medio de la gente, metiéndome con sus problemas, acompañándolos, representándolos, en la policía, en los juzgados. Segundo, garantizar la llegada a estos espacios de poder de grupos que ahorita no tienen esa chance; los marginados, los abuelos, niños, animales, mujeres golpeadas, lo que no quita que en el tema marítimo, por ejemplo, me juegue la vida. También La Paz, que vuelva a ser el motor del país, sin quitarle nada a Santa Cruz.

— ¿Te imaginas discursando en una concentración?

— Me cuesta; esta mañana nos presentaron a los movimientos sociales, y yo les confesaba a los compañeros: “Capaz que no me crean, pero les juro que me está costando mucho porque nunca he estado ante tanto público. ¿Quiénes eran mi público? En la radio era el operador y la coordinadora, y en la tele eran dos camarógrafos, nunca tanta gente”; entonces, los compañeros se rieron. “Éste está exagerando”, tal vez pensaban.

— ¿Y tu vena periodística, Gringo?¿Qué vas a hacer con ella?

— Está triste, llorando. Es una pena, está claro que son dos funciones incompatibles, uno no puede hacer periodismo y esta vida pública, absolutamente. La verdad me da mucha pena, y es que he empezado muy joven en esto, he llegado a cierto nivel de popularidad, mucha gente me ha manifestado su cariño, su simpatía por mi trabajo, la gente se acuerda todavía de algunas cosas que hemos hecho en la televisión, en la radio.

— ¿Cierto que has tenido que dejar plantado a Mario Espinoza?

— Sí. Tras nuestra salida de Cadena A y la imposibilidad de continuar allí, estábamos con Mario con la esperanza de poder hacer algo; no Pan y Circo, pero un programa así. Imagínate, en este tiempo electoral hubiera sido fantástico; pero con una enorme pena, y no poca frustración, he tenido que avisarle a mi querido amigo Mario que he decidido dar este paso. Yo sé que a él en el fondo no le ha gustado, porque me tiene más como periodista; pero bueno, igual me ha manifestado su apoyo, no su voto, por supuesto, porque Mario no creo que vote por mí. Pero nada, es un querido amigo, compañero, un hermano del camino.

— ¿Tú crees en eso del “camino sin retorno”?

— Sí…

— Porque yo te he visto sobrevivir, creo, después del consulado y la embajada…

— He tratado (de volver), muchos me decían tú ya has vuelto al periodismo; yo les decía, no, no he vuelto, estoy en el intento de volver, no es fácil. No sé si es tan ‘“sin retorno”, pero ya no vuelves igual. Restrepo (periodista colombiano) dijo una vez que el periodista que va a la política, vuelve cojo. Pero qué lindo sería que el público supiera para quién juega el periodista, su corazoncito de qué color nomás es; pasa que no, el periodista trata de mostrarse como neutral, objetivo, que no apoyaría ni al uno ni al otro, cuando sabemos que todos tenemos nuestro corazoncito. La diferencia conmigo es que ya saben; cuando me escuchan, me ven o me leen, saben que soy el masista.

— Ahora, cualquiera, periodista o no, tiene derecho a hacer política…

— Sí, yo creo que la ventaja que tiene el periodista es que conoce todo, sabe todo, tiene mucha información y sabe cómo se manejan las cosas; lo uniquito que le falta es agarrar la guitarra y meterle, porque la verdad es otra cosa cuando estás de este lado, te das cuenta de las enormes limitaciones que existen, y llegas a la conclusión de que es mucho más cómodo y fácil sentarte ante una cámara, un micrófono o una máquina de escribir y decir todo lo que se te ocurra, “esto es lo que debería hacerse, yo haría esto”; es que ese también es el trabajo del periodista, no quiero de ninguna manera desmerecer o decir que el periodista ahora tiene que salir a hacer cosas, no es su rol. Su rol es fiscalizar, interpelar al poder, está bien que lo haga, pero sería interesante completar tu vida, como ser humano, no como periodista, que antes de jubilarte del periodismo hagas en algún momento función pública, y ahí entenderías muchas cosas..

Perfil

Nombre: José Alberto Gonzales S.

Nació: 08-01-1962

Profesión: Periodista

Cargo: Candidato a senador en La Paz por el MAS.

Vida

‘Gringo’ Gonzales estudió en el colegio San Calixto de La Paz, culminó la secundaria en 1979. Estudio Comunicación Social en la Universidad Católica Boliviana, de la cual egresó en 1985. Trabajó como reportero y presentador en los canales de televisión ATB, PAT, Red UNO y en el canal estatal. Fue secretario privado de Evo Morales (2006), cónsul general en Argentina (2009) y embajador en Brasil (2010).


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top