a

El dirigente opositor Leopoldo López, acusado por la violencia generada el miércoles tras una manifestación en Caracas, se entregó ayer en un escenario de manifestaciones convocadas por el mismo dirigente político horas antes de su detención y por el jefe de Estado, Nicolás Maduro.

Caracas estuvo ayer detenida y sometida a un clima de tensión que se disparó después de que López reafirmara ayer la invitación a sus seguidores para que le acompañaran a entregarse en una marcha que finalmente quedó en concentración y que había sido rechazada por el chavismo.

Así, mientras miles de opositores atendieron la invitación del dirigente, topándose a primera hora con un fuerte cerco policial que después fue levantado, los trabajadores petroleros asistieron a una marcha en apoyo al presidente, Nicolás Maduro, y que sirvió para la firma del contrato colectivo de la estatal Petróleos de Venezuela.

La crispación se mantuvo elevada en la ciudad ante la posibilidad de que los dos grupos se cruzaran, lo que no ocurrió, aunque el Gobierno reportó un fallecido en el este de Caracas por herida de bala fuera del perímetro de las manifestaciones, por causas que aún se desconocen.

Crisis en VenezuelaLópez, sobre quien se emitió una orden de aprehensión después de que la marcha a la que convocara el pasado 12 e febrero terminara con tres muertes, se dirigió a los miles de seguidores momentos antes de entregarse para afirmar que será juzgado por una "justicia injusta" y "corrupta", en un país donde "no hay separación de poderes".

"Si mi encarcelamiento vale para el despertar de un pueblo, para que Venezuela despierte definitivamente y que la mayoría de los venezolanos que queremos cambio podamos construir ese cambio en paz y en democracia, entonces vale este encarcelamiento infame", indicó, acusando a Maduro.

Tras una aparatosa salida en un vehículo blindado de la Guardia Nacional de la plaza en que se entregó, López fue llevado, según Maduro, por el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, en automóvil hacia un lugar de confinamiento.

Sin embargo en horas de la tarde compareció en un tribunal que difirió hasta el miércoles la audiencia de presentación.

En el discurso ante los trabajadores petroleros, el presidente aseguró que López debe responder ante la Justicia por "sus llamados a la sedición (...) al desconocimiento de la Constitución" y agradeció que la entrega del dirigente se produjo "como debía ser", tras una manifestación opositora "hasta ahora pacífica".

Maduro se refirió a las protestas que han ocurrido en los últimos días en el país y que se incrementaron tras los hechos de violencia del pasado 12 que además de las tres muertes dejaron decenas de heridos y detenidos e insistió en que estas manifestaciones responden a un plan concebido en Estados Unidos para derrocarlo.

Señaló, en este sentido, que si hay algún sector de "la derecha" o de la oposición que quiera cambiar al presidente, debe esperar hasta el 2016, cuando se cumple la mitad de su mandato, para convocar a un referendo revocatorio, mecanismo al que pueden convocar después de cumplir trámites.

También rechazó las declaraciones de su colega colombiano, Juan Manuel Santos, que dijo que su país está preocupado por "los acontecimientos" en Venezuela y llamó "a la calma" y "a establecer canales de comunicación entre las diferentes fuerzas políticas en Venezuela para garantizar la estabilidad del país".

Maduro dijo a su par colombiano que se volvió a equivocar hablando de la situación interna del país y le dijo que no le dé lecciones de democracia a él.

"Me va a venir a dar lecciones a mi de democracia el presidente Santos, cuando yo lo que estoy haciendo es defender a Venezuela, el derecho a la paz de Venezuela y lo voy a defender con toda la fuerza de nuestro pueblo", dijo Maduro.

El presidente pasó de las críticas a Santos y a Estados Unidos al agradecimiento a los presidentes del Mercosur y la Unión de Naciones Suramericanos (Unasur) por el apoyo que le dieron a su Gobierno en la lucha que asegura ha dado por la paz y contra la violencia, así como a los gobernantes de Rusia, China, e Irán.// Jornada Net (COM)

Evo pide a Unasur reunión sobre situación venezolana

El presidente Evo Morales pidió ayer a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) una reunión de “emergencia” para tratar la situación política de Venezuela y recordó que los países de la región tienen “la obligación de defender la democracia”.

“Si no es de presidentes, que sea (una reunión) de cancilleres (...) Venezuela no está sola”, afirmó ayer el Jefe del Estado en una entrevista con la cadena internacional Telesur, en la que además señaló a Estados Unidos por promover un golpe de Estado en ese país.

El pedido del Mandatario surgió en medio de llamados a preservar la paz y la institucionalidad democrática en Venezuela, emitidos por la misma Unasur, la Organización de Estados Americanos (OEA), el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos (Celac), y poco antes de dos multitudinarias manifestaciones que se produjeron ayer en Caracas; una liderada por el propio gobernante venezolano, Nicolás Maduro, y otra en su contra.

El pasado miércoles, una protesta callejera, convocada por la oposición venezolana, derivó en actos violentos que dejaron tres muertos, 66 heridos y al menos 100 detenidos. Maduro culpó al dirigente opositor Leopoldo López de alentar las protestas violentas. Éste finalmente se entregó ayer a la Guardia Nacional, precisamente tras comandar la manifestación opositora.

Morales sostuvo que este escenario forma parte de una conspiración “a la revolución bolivariana y un intento de golpe, que viene del imperio, a la obra de Hugo Chávez”, exmandatario venezolano. “El imperio y el capitalismo crean grupos para enfrentarnos entre nosotros (...) tenemos la obligación de defender la democracia (...) quieren crear conflictos sociales e inestabilidad política para saquearnos económicamente, para volver a dominar nuestros recursos naturales”, afirmó el Presidente.

Maduro ordenó esta semana la expulsión de tres funcionarios diplomáticos de la representación de Washington en Caracas, una acción que el Gobierno de Estados Unidos rechazó ayer a través del portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.

Tras la entrega de López, que se produjo en medio de una manifestación no autorizada por el gobierno de Maduro, no se produjeron mayores incidentes, aunque los llamados a favor de soluciones pacíficas continuaron.

Según un reporte de EFE, el gobernante uruguayo, José Mujica, rechazó “cualquier injerencia del exterior” que pueda darse en  Venezuela y pidió que sus problemas se resuelvan “en paz” y dentro de la Constitución.

En el mismo sentido, el presidente peruano, Ollanta Humala, instó a realizar el máximo esfuerzo “para que la democracia y el respeto a los derechos de todas las personas, cualquiera sea su posición política, prevalezca”; en tanto que el gobernante de Colombia, Juan Manuel Santos, llamó al diálogo entre el Gobierno y la oposición, y afirmó que está “dispuesto” a contribuir en cualquier acción que permita restablecer la estabilidad en el país.

El canciller de Brasil, Luiz Alberto Figueiredo, pidió que “haya una convergencia” dentro del más estricto “respeto a las instituciones democráticas”. El pedido de Morales hasta ayer no fue respondido por los mandatarios que forman parte del bloque sudamericano.

Sudamérica pide paz

Respeto

Mandatarios sudamericanos pidieron diálogo y respeto a la institucionalidad democrática.

La Paz

Una manifestación de apoyo a Nicolás Maduro tuvo lugar ayer en la Embajada de Venezuela.// La Razón (COM)


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top