a

Las intensas lluvias registradas en las últimas semanas provocaron efectos irreversibles en siete de las 20 provincias que la conforman; los municipios afectados reportan la pérdida de sembradíos, plataformas viales, rajaduras de viviendas, según informó el coordinador del Comité Cívico Interprovincial del departamento de La Paz, Arsenio Tancara, entre tanto el gobernador César Cocarico señaló que se requiere cerca de Bs 150 millones para la reconstrucción de los 50 municipios afectados en las zonas damnificadas.

Defensa Civil reportó 59.000 familias afectadas por las lluvias a nivel nacional, de los cuales 9.011 se encuentran en el departamento de La Paz, según la Gobernación paceña.

Los habitantes de las provincias, principalmente, en el norte de La Paz, sufren de pérdidas económicas cuantiosas, no sólo las carreteras están intransitables y con baches, sino que las enfermedades también van propagándose.

Según Tancara, las provincias más afectadas por las lluvias en el departamento de La Paz son: Abel Iturralde, Inquisivi, Loayza, José Manuel Pando, Murillo (sector de Río Abajo), Caranavi e Ixiamas; otras con daños de menor magnitud son: Pacajes, Aroma, Gualberto Villarroel, Ingavi y Coroico.
“Las mazamorras han arrastrado todas las plantaciones de frutas, como papayas y plátanos. En la provincia Pacajes en el sector Calacoto las riadas tumbaron algunas casas y se llevaron todos los cultivos que se encontraban a la orilla del río”, declaró Tancara.

Al respecto el ¨gobernador del departamento de La Paz, César Cocarico, afirmó que se necesita una gran inversión económica para la reconstrucción y recuperación de las zonas afectadas en los 50 municipios.

“Ahora empieza la etapa de recuperación, yo estimaría que unos Bs 150 millones se necesitaría para poder arreglar caminos, sistemas de agua potable y construir sistemas de protección para nuestros pueblos”, señaló Cocarico.

Aseguró que más de 9.000 hectáreas de cultivos están dañadas e indicó que cuando pase la temporada de lluvias, se ejecutará un plan de reconstrucción con la proporción de semillas.

“Empezamos a tener una etapa de recuperación (…) La alimentación en la amazonía no sólo se requerirá en esta ocasión, sino después, sabemos que se ha perdido absolutamente todo, otras comunidades no tienen nada”, señaló el Gobernador.

CAMPAÑAS
Las inundaciones y daños que provocaron las intensas precipitaciones pluviales fueron motivo de solidaridad en la población, muchas campañas se intensificaron a nivel nacional, una de ellas es la de la Gobernación de La Paz, que realiza su campaña para ayudar al norte paceño.

Pero cada provincia afectada también necesita de la solidaridad de gente, tal es el caso de la provincia Pacajes, donde el río Patarani se desbordó y provocó la pérdida de cultivos, ahora en el sector ya no tienen que consumir y el camino se encuentra casi intransitable.

Óscar Limachi, quien llegó desde Guaqui, relató a EL DIARIO que el desborde del río Patarani y las lluvias también provocaron la rajadura de casas.

“Aproximadamente dos semanas estamos con la campaña de recolección de víveres para llevar la solidaridad hasta diferentes puntos; hoy (ayer) estamos llevando a Guaqui (Belén B)”, dijo María del Carmen Requena, presidenta del Comité Cívico Interinstitucional Femenino de La Paz.

La asambleísta departamental de La Paz, Claudia Bravo (UN), dijo que la campaña pretende hacer un equilibro en el departamento, siendo que existen varias campañas para el norte, pero existen pocos para las demás provincias que también están afectadas.

Disminución del agua podría ocasionar epidemia de dengue

En el norte del país, la disminución del agua luego de las inminentes inundaciones podría ocasionar una epidemia de dengue, situación que pone en emergencia al sistema de salud que prevé una campaña de prevención para mitigar una posible epidemia.

El dengue es una enfermedad infecciosa de causa viral, que se presenta habitualmente como un cuadro febril denominado ‘dengue clásico’. Se caracteriza por un cuadro febril agudo, de duración limitada (2 a 7 días), con intenso malestar general, (cefalea, dolor retro ocular, dolor muscular y dolores articulares), acompañado de erupción cutánea. Puede presentar síntomas hemorrágicos de escasa intensidad, como petequias, epistaxis y sangramiento gingival.

La asistencia humanitaria ante las emergencias en el país están siendo tratadas por el Ministerio de Defensa, sin embargo el Ministerio de Salud se encarga de controlar brotes de epidemia, para ello se desplazaron 201 médicos, además de una inversión de Bs 2 millones y se movilizaron 8.6 toneladas de medicamentos, informó el ministro de Salud, Juan Carlos Calvimontes.

Detalló que dentro de las infecciones respiratorias se tienes 6.247 casos, micosis cutánea con 4.956, parasitosis 3.507 casos, enfermedades diarreicas agudas 1.206 casos en total se atendieron 27.493 consultas.
La autoridad de Gobierno descartó que existiera alguna epidemia en la zonas, informó que el próximo jueves viajar a la ciudad de Trinidad para realizar un estudio de laboratorio y garantizar el consumo de agua potable.

Referente al dengue sostuvo que si bien aún no se ha detectado una epidemia del mismo, se realiza una campaña de prevención en diferentes puntos que corren riesgo.

En tanto, el director general de servicios de Salud, Rubén Colque, informó que hasta el momento se registraron menos de 500 casos que a diferencia del año pasado sólo estarían afectados el 25%, a diferencia del año pasado donde se registró más de dos mil casos.

“Significa que estamos efectuando un buen trabajo y este próximo jueves estamos realizando la segunda etapa de prevención con el recojo de artículos inservibles y posteriormente con agentes químicos en el agua y la tercera medida la fumigación de los espacios donde se requiera eliminar a los mosquitos”, dijo.

Precisó que ante la disminución de las aguas se espera un rebrote de dengue, por ello se realizan campañas de prevención y control por una posible epidemia de mosquitos con el virus de esta enfermedad. “No existen enfermedades nuevas que puedan poner en riesgo la salud de la población afectada, sin embargo podremos controlar las epidemias y prevenir cualquier tipo de enfermedad”, concluyó.

Pérdida de 140 mil cabezas de ganado alarma en Beni

El presidente de la Federación de Ganaderos del Beni, Mario Hurtado, que se encuentra en Santa Cruz, reveló que, hasta el momento, se estima que 140.000 cabezas de ganado murieron a consecuencia de las inundaciones en la región.

El representante declaró a los medios de comunicación, que en este momento la situación es crítica en la región que por esa razón salió de región para pedir ayuda a su similar cruceña.

“Está muriendo el ganado, día a día siguen las muertes mientras sigan las inundaciones fácilmente estamos llegando a 140.000 cabezas muertas”, sostuvo a tiempo de lamentar que muchos de los ganaderos se encuentran también aislados, sin poder salvar a los animales que en algunos recorrieron distancias largas, buscando tierra firme.

Lamentó que los ganadores perdieron la producción de la gestión, que como consecuencia quedará afectada el abastecimiento de aquí a tres años, ya que el ganado preñado también sucumbió.
Por su lado, la Cámara Agropecuaria del Oriente, mediante su presidente, Julio Roda, resolvió brindar toda la ayuda necesaria y expresó que el sector debe ser solidario con los benianos que se encuentran en emergencia.

APOYO A 26 COMUNIDADES
Mientras que veintiséis comunidades benianas reciben el apoyo de Caritas Boliviana a través de la Parroquia del Río, ubicada en Rurrenabaque, cuyo párroco, Pascual Aizana, y un equipo partió al encuentro de sus pobladores con alimentos y medicinas.

De acuerdo con la hermana Mariana Mercado de las Redentoristas, tras recibir el apoyo de Caritas Boliviana, el párroco partió por el río Beni rumbo a las poblaciones alejadas, donde no llegó ayuda alguna, pero que requieren atención urgente.

La hermana informó que el párroco Aizana, tras recibir el apoyo económico, llevó alimentos y medicinas, además de la ayuda de médicos, enfermeras y personal de la parroquia para brindar la ayuda necesaria.


“El padre decía que da ganas de llorar porque la gente va con canoas o callapos con la esperanza de recibir la ayuda que llega”, afirmó, en referencia a la comunicación que tuvo recientemente con el párroco vía radiotransmisores.// El Diario (NET)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top