a

El Ministerio de Obras Públicas  y el de Desarrollo Rural serán los encargados de la reconstrucción de las zonas que son azotadas por las riadas y los desastres, confirmó ayer el ministro de Defensa, Rubén Saavedra, en la ciudad de Trinidad.

“Luego de que haya pasado esta etapa, viene la segunda fase, la de reconstrucción y rehabilitación de vías camineras, de puentes y de las viviendas de aquellas familias que hayan perdido todo, incluso su casa”, dijo la autoridad.

Explicó que el Gobierno se hará cargo de la construcción de nuevas viviendas, aunque puso como condición los predios; dijo que los gobiernos municipales, en los que se produjeron los desastres, deberán garantizar los terrenos donde se edificarán las nuevas casas. El Gobierno tiene dos brazos operativos para este efecto: el Programa de Vivienda Social (PVS) y la Agencia de Vivienda Solidaria, ambas oficinas dependientes del Ministerio de Obras Públicas.

Para el caso de la rehabilitación de predios agrícolas, afirmó que el Ministerio de Desarrollo Rural, en coordinación con Defensa Civil, previa evaluación técnica, procederá a esta labor y suministrará a los propietarios agropecuarios afectados semillas, fertilizantes y herramientas.

Lluvias en BoliviaLa autoridad no precisó cuánto es el presupuesto que se asignará a esta “segunda fase”, pero recordó que existe un decreto que declara emergencia nacional, lo que garantiza los recursos para la atención y reconstrucción.

El viceministro de Desarrollo Rural, Hugo Vásquez, anunció que el Gobierno cuenta con Bs 13 millones para asistir a los productores que hayan perdido sus sembradíos y que no estén contemplados en el seguro agrícola Pachamama.

Aseguran Trinidad

Ayer arribó la fuerza binacional Venezuela-Bolivia para iniciar las tareas de refuerzo en el anillo de contención que detuvo el paso de las aguas del río Mamoré hacia la capital beniana. Su comandante, el coronel venezolano Benjamín Chacón, dijo que llegaron 24 operadores y 18 máquinas pesadas para las tareas de prevención .

Por otro lado, ayer se esperaban dos MI-8 rusos alquilados a una empresa peruana. A las 15:00, estos habían partido de Iquitos (Perú) hacia Trinidad.

LA IGLESIA CRITICA NEGATIVA A LA AYUDA

“Nuestros hermanos claman ayuda y están abiertos a recibirla con gratitud venga de donde venga. No se pueden entender actitudes cerradas que no quieren reconocer la gravedad del desastre y que se niegan a recibir ayuda foránea so pretexto de que se cuenta con medios propios, de querer salvar la imagen del país y el orgullo nacional”, con estas fuertes palabras el monseñor Sergio Gualberti criticó en su homilía dominical la negativa del Gobierno a declarar zona de desastre a Beni.

“Estos hermanos se merecen la misma o todavía mejor atención que la que se está prestando a la anunciada cumbre del G-77 a realizarse en Santa Cruz. Para este evento se han tenido reuniones entre las máximas autoridades nacionales y departamentales en las que con rapidez se ha decidido destinar montos astronómicos para impulsar obras grandiosas”, continuó arremetiendo y se suavizó al momento de expresar su gratitud a las parroquias y personas particulares que logró reunir Bs 385.557 para los damnificados.

En San Ignacio de Moxos hay 900 familias damnificadas

En el municipio de San Ignacio de Moxos hay más de 900 familias afectadas por las lluvias y los barrios continúan inundados, informaron en la Alcaldía de esa localidad.

La situación se agravó por el desborde de la laguna Isisreri, que está ubicada a un kilómetro del pueblo y que comenzó a rebasar como nunca antes se había visto. A consecuencia de la inundación, los vecinos comenzaron a evacuar sus viviendas. El agua se encuentra a cuatro cuadras de la plaza principal.

Los vecinos de San Ignacio de Moxos padecen desde hace una semana por eun deficiente servicio de agua potable, la escasez de alimentos y por el racionamiento de energía eléctrica. Los caminos se encuentran inundados y no existe comunicación con Trinidad ni con La Paz. Los vecinos exigen la ayuda del Gobierno 

Brigada de 60 médicos llegó a Beni para asistir a los afectados

Un grupo de 60 médicos llegó ayer a la ciudad de Trinidad  y se prepara para desplegarse por las numerosas comunidades benianas para asistir a las familias afectadas por las lluvias y las riadas.

   El médico Marco Barriga informó de que el nuevo contingente de profesionales, provenientes de La Paz, Oruro, Cochabamba, Potosí y Sucre, remplazará al grupo que atendió a los afectados los últimos 15 días.

  De acuerdo con Barriga, los médicos, hombres y mujeres, se desplazarán por los municipios de Rurrenabaque, San Borja, Reyes, Loreto y otras localidades inundadas /ABI

Presión para que se declare el desastre

Delegados del Tipnis (encabezados por Adolfo Chávez), el Círculo de Oficiales del Ejército de Beni (COE) y la Gobernación se reunieron ayer y adelantaron a EL DEBER que este lunes (hoy) lanzarán un ultimátum al Gobierno para que decrete la zona de desastre y se acepte la ayuda internacional.

“La gente está viviendo en los árboles, sin comida. Ni siquiera sabemos cuál es su situación real porque no se puede llegar a los pueblos más lejanos”, expresó Pedro Nuni, de la Secretaría de pueblos indígenas de la Gobernación.

Carlos Phillips, del COE, recalcó la preocupación por Riberalta, Reyes y Moxos, que siguen sin solucionar sus problemas por las subidas

40 toneladas de ropa y de alimentos a Beni

Una vez que se ha recaudado la cantidad necesaria de productos alimenticios y de vestir el Centro de Operaciones de Emergencias (COED) Santa Cruz, se procederá a hacer el primer envío a los damnificados de las inundaciones en el departamento vecino, según informó Enrique Bruno, director de esa repartición.

“Se están enviando 10 toneladas de ropa, 20 de alimentos y 10 de azúcar en tres camiones tráileres”, informó Bruno, a tiempo de recalcar que de esta manera la Gobernación responde a los pedidos de ayuda de los damnificados benianos.

Asimismo, el secretario de obras públicas, Luis Alberto Castro, informó de que están enviando dos excavadoras que pueden mover hasta 100 metros cúbicos por hora de tierra  para colaborar en el trabajo de reforzamiento de los defensivos de Trinidad.

Bruno, a su vez, recalcó que no decaiga la solidaridad de los cruceños

Trinidad, en vigilia y el agua de la laguna Suárez avanza

El fin de semana un padre y su hijo se ahogaron en una estancia ganadera en las cercanías de la capital de Beni. Además, una mujer indígena y su bebé fallecieron ahogados en Puerto Almacén, lugar de desembarco de las personas que llegan de los pueblos en busca de ayuda.

En la madrugada del domingo, la crecida del Mamoré empujó el agua de la laguna Suárez, que inundó la entrada sur de Trinidad. En los barrios periféricos, El Rosario y 9 de Abril, el agua superó el metro y medio de altura y alrededor de 50 familias tuvieron que huir rescatando lo poco que podían.

Vecinos de otros tres barrios bloquearon el acceso a la ciudad para reclamar ayuda. Volquetas y excavadoras trabajaron toda la madrugada para evitar la inundación de más de 1.500 casas. Desde la Alcaldía aseguraron que los barrios El Rosario y 9 de Abril son asentamientos prohibidos porque esa es zona de riesgo y que los pobladores fueron advertidos.

10.000 vacas sentenciadas

El gobernador Carmelo Lens, luego de estar en Santa Ana, informó de que en una sola de las fincas hay 9.000 vacas en un lugar de imposible acceso. “Hablamos con los ganaderos de la zona y enviaremos barcos para rescatar lo que se pueda, pero no tenemos las embarcaciones necesarias, por eso insistimos en la ayuda internacional”, declaró.

El gobernador beniano manifestó que hay preocupación porque la zona de Santa Ana es la más baja de Beni y allí se corre el riesgo de que las aguas se estanquen. “Por ahora la situación en la ciudad está controlada, pero los alrededores están en estado lamentable”, añadió.

“Todo bajo control”

Mientras el vecino Moisés Cuéllar abandonaba su casa con el agua por la cintura, en una balsa improvisada con algunas pocas cosas que podía salvar, a cuatro cuadras el ministro de la presidencia, Juan Ramón Quintana, aseguraba: "Todo está bajo control". Ayer entregó maquinaria para trabajar "en el mejoramiento de los siete anillos de contención hechos en 2008". Además presentó a un grupo de ingenieros venezolanos que trabajarán en reforzar los defensivos.

Lluvias en BoliviaEscenas del día

La peor respuesta
Al ser consultado por su relación con la Gobernación, el ministro hizo gesto de disgusto y se negó a responder.

La gateadora
A esta fase de la inundación la llaman ‘la gateadora. Es una subida lenta , pero constante del agua debido al empuje de los ríos.

Tiempo de vacas flacas
En el camino a Trinidad se observa un importante movimiento de camiones trasladando ganado de Beni a Santa Cruz.

Riesgo de dengue
Las fuertes lluvias de la semana pasada crearon varias lagunas de agua estancada en la ciudad.

El lado amable
La gente intenta sacarle provecho al agua y lava sus motos y hace jugar a los niños. // El Deber (BO)


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top