a

Las inundaciones cobraron dos vidas en Trinidad. Las víctimas son un ganadero y su trabajador, que murieron ahogados, a 15 kilómetros de la capital beniana. El empresario falleció poco después de haber logrado sacar a sus animales hasta la carretera desde una hacienda completamente anegada en la zona denominada Loma Suárez, aparentemente al intentar salvar a su empleado que cayó del bote, informó Radio Patujú.

Tras el hecho ocurrido en la hacienda Loma Azul, la Brigada Aérea realizó dos vuelos al lugar para rescatar los cuerpos, sin embargo, las condiciones climáticas impidieron el trabajo.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, informó que pese a las dificultades las tareas de búsqueda se retomarán este sábado por aire y agua con personal de la Fuerza Aérea y la Armada, que utilizarán helicópteros y deslizadores. Hasta el momento, 58 personas han perdido la vida en el país, por los desastres provocados por las lluvias.

Entretanto, el alcalde de Trinidad, Moisés Shriqui, informó que siete escuelas están ocupadas por las familias damnificadas por la reciente lluvia.

LLuvias y desastres en BoliviaActualmente, existen 13 campamentos en el área urbana y nueve en la rural, las familias damnificadas llegan a más de 1.500 en la capital del Beni.

Aunque el centro de Trinidad aún está protegido por el dique deflector, los puertos distantes a tres, 10 y 15 kilómetros están inundados. El agua ha desplazado a las familias hacia la carretera, donde viven en carpas improvisadas. Algunas familias, incluso, prefieren enviar a sus hijos adolescentes a Santa Cruz, para que trabajen. La crecida de los ríos Ibare y Mamoré amenaza con dejar aislada a Trinidad, donde el Gobierno tiene almacenadas 150 toneladas de alimentos para atender las emergencias.

Otras regiones

La mayoría de las comunidades del municipio de San Javier, en Beni, se encuentran cubiertas de agua y las familias se albergan en campamentos, informó su alcalde Jampri Shestron.

“El municipio de San Javier más que nunca se encuentra lleno de agua, tenemos emergencia en las comunidades que están cerca del río Mamoré”, dijo.

En Rurrenabaque se realizó una marcha de protesta exigiendo que el Gobierno nacional declare desastre en Beni. Los pobladores expresaron que el apoyo de la Gobernación y de Defensa Civil ha sido insuficiente frente a la magnitud de la emergencia, donde seis personas perdieron la vida en un alud.

Marcha y vigilia por el Beni

Las instituciones benianas marcharon ayer exigiendo a las autoridades del Gobierno declarar al departamento de Beni, como “zona de desastre” por la magnitud de las inundaciones que afectan a seis de las ocho provincias. La protesta llegó hasta la Agencia para el Desarrollo de las Macroregiones y Zonas Fronterizas.

El municipio de San Borja expresó que los damnificados por las inundaciones requieren de más ayuda. Varias poblaciones continúan aisladas y la única manera de llegar es a través de helicópteros. El alcalde, Jorge Añez, calificó como un “desastre” debido a que la población ha perdido todos sus cultivos.

El aeropuerto de Santa Ana de Yacuma suspendió ayer sus operaciones debido a que la pista se inundó. En Riberalta se mantiene la alerta bacteriológica por el rebalse de la laguna de oxidación. Ayer, las aguas negras llegaron al centro de la población.

Un grupo de universitarios cochabambinos organiza una vigilia para respaldar el pedido de la declaratoria de “zona de desastre” departamental en el Beni a causa de las inundaciones, este lunes 24 a las 19:00 en la Plaza de las Banderas.

“Somos seis jóvenes universitarios que iniciamos este llamado por redes sociales como el Facebook. Ya hemos conseguido 200 personas confirmadas para este movimiento”, indicó Alfonso Simón, uno de los organizadores.

“No buscamos identificarnos con ningún grupo ni tener un tinte político, pero estamos convocando a todos los universitarios, familias, para unirse por esta causa”, señaló Carolina Orias.

MÁS PAÍSES Y EL PAPA COOPERAN A BOLIVIA

PAPA FRANCISCO. El secretario nacional de la Pastoral Social-Caritas Boliviana, Juan Carlos Velásquez, informó que el Papa donó 50 mil dólares para los afectados por las lluvias y manifestó su pesar y dolor en estos momentos que atraviesan las familias bolivianas. El dinero será administrado por la Pastoral Social Caritas de Beni.

COOPERACIÓN. Perú, Francia, Venezuela, Cuba, Argentina, España, Corea del Sur,  Brasil,  Suiza e Italia ayudan a Bolivia. A estos se suman organismos internacionales e instituciones, como Naciones Unidas que donó 878 carpas, con capacidad para 500 personas. En todo el país se han organizado campañas solidarias que han encontrado el apoyo de la población.

DESPLIEGUE. El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, informó que el Gobierno trabaja en cuatro frentes para atender a las familias damnificadas y que el departamento amazónico de Beni es el centro de operaciones. Desde ahí se atiende el norte de La Paz y Pando.

TIPNIS. El presidente de la Subcentral Securé, Carlos Fabricano, informó que en algunos sectores inundados del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Securé (Tipnis) se registró un descenso en el nivel del agua, de hasta un metro. “Ya estamos un poco alegres porque ya tenemos un descenso de las aguas, las primeras comunidades de la parte de arriba ya tenemos casi un metro de bajada”.// Los Tiempos (COM)


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top