a


Autoridades brasileñas informaron ayer que en la lucha contra el narcotráfico se identificaron al menos unos seis puntos vulnerables en la frontera con Bolivia y que por esas “zonas rojas” las organizaciones criminales negocian con droga, trafican personas y mueven grandes cargamentos de contrabando.

La información fue proporcionada en un encuentro binacional que comenzó ayer en Santa Cruz y que concluirá hoy con un acuerdo de acciones conjuntas en la frontera común contra el narcotráfico y trata de personas.

De acuerdo con el análisis de las autoridades brasileñas, en los 17.000 kilómetros de frontera terrestre que tienen con 10 países del continente sudamericano, se han identificado al menos 34 puntos de vulnerabilidad, de los cuales 5 ó 6 se vinculan directamente con Bolivia.

La secretaria Nacional de Seguridad Pública de Brasil, Regina Miki, dijo que el tema de la debilidad de las fronteras y la lucha contra el narcotráfico es una de las mayores preocupaciones del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, quien es consciente de la necesidad de coordinar acciones y apoyar el trabajo de interdicción de los efectivos en Bolivia, ya que por la amplia frontera que compartimos ingresa a su territorio entre el 40 y el 60 por ciento de la cocaína que allí circula.

Política internacionalEl embajador de Brasil en nuestro país, Marcelo Biato, consideró innecesario enfocar el problema en los porcentajes de ingreso de droga en zona brasileña y puntualizó que lo más importante es mejorar las labores de Inteligencia coordinada, además de involucrar en este problema a Perú.

“Brasil empezó siendo un país de tránsito y ahora es un país consumidor. No podemos quedarnos en la ilusión de que somos meramente transeúntes o que sólo comercializamos droga. Todos sufrimos las consecuencias de este problema”, señaló Biato y recordó que el encuentro, que concluye hoy por la mañana, tiene la finalidad de profundizar en las agendas de cooperación.

El viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, dijo que frente a todos los problemas binacionales identificados se ha planificando una agresiva intervención en el control de la frontera y agregó han solicitado a sus pares brasileños una mayor continuidad en los controles aéreos con sus aviones no tripulados, “trabajo que se profundizará en julio en San Pablo”.

Cáceres destacó también el interés de Bolivia de que los “proyectos piloto” para el control del espacio aéreo que se han realizado en la frontera sean “constantes y continuos”.

Hoy suscriben un acta de intenciones

El encuentro binacional, inaugurado ayer en Santa Cruz, concluye hoy con la firma de un acta de intenciones sobre “un amplio espectro de tópicos, desde la lucha contra el narcotráfico hasta la situación de los “fronterizos” indocumentados, pasando por la trata de personas y el robo de vehículos”.

Estaba prevista la llegada del ministro brasileño de Justicia, José Eduardo Cardozo, pero tuvo complicaciones en su agenda. La comitiva está liderada por el embajador de ese país en La Paz, Marcel Biato, a quien acompañan la secretaria nacional de Seguridad Pública de Brasil, Regina Miki, y delegados de los estados fronterizos de Acre, Rondonia y Mato Grosso.

El recién nombrado secretario nacional de Políticas sobre Drogas, Vitore Maximiano, también asiste al encuentro y “escogió Bolivia como su primer destino internacional, lo que subraya la prioridad que Brasil le asigna a Bolivia en el marco de la lucha contra el narcotráfico”, destacó la Embajada de Brasil Por Bolivia, participarán Cáceres; el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), Gonzalo Quezada; el Coordinador General del Consejo Nacional de Lucha Contra el Tráfico Ilícito de Drogas (Conaltid), Sabino Mendoza; directores, asesores legales y otros funcionarios del Ministerio de Gobierno y del Viceministerio de Defensa Social.

Alerta por el crack

Brasil, el segundo consumidor mundial de droga, está preocupado por el incremento de la cantidad de jóvenes adictos al crack en su país, estupefaciente que es un derivado de la cocaína.

Esta situación hace que sus autoridades, que desde ayer están reunidas con sus pares nacionales, sumen esfuerzos binacionales para mejorar las tareas de interdicción y coordinación en materia de lucha contra el narcotráfico.

“La proliferación de crack en Brasil es calificada por las autoridades de salud pública como una epidemia, esto es muy grave, es una situación en la que precisamos darnos las manos (con las autoridades de Bolivia) para combatirla”, comentó Regina Miki, secretaria nacional de Seguridad Pública de Brasil.

En el encuentro, las autoridades bolivianas y brasileñas conformaron tres mesas de discusión para discutir las acciones en contra del narcotráfico, de la trata y tráfico de personas y de los delitos conexos (lavado de dinero, tráfico de armas, robo de vehiculos, entre otros puntos)

Bolivia es un país productor de cocaína, al igual que Perú y Colombia, pero el territorio, de acuerdo a informaciones oficiales, también sirve de tránsito para la droga peruana dirigida hacia los mercados de Brasil, Argentina y Paraguay.// Los Tiempos

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top