a


Más de 100 mil tatarugas (tortugas) fueron liberadas ayer en las aguas dulces del río Iténez, en el marco del programa de protección de esa especie que está en peligro de extinción por la excesiva comercialización de sus huevos y de su carne, tanto en playas bolivianas como brasileñas.

El Vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, participó de ese acto en las playas del río Iténez, dentro del área protegida Parque Departamental y Área Natural de Manejo Integrado Iténez (PD-ANMI) del departamento del Beni.

Junto a autoridades de la Gobernación del Beni y del Estado brasileño, García navegó por las aguas del Itenéz, hasta el lugar de liberación de las tortugas.

Explicó que se tiene cerca de 100 mil tortuguitas que han nacido y que están naciendo en estas playas tanto del lado boliviano como del lado brasileño y se calcula que en las siguientes semanas van a llegar a ser tres millones de tortugas que se las ha protegido para que no sean depredadas, porque esta especie de tortugas estaba en vías de extinción.

Hay un esfuerzo, acotó, de las autoridades del Gobierno departamental de Bolivia y ONGs que están colaborando y que está permitiendo que podamos levantar la presencia y la vida de esta hermosa especie de las tortugas.

"Hay demasiada riqueza, la naturaleza, la biodiversidad, agua dulce, las especies, las culturas que se han creado en la Amazonía va a dar para alimentar al mundo, este es un tesoro compartido que debemos preservar y apoyar la reproducción de la vida. Lo dice el Presidente Evo (Morales Ayma) sin naturaleza no hay ser humano, por eso en primer lugar la madre tierra, sin ella nosotros no tenemos nada", precisó García Linera.

De acuerdo al informe presentado por la Secretaría de Medio Ambiente y Cambio Climático de la Gobernación beniana, la protección de las playas donde desovan las tortugas tracayá (Podocnemis Unfilis) y tatarugas (Podocnnmis Unífilis) por comunarios de Versalles y Mategua de Bolivia y de Rondonia de Brasil, permitirá el nacimiento de más de 3.800.000 de esas especies en el río Iténez, en el marco de su preservación.

Las actividades realizadas por los comunarios con la asistencia técnica de la Organización No Gubernamental (ONG) ECOVALE de Brasil han generado mayor conciencia de conservación y cuidado de la naturaleza por parte de los habitantes de la región que trabaja sin sueldo.

Antes del inicio del proyecto en 2007, la población de tortugas en el área protegida Parque Departamental y Área Natural de Manejo Integrado Iténez se vio gravemente afectada por el uso insostenible de sus huevos, de las tortugas mayores para alimentación y comercio de carne. Además, porque las tortugas ya no desovaban en áreas del territorio boliviano.

Ahora, cada año desde 2007, el número de tortugas nacidas bajo protección es mayor. En 2007 nacieron cerca de 150.000 tortugas en cuatro playas protegidas y hasta el 2011 se ha superado el millón de nacimientos en el área protegida bajo la administración de la Gobernación del departamento del Beni en coordinación con comunarios de Versalles y otras del Estado boliviano y de Rondonia de Brasil.// Jornada

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top