a

La trata y tráfico de personas para la explotación sexual y laboral es un tema que ha repuntado en los últimos años y que cada vez afecta a más mujeres y adolescentes. Sin embargo, lo más preocupante, es que la mayoría de las víctimas decide abandonar el proceso una vez hecha la denuncia.

De acuerdo con la Coordinadora de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia en la Unidad de Víctimas Especiales (UVE), el 98% que recepciona la instancia, queda en la impunidad debido a la falta de colaboración de las personas afectadas (en su mayoría adolescentes), para penar este delito.

Una denuncia no es suficiente. "Son cifras alarmantes, pero es la realidad que atraviesa nuestra sociedad", manifiesta Rosa Ribera, la coordinadora.

De acuerdo a esta información, lo que se puede concluir es que las afectadas optan por abandonar el proceso debido al temor que sienten por sus opresores así como también al trauma que implica un recelo el hacer público su drama.

Explotación sexual y laboral en BoliviaEsto, según manifiesta Ribera, se convierte en un gran obstáculo para las instituciones de ayuda social y autoridades públicas, en el afán de seguir los procedimientos legales para hacer que prevalezca la justicia. "En estos casos nosotros poco podemos hacer cuando afrontamos un juicio, sin la presencia de la víctima, que en muchos casos opta por cambiar de radicatoria", explica la experta.

Solo como ejemplo mencionó uno de los últimos casos en el que una adolescente estaba siendo obligada a viajar a la frontera con Brasil, para trabajar sexualmente. Sin embargo, una vez hecha la denuncia esta decidió volver a Cochabamba abandonando el proceso. "Nos dejan de manos atadas porque en muy pocos casos logramos sustentar la denuncia cuando tenemos pocos testigos o elementos", refiere.

Adolescentes de provincias con mayor índice de explotación. Aunque la coordinadora afirma desconocer las estadísticas de denuncias que suceden en el departamento por la trata y tráfico de personas, asegura que la mayoría de las víctimas son adolescentes mujeres entre los 13 y 25 años de edad, que según son engañadas bajo el pretexto de la generación de mejores ingresos en trabajos fuera de sus fronteras.

En el caso de Santa Cruz, Rivera, manifiesta que este tipo de situaciones sucede con mayor frecuencia en provincias de la zona del norte integrado y el bloque chiquitano, pues se respalda de las últimas denuncias que se han suscitado a jóvenes mujeres de las localidades de San Julián, Cuatro Cañadas, La Bélgica y Minero entre otras.

Piden cautela y refuerzan control. En ese sentido, el viceministro de  Seguridad Ciudadana, Henry Baldelomar, pidió tanto a los padres de familia como a las mujeres en general, ser recelosas al momento de tener una propuesta de viaje laboral e indicó que se reforzará la seguridad en las terminales de buses y aeropuertuarias para que toda persona que sale de viaje tenga la obligación de llevar consigo su Cédula de Identidad. Asimismo, reiteró que en caso de transportar a menores, el acompañante debe portar  el permiso emitido por la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top