a


Piscina comunitaria

Acabó el verano, el buen tiempo y también la temporada de baños. Para que la piscina luzca el próximo verano, debe atravesar el frío invierno en buenas condiciones. Hay que saber "guardar" nuestra piscina. Consumer nos recuerda que tenemos dos opciones: vaciarla o mantenerla con agua.

La piscina llena durante el invierno

Si se opta por dejar la piscina llena durante el invierno, el nivel del agua se debe mantener por debajo de los skimmers. Lo más recomendable es rebajar el agua a dos tercios de su volumen habitual y mantenerla limpia.

Cuando la piscina no se va a utilizar durante un largo periodo, no es necesario añadir al agua la misma cantidad de cloro que en la temporada de baños. No obstante, la depuradora deberá funcionar una media de ocho horas al día.

Además, hay que limpiar la línea de agua, los skimmers y sus cestillos, el fondo y las paredes del vaso, y el filtro. Este último también se debe vaciar y dejar con la tapa abierta durante todo el invierno.

Riesgo de heladas

Tras vaciar por completo las tuberías, hay que cerrar las boquillas de impulsión y los skimmers. La bomba y las herramientas de mantenimiento se deben guardar en un lugar seco. Por último, se añaden los productos químicos adecuados para bajar el nivel del pH, y evitar de este modo la descomposición del agua, y se desconecta el cuadro eléctrico.

Para no tener que limpiarla casi a diario, se puede cubrir la piscina con una lona. Así también reducimos el gasto de productos químicos, ya que estará más protegida de las agresiones externas.

En zonas de clima muy frío lo mejor es vaciar la piscina. En caso de no hacerlo, para amortiguar la presión del hielo se puede colocar un objeto flotante en el agua (mejor si es cilíndrico o redondo), que al mantenerse en movimiento evitará que el agua se congele.

Vaciar la piscina

Dejar la piscina vacía es lo mejor cuando el clima es muy frío y las heladas son frecuentes. De ese modo evitamos que el agua se congele y provoque fisuras o grietas en la superficie del vaso.

El vaciado de la piscina es imprescindible para limpiar y desinfectar el vaso de la misma en profundidad. Esta opción tiene también la ventaja de poder detectar posibles grietas o roturas. No obstante, supone un gasto y trabajo extra al volver a llenarla cuando llegue de nuevo el buen tiempo.

Esta tarea se puede efectuar por gravedad o mediante la correspondiente bomba. En el primer caso, solo es necesario abrir la llave y el agua desaparecerá por el propio desagüe de la piscina. Una vez vacía, se limpia la estructura con un cepillo y un detergente ácido.

Si la piscina está muy sucia, no conviene vaciarla a través del desagüe porque este se podría atascar con las hojas, plumas y demás restos de suciedad. En este caso, la mejor opción es utilizar la bomba de filtro.// 20minutos.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top