a

David Beckham

Tan armónico en sus facciones, en su cuerpo, en sus músculos, en sus huesos... que si Miguel Ángel viviera en estos tiempos, no lo habría dudado: Beckham sería su David, el canon, la escultura que marcaría esa belleza inmortal, imperecedera y perfecta.

El sábado se batió en duelo en Los Ángeles con su antiguo equipo, el Real Madrid, y se encontró con viejos camaradas, como Iker Casillas, y nuevos rivales en el campo de juego y también en las campañas publicitarias, como Cristiano Ronaldo.

El feliz papá...

David Beckham y su hija, Harper Seven.Al fin tiene la ansiada nena. Beckham no tuvo suerte sobre el césped de Los Angeles Galaxy, pero está de enhorabuena: la semana pasada vino al mundo su primera hija, Harper Seven. Será la niña mimada de sus hermanos Brooklyn (12 años), Romeo (8) y Cruz (6), y por supuesto, de su madre, Victoria Beckham, que se moría por tener una niña a la que "pintarle las uñas". Pero el atractivo papá no siempre ha tenido su imagen de fiel marido tan a salvo como la de padre. El admirado modelo (Enrique Iglesias es uno de sus fans) admitió una relación con su asistente personal Rebeca Loos. Del resto de sus supuestos líos amorosos, el rubio tatuado y al que mejor (quizá el único) le quedan unos brillantes casi obscenos en las orejas, nada de nada. Su mujer se ha mantenido fiel al dicho: "El hombre es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice". No ha dudado, en cambio, en descubrir que su chico es un maniático del orden que odia que los muebles no estén en línea recta.

El buen hijo...

Al que le costaban los números. Con su hablar pausado y su tono bajo, este tímido y correcto británico, que desea para padrinos de su nueva hija a los príncipes ingleses Guillermo y Catalina, siempre ha tenido buenas palabras para sus progenitores, a quienes ha agradecido que le inculcaran su amor por el fútbol. Su madre, peluquera, lo único que parece rechazar de su hijo son sus cortes de pelo, y eso que ambos son muy dados a los cambios de imagen. Beckham, el mediano de tres hermanos (tiene una hermana mayor y otra menor), destacaba en el colegio, pero no por el fútbol, sino por su faceta artística en la asignatura de Música. Su gran calvario parece que fueron las Matemáticas, aunque a la vista de su carrera... solo le hacen falta para seguir sumando ceros.

100% 'metrosexual'

Maquillaje, esmalte o cremas de su mujer... El jugador de fútbol que tanto dinero ha ganado con la publicidad no ha tenido jamás pudor en reconocer su afición a la estética. Hay quien asegura que puede llegar a gastar hasta 70.000 euros al año en peluquería. De hecho, es el paradigma del hombre metrosexual. Es la moda tan atractiva para él que ha llegado a confesar que de no haberse dedicado al balón ese habría sido su universo.// 20minutos.es


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top