a


Bolivia InformaEl muchacho inició el proceso legal el 2010. Hoy salió a su favor
Bismarck Vargas Ugarte (ficticio) creció siempre bajo el amparo de su madre, aunque de vez en cuando recibía la visita de su padre. El año pasado, tras cumplir 25 años, decidió cambiar el orden de sus apellidos y llevar primero el de su madre. Ahora, con orgullo, se hace llamar Bismarck Ugarte Vargas.

El ex defensor del Pueblo, Waldo Albarracín, fue su patrocinador legal en este caso. Él recuerda que Bismarck argumentó su decisión de la siguiente manera: “No me identifico sentimentalmente con Vargas y como no me consultaron cuando era niño si quería llevar este apellido, no tengo porqué conservarlo en primer lugar; yo siento que mi mamá es padre y madre, y quiero llevar el apellido de mi madre en primer lugar”.

La relación de los padres de Bismarck siempre fue muy distante y superficial, agrega Albarracín, razón por la que siempre se preguntó si no tenía más derecho de llevar el apellido de su madre en primer lugar. Y fue así como tomó la decisión de buscar un abogado para lograr su cometido.

“El joven nunca tuvo la intención de negar a su padre, pero pensaba que el apellido del padre biológico debía ir en segundo plano”, cuenta Albarracín.

El joven inició un proceso ordinario ante el Juzgado de Partido de Familia; tras la presentación de varios recursos rechazados, el abogado optó por un recurso jerárquico. “Allí se consideraron los motivos por los que Bismarck pedía el cambio y el fallo resultó positivo”. Éste fue emitido el mes de febrero, pero por otros asuntos, el joven obtuvo recientemente su certificado de nacimiento con un nuevo nombre.

“Es un caso inédito. Es muy importante porque está restituyendo los derechos de una persona para elegir su identidad”, explica el ex Defensor del Pueblo.

La Razón

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top