a


Bolivia InformaPor sus creencias religiosas, Bertha M. no permitió que su hijo de nueve meses sea operado de urgencia en el Hospital del Niño. Optó por sacarlo del centro y llevarlo a El Alto, donde asegura que Dios lo sanará.

El menor tiene quemaduras de tercer y cuarto nivel, y necesita una intervención para la amputación de la mano derecha. Sin embargo, la progenitora no dio curso a una resolución judicial y ayer por la tarde se llevó al niño.

Doña Berta internó a su hijo de nueve meses el 19 de abril en el Hospital del Niño. Él sufrió quemaduras mientras dormía en su casa de Oruro, a causa de la caída de una vela. “Mi esposo y yo estábamos trabajando y dejamos al bebé dormido, no pensábamos que esto iba a suceder, mis tres hijas tenían que cuidarle”, contó .

El director interino del Hospital del Niño, Josf Henea, aseguró que “el menor sufrió quemaduras de tercer y cuarto nivel en toda la parte derecha de su cuerpo (cráneo, tórax, extremidad inferior y superior). Sin embargo, la mano derecha fue la más afectada, por lo que se debe cercenar”.

“La intervención tenía que realizarse el 19 de abril (dos días después de la internación); sin embargo, la madre no aceptó tal determinación. Si no se realiza la intervención y otras cirugías, se expandirá la enfermedad y el niño morirá en lento proceso”, explicó.

La trabajadora social del Hospital del Niño, Fresia Saravia, manifestó que “se trata de una mano derecha necrosada que no tiene ningún movimiento y puede producir más malestares al niño si no se realiza la amputación”.

El asesor legal del Hospital del Niño, Alan Menacho, indicó que los progenitores negaron la intervención del infante, “indicando que Dios va a curar al menor con oraciones”. Por tanto, afirmó que “el hospital, a través de gestiones jurídicas legales, ha dado parte a la Defensoría de la Niñez de La Paz y ante el Juzgado Segundo de Partido de la Niñez; la misma nos otorgó una autorización judicial para intervenir al niño”.

Se trata de la Resolución 113/11, del 13 de mayo, que autorizaba la operación, pero pese a ello, la madre negó la opción y el hospital no pudo hacer nada, porque la Constitución avala la decisión de los padres, arguyó el abogado. “El hospital se exonerará de toda responsabilidad”.

Ayer a las 16.00, doña Berta retiró al niño del área de quemaduras del Hospital del Niño. “Voy a estar en El Alto, una semana o dos, una hermana vino a visitarme y me dijo que su manito ya estaba recuperándose; confío en ella y en mis oraciones. Soy cristiana, mi fe es grande, yo sé que mi Dios va a sanar a mi hijo. Un día volveré y les mostraré a mi hijo como hombre”, afirmó.

La Razón

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top