a

Evo Morales después del fracaso de Cancún

El presidente Evo Morales admitió la soledad de Bolivia en Cancún y explicó que se separó de la posición asumida por sus aliados de la ALBA porque era más importante para él cumplir con el pedido de los pueblos indígenas que los 100.000 millones de dólares de compensación que ofrecieron los países desarrollados.

Mientras él anunciaba que se iniciará un proceso ante el Tribunal Internacional de la Haya, su canciller, David Choquehuanca, informaba que se evaluará el trabajo de la comisión diplomática boliviana en la cumbre climática.

“Han conseguido marginar(nos). Estoy feliz y contento, no me molesta, eso viví en Chapare, lo viví como parlamentario y ahora lo estamos viviendo en el mundo. Los principios y los valores no se negocian y jamás Bolivia va a negociar los principios de los pueblos del mundo”, dijo el Presidente, y después criticó a los gobiernos latinoamericanos que no apoyaron esta posición.

“Algunos pequeños países, si aceptaron, es solamente por la plata y con la plata no vamos a reducir la temperatura”, dijo.

El anterior sábado, tras el acuerdo al que llegaron los representantes de 193 países que asistieron a la cumbre por el cambio climático en Cancún, el embajador boliviano ante la ONU, Pablo Solón, denunció que la presidenta de ese evento, Patricia Espinosa (quien recibió elogios de otros países y la ONU), vulneró el reglamento de la convención, que establece que los acuerdos se adoptan con el consentimiento de todos los países miembros, pero Bolivia no suscribió el acuerdo, por lo que anunció un proceso ante el Tribunal de Justicia Internacional de La Haya. Esta posibilidad fue ratificada por el Presidente.

La delegación boliviana no logró sus objetivos a pesar de que llegó a México fortalecida por los resultados de la conferencia mundial de los pueblos que se realizó en Tiquipaya en abril de este año y en la que diplomáticos de seis países latinoamericanos, además de Bolivia, suscribieron el documento final, que debía defenderse en Cancún.

Ayer, el jefe de Estado aseguró que “quienes tenemos mucha relación con los pueblos indígenas del mundo conocemos… Yo no podía abandonar a los hermanos indígenas del mundo. Imposible”. Después explicó que esto no significa que  Cuba o Venezuela “nos abandonen” y que el proyecto de la ALBA es “un espacio de integración y de comercio justo” que continuará a pesar de estos inconvenientes.

“La revolución democrática cultural es muy diferente a la revolución de Cuba y al la revolución de Venezuela”. Además, sostuvo que “no hay ningún sometimiento de Fidel o de Chávez a Evo Morales ni de Evo Morales a Fidel o a Chávez. Siempre en los eventos internacionales hay diferencias”.

En contra ruta, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, afirmó que el acuerdo alcanzado en Cancún es una "validación del multilateralismo y el papel de Naciones Unidas" en la lucha contra el calentamiento global, y aseguró que el documento adoptado por los 193 países, excepto Bolivia, es un "paquete equilibrado" que permite avanzar en la búsqueda de un acuerdo global vinculante para combatir el cambio climático.

"Este resultado es un triunfo y una validación del multilateralismo y el papel de Naciones Unidas", aseguró Ban Ki-moon.

LA VOZ DE LA ONU

• El Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dijo ayer que el acuerdo que alcanzaron los 193 países en Cancún (México) el pasado sábado, a excepción de Bolivia, sienta las bases para seguir progresando en las negociaciones multilaterales de cara a la próxima cita en Durban.

Seis apoyaron Tiquipaya

En el encuentro de Tiquipaya participó el presidente de  Venezuela, Hugo Chávez, además del vicepresidente de Cuba, Juan Esteban Lazo, y las delegaciones oficiales de países como Nicaragua, representada por la canciller, Rosario Murillo; de Ecuador, dirigida por su ministro de Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño; de Paraguay, encabezada por su jefe diplomático, Oscar Arias; y de México, encabezada por el jefe de asesores del Ministerio del Medio Ambiente, Juan Rangel. También estuvieron presentes las representaciones oficiales de otros 47 Gobiernos que sólo contaban con autoridades de mediana jerarquía y otros representantes de algunas organizaciones internacionales.

El vicepresidente de Cuba, Esteban Lazo, habló de la obligación moral que tiene el Gobierno de Estados Unidos de suscribir el Protocolo de Kioto. El canciller de Ecuador, Ramiro Patiño, habló de un ofrecimiento de 2,5 millones de dólares (financiados por su país) para que el Gobierno de Estados Unidos firme el Protocolo de Kioto, y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, sugirió invertir el monto ofrecido por Ecuador al Gobierno de Barak Obama en financiar la movilización de activistas hacia Cancún.

Explicación del Canciller

“Tenemos que analizar”

¿Qué medidas más asumirá el Gobierno de Bolivia porcumbre de Cancún?
-Tenemos que ver ese tema.  analizar muchos aspectos,  hacer muchas evaluaciones de lo que ocurrió, y cuando tengamos una decisión vamos a dar a conocer qué más vamos a hacer.
¿Cuánto tiempo van a evaluar?
-No sabemos. Vamos a trabajar con abogados, equipos técnicos, consultas con expertos internacionales y eso lleva su tiempo.
¿Van a evaluar a la delegación diplomática que viajó a Cancún? ¿Por qué cree que la posición boliviana no tuvo respaldo?
-Vamos a evaluar todo lo que sucedió y a la delegación también. Nosotros hemos sido firmes en plantear en todos los espacios, no solamente en Cancún. Lamentablemente los Gobiernos no han asumido su responsabilidad.
¿En Tiquipaya estaban los representantes de los pueblos y gobiernos?
-Era la conferencia mundial de los pueblos, donde también participaron más de 40 Gobiernos. Ha sido una verdadera conferencia mundial, donde no solamente estaban los representantes de los Gobiernos, sino también de movimientos sociales, científicos, representantes de los parlamentos de Estados Unidos, Europa, Asia, representantes de las academias y de las universidades que nos han permitido ampliar el conocimiento de las consecuencias del calentamiento global.
¿Por qué los países que respaldaron las decisiones de Tiquipaya no apoyaron esta posición en Cancún?
-No sé. Habría que preguntarles a esos Gobiernos. En Cochabamba hemos identificado al sistema capitalista como uno de los causantes del cambio climático y de todos los desastres que hoy estamos enfrentando. También Cochabamba nos ha clarificado en cuántos grados tendríamos que estabilizar para garantizar la vida en el planeta.
¿Qué esperan que suceda para que se escuche la propuesta de Bolivia?
-Queremos que se pronuncien los científicos. Ellos pueden aportar porque entienden la lucha de Bolivia, que no se está quedando sola: tiene el apoyo de todos los pueblos del mundo, no importan ahora los Gobiernos. El tiempo nos va a dar la razón.

Los Tiempos


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top