a


Real Madrid

Con suspense. Así certificó el Real Madrid su pase a los octavos de final de la Liga de Campeones en San Siro, después de empatar ante el Milan en el tiempo de descuento con un tanto de Pedro León (2-2), en un partido que tenía bajo control, que se descontroló con la remontada de Inzaghi en apenas diez minutos en la segunda parte y que volvió a sufrir los desaciertos del árbitro Howard Webb. Un viejo conocido.

Con este resultado y tras la victoria del Auxerre ante el Ajax (2-1), los blancos siguen al frente del grupo G con 10 puntos, mantienen la racha negativa de 14 visitas a feudo rossonero sin triunfo y superaron la barrera de los 700 goles en Copa de Europa, con el tanto inicial de Higuaín al filo del descanso.

No hubo sorpresas con Mourinho. Tiene claro el once tipo y el bloque es demoledor, tácticamente perfecto. Incluso es capaz de disimular la intermitencia de Özil lejos del Santiago Bernabéu y agradecer el esfuerzo y descaro de Di María en su juego entre líneas. Es decir, peleón, ordenado y muy profesional.

Pero en ocasiones se deja llevar por las circunstancias del partido y no sabe dar con la tecla para cerrar partidos completamente desnivelados. Algo que volvió a ocurrir con el Milan y en cita europea. Y no es un 'deja vu'.

No tardó ni dos minutos en llegar el primer aviso de Higuaín, con un disparo cruzado a las manos de Abbiati. Y seis más tarde, Pepe falló un remate de cabeza a un metro de la línea de gol a pase de Xabi Alonso. Pintaba bien, fácil.

El dominio era absoluto ante un Milan 'continuista', demasiado abierto en sus líneas y sin capacidad de presión. Con Ronaldinho en el campo y con la apuesta de Allegri de dejar a Seedorf en el banquillo de inicio, el equipo rossonero cojeaba en el trabajo del medio campo y ajustaba los focos rumbo a Khedira y Xabi Alonso (gran primera parte de ambos).

Zambrotta se unía al festival de despropósitos milanistas y habilitaba la banda izquierda para las subidas de Sergio Ramos o las llegadas de Di María. Incluso Xabi Alonso se atrevía con un disparo cruzado desde ese flanco, aunque se marchó desviado.

Sólo Ibrahimovic trataba de acompañar a la pelea de Gattuso con todos (literal). Pero algo no funcionaba, las contras seguían siendo tímidas y Pirlo tenía que esmerarse, por dos veces, para evitar el tanto de Higuaín y Di María sobre la línea de gol.

A partir de ahí, el monólogo merengue inicial se interrumpió de repente y el Milan intentó contestar a su manera, con dos acercamientos del delantero sueco al que la portería de Casillas se le hizo pequeña.

Ya no había tanta tensión madridista, no apretaba demasiado y ni siquiera pisaba con tanta insistencia el área rival. Tuvo que caerle el balón a Higuaín, al filo del descanso, para hacer algo de justicia en el marcador con un disparo raso y cruzado sobre la meta de Abbiati, tras una gran galopada de Di María desde el centro del campo. El tanto entrará en la historia y significaba la recompensa a una superioridad total, aunque demasiado corta.

Apareció un clásico

Con medio partido encarrilado y con la intensidad mostrada por Ronaldo en la reanudación, todo parecía apuntar a que el desenlace no sería otro que un plácido triunfo para los blancos. Pero la historia con el Milan siempre se enrevesa y más si Allegri recurre a un clásico de la competición como es Inzaghi, un 'cazagoles' a la antigua.

Y como la experiencia suele sentar cátedra en múchas ocasiones, fue el delantero el que agrandó la esencia del estilo italiano y remontó en apenas diez minutos con un remate de cabeza, precedido a un clamoroso error de Casillas, y con un disparo raso en una jugada en la que estaba en claro fuera de juego. Todo se quedó en nada en un suspiro.

Entre medias de los goles, Mourinho había quitado a Higuaín y a Pepe por Benzema y Pedro León y el desquicie parecía superlativo a sabiendas que el cuento volvía a repetirse. Ni los desaparecidos Özil y Cristiano sacaban casta para enmendar tanto error de concentración y la sentencia parecía inminente.

Pero se iluminó Benzema en el tiempo de descuento y habilitó a Pedro León con un buen pase al hueco que éste aprovechó para batir por bajo al meta milanista. ¿Espejismo o reivindicación? Es igual, lo cierto es que el Real Madrid ya está en octavos.

Ficha técnica

2- AC Milan: Abbiati; Abate, Nesta, Thiago Silva, Zambrotta; Boateng, Pirlo, Gattuso (Seedorf, m.83); Ronaldinho (Inzaghi, m.60), Pato (Ambrosini, m.73) e Ibrahimovic.

2- Real Madrid:
Iker Casillas; Sergio Ramos, Pepe (Pedro León, m.80), Ricardo Carvalho, Marcelo; Xabi Alonso, Khedira; Di María, Özil, Cristiano Ronaldo; e Higuaín (Benzema, m.73).

Goles: 0-1, m.45: Higuaín; 1-1, m.70: Inzaghi; 2-1 m.78: Inzaghi; 2-2 m.93: Pedro León.

Árbitro:
Howard Webb (ING). Amonestó a Boateng (m.28); Abate (m.55); Ibrahimovic (m.47); Gattuso (m.69), Sergio Ramos (m.81)

Incidencias:
encuentro correspondiente a al XXXX jornada de la fase de grupos disputado en el estadio Giuseppe Meazza de Milan.

Vía: 20 Minutos

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top