a


Está bien recordar las fechas cívicas, las efemérides departamentales y nacionales, pero hay que hacerlo sin llegar al hastío. Sí porque estamos acostumbrados a realizar desfiles cívicos que cansan y aburren.
Recuerdo yo cuando estaba en colegio tenía que ir a "x" desfile recordando no sé qué corchos, lo peor de eso era que los pinches directores y regentes nos citaban como dos o tres horas antes de que empiecen los mismos. En algunos casos la espera llega hasta medio día.
Seguramente los "muy" creían que nosotros estábamos a su disposición. Esto no solo pasaba en mi tiempo sino que sigue ocurriendo hoy. Cuando paso por donde será el desfile ya están parados como a eso de las siete de la mañana. Por ese lado somos muy obedientes a nuestros maestroscos.
Mi crítica no se centra tanto al hecho de desfilar, sería lindo si esto empezara temprano y así uno no tuvieva que quemarse con el trajecito puesto. Como se es puberto se tiene que obedecer y no los puedes mandar por un tubo.
Si hablamos de CIVISMO debiéramos empezar con el ejemplo y no sólo ser cívicos para ir al desfile.
Actualmente me valen los desfiles "cívicos" porque no representan nada en realidad, el hecho de que yo vaya a desfilar y luego esté durmiendo en mi casa no refleja mi civismo. El civismo hay que demostrarlo con los hechos, trabajando por la ciudad, por el país, por la familia; esa sí es la forma correcta de tener civismo.
Lo que realmente sería una gran actitud cívica ponderable desde todo punto de vista sería respetar la hora, llegar puntual a las citas y hacer las cosas a la hora debida. Ese sí es una actitud cívica que vale la pena.
Son tantos los relajos que la gente hace diciendo que es civismo, que me produce risa y digo: Já já...Por eso no hay que hacerse a los cívicos sino vivr con civismo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top