a

Sin tener megaciudades en Bolivia, los habitantes de las principales capitales del país ya tienen problemas para trasladarse a sus trabajos o tienen una alta percepción de la inseguridad. Los ciudadanos de cinco megaciudades de la región fueron encuestados y mostraron que en promedio viajan 1 hora 28 minutos para realizar su viaje más frecuente, de ida y vuelta.

Los datos provienen de cinco encuestas aplicadas a Ciudad de México, San Pablo, Buenos Aires, Bogotá y Lima, por impulso del Banco Interamericano de Desarrollo, en esas urbes cuya población oscila entre 21,1 millones y 8,4 millones de habitantes, la primera y la última. Los resultados preliminares muestran que la seguridad y la transparencia son los temas más priorizados por los habitantes de los centros urbanos mencionados, quienes además demandan transparencia y participación, consideran que la calidad del transporte afecta a su calidad de vida y aún tienen pendiente el acceso universal a los servicios básicos.

El viaje más frecuente (puede ser al trabajo) de una persona le demanda 1 hora 28 minutos, de ida y vuelta; mientras que en Bogotá un 50% de las personas viaja 1:30 horas o más a diario. Los cálculos muestran que unas 28,1 millones de personas viajan 1:30 horas o más por día, lo que “equivale a 10 semanas laborables al año por persona”. En este contexto el problema prioritario para esas personas es la seguridad ciudadana y el transporte, éste último es especialmente importante para las clases medias.

Luego 1 de cada 7 personas piensa que la energía es una prioridad urbana, y en promedio “la clase baja sufre más cortes de electricidad y más cambios de tensión que la clase alta” y para el 64% de las personas el servicio es caro o muy caro.

Caminar en las grandes ciudadesEn coincidencia con los problemas reportados por gobiernos e instancias internacionales sobre la variabilidad climática, un “78% de los encuestados en las cinco ciudades cree que los eventos climáticos extremos (inundaciones, olas de calor, olas de frío, temporales, etc.) ocurren con más frecuencia que antes. Un 82% piensa que el cambio climático afecta al clima de su ciudad, pero el 67% considera que el impacto es directo sobre sí mismo y sobre su familia.

Otros elementos consultados en este estudio exploratorio son la suficiencia o insuficiencia de los espacios públicos, la incidencia de enfermedades respiratorias (para medir calidad del aire), si la persona ha vivido una inundación, si ha visto aguas negras corriendo por su barrio en el último tiempo, la calidad del servicio de agua y precio del servicio, así como su consumo. Se trata de elementos trabajados en esta encuesta que pretende identificar los temas más problemáticos para el desarrollo sostenible en las ciudades, priorizar problemáticas que más afectan a la calidad de vida de sus habitantes y profundizar el conocimiento de las necesidades básicas de sus habitantes.

Se aplicaron encuestas en ciudades de más de 10 millones de personas, una alta concentración urbana que plantea desafíos a la sostenibilidad ambiental y social que se expresan en “altos niveles de desigualdad, desempleo, inseguridad, contaminación ambiental y servicios públicos deficientes”. Los datos recogidos todavía permanecen en proceso de análisis y reflexión.// PIEB (BO)


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top