a

Su aroma y sabor amaderado  delatan su origen que proviene de la corteza de un árbol amazónico. Sobre sus propiedades se levanta un halo de misticismo y tradición curativa con siglos de antigüedad. Es un elixir,   afrodisiaco y vigorizante natural, que ayuda a quienes tienen problemas en los pulmones, articulaciones y diferentes dolencias. Existe una persona que lo elabora hace más de 20 años en Coroico y conoce sus secretos.

El licor de  chuchuwasi -también llamado chuchuhuasi o  chuchuwasha- tiene carácter, es poderoso y profundo, como un cogñac o un brandy y ha sido llamado también   whisky amazónico.

Pero  es más que una bebida alcohólica, es un elixir natural utilizado desde la antigüedad por curanderos para aliviar diferentes padecimientos. No se consume para embriagarse  sino para vigorizar el cuerpo.

Fue en la etapa de su vida trotamunda  que Hans Hellenkamp, panadero y pastelero  nacido en Alemania, aprendió  a elaborar este  licor en la selva peruana.

Productos bolivianosHellenkamp se enamoró de Coroico durante sus viajes por Sudamérica y decidió establecerse en el lugar hace 26 años.

Recuerda cómo antes de vivir en Coroico, viajando por la selva peruana,  conoció  las pequeñas cabañas donde vivían los curanderos, lugares a donde las personas acudían cuando tenían algún dolor o padecimiento.

"La gente del lugar acude a ellos y les explica su padecimiento. Entonces, ellos  sacan un trago de culebra o de  hierbas, pero casi siempre de chuchuwasi, es típico del lugar y sirve para diferentes padecimientos”, recuerda.

De cortezas y beneficios

El nombre  científico del árbol de chuchuwasi es Maytenus Macrocarpa, crece en áreas no inundables en la Amazonia.

El licor de  chuchuwasi se elabora a partir de su corteza. Sin embargo, dicha bebida no es la  única forma de recibir sus beneficios. Diferentes laboratorios y naturistas ofrecen infusiones, extractos, gotas y pomadas. Sus hojas y su raíz también son utilizadas para elaborar productos.   

De acuerdo con el Sistema de Información de la Diversidad Biológica y Ambiental de la Amazonia Peruana, publicado en el catálogo de los laboratorios Takiwasi, el chuchuwasi es tradicionalmente conocido por sus propiedades antitumorales, antiinflamatorias, tonificantes, antiespasmódicas y afrodisíacas.

Es utilizada para  tratar diarreas, dolores de estómago, anemia, reumatismo, gota, artritis reumatoidea, agotamiento, resfríos, paludismo, entre otras.

Duende o espíritu de la tierra

Este coroiqueño de corazón  explica que por sus bondades a la hora de tratar dolencias, según la tradición oral de los pueblos en el Perú, el árbol del cual se saca la corteza  se considera sagrado. Tanto que cada uno  tiene un duende o espíritu que lo cuida y al que hay que darle algo a cambio de aprovechar la piel que lo cubre. Hay que darle  tabaco.

Hellenkamp decidió aprender a  hacer el Chuchuwasi después de beneficiarse con sus propiedades, no pensó que su elixir se haría tan conocido.

De carácter amable, hospitalario y con una personalidad fresca, muestra en su casa, a 30  minutos de caminata desde la plaza principal de Coroico, las gruesas cortezas del chuchuwasi.

La corteza es macerada en singani, por  cuatro o cinco meses, en una alacena fresca y oscura. Por supuesto, tiene sus secretos... que Hellenkamp no revelará, a pesar de que tiene varios imitadores en los alrededores y la ciudad de La Paz.

Observando la privilegiada vista desde su casa -el camino serpenteante que conduce a  La Paz,  el verde que cubre los cerros, rodeado por el aire templado-  Hellenkamp, conocido hoy   como  Juan chuchuhuasi, empezó a elaborar la bebida para su consumo personal que poco a poco empezó a hacerse conocida por sus amigos, coroiqueños y turistas.

Hasta que decidió embotellarla y venderla como bebida casera.

Un afrodisiaco poderoso

Es imposible no sonreír ante la graciosa etiqueta que dice "rompe calzón”, "levanta muertos” y "quiebra catre” que llevan las botellas del artesanal chuchuwasi de Coroico.   

Hellenkamp se ríe al explicar la etiqueta, muchas veces sólo con verla las personas deciden comprar el producto, si no lo conocen. "Creo que realmente  ayuda. Me tomo dos copitas, o ‘k’ajs’, al día y eso es suficiente. Yo lo veo como una medicina”.

Aclara que no es una bebida para emborracharse sino para tomar en menores cantidades, con ello es suficiente para relajarse y recibir sus beneficios.

La corteza que emplea para hacer la bebida le llega de Rurrenabaque.

Debido a su oficio, Hellenkamp ha experimentado con su casera bebida y la incluyó en pastelería y otras bebidas su versión del Lumumba,  un coctel con   chuchuwasi y chocolate caliente.

"Te tomas uno de éstos y te cambia la vida”, dice riendo el hacedor casero del elixir amazónico.

Un elixir selvático, una bebida afrodisiaca y con propiedades que alivian los dolores conocidas desde hace siglos, revela todos los días su esencia amazónica en Coroico.

Las coordenadas

Venta El licor casero chuchuwasi se vende en la pastelería Arco Iris, ubicada en plaza principal de Coroico, y en el restaurante Luna Llena, del hotel Sol y Luna.

  Costo La botella de 330 mililitros tiene un costo de 25 bolivianos. La de 3/4 de litro se vende a 45 y la de un litro a 60.

Corteza La corteza de chuchuwasi también se consigue en los puestos de hierbas, en la calle Santa Cruz.// Página Siete (BO)


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top