a

Marcelo Soza ya no es más fiscal de materia y con ello terminan sus cuatro años como investigador del caso Terrorismo I. El fiscal general del Estado, Ramiro Guerrero, anunció ayer que aceptó la renuncia que el susodicho presentó el pasado 19 de marzo. Para la senadora de Convergencia Nacional (CN) Carmen Eva Gonzales una grabación de voz y unas fotografías terminaron “tumbando” de su cargo a Soza.

En las grabaciones, el exfiscal afirmaría que se “sembraron pruebas” en la investigación Terrorismo I. En las imágenes, Soza celebra su fiesta de cumpleaños con los presuntos miembros de una red gubernamental de extorsión: Dennis Rodas, Boris Villegas, Isabelino Gómez y Edward Mollinedo (hoy también exfiscales).

“Era inevitable”, dijo a EL DIARIO la senadora luego de que ayer el fiscal Guerrero anunció desde Sucre, que se notificó a Soza en la ciudad de La Paz con la aceptación de su renuncia, según un reporte desde Sucre de la radio Aclo.

El Fiscal General informó que además Soza será procesado por su inasistencia injustificada a una audiencia del caso terrorismo, ausencia también derivada de la revelación de las grabaciones y fotografías que Gonzales hizo públicas desde el 4 de marzo, con un audio que correspondería a Soza, en él se relaciona a ex y actuales autoridades del Gobierno con el caso Rózsa.

Actualidad en BoliviaLuego el 11 de marzo, la senadora presentó fotos en las que aparece Soza con los acusados de una red de extorsión que operaba desde tres ministerios: Presidencia, Gobierno y Transparencia.

El viernes 15 de marzo, Soza dijo que esos indicios eran “montajes” y que era víctima de amenazas junto a su familia. El lunes 18 de marzo, ya no se presentó a una audiencia del caso terrorismo en Santa Cruz, por eso los fiscales Iván Ortiz (Santa Cruz) y Marco Rodríguez (La Paz)  fueron integrados a la comisión investigadora del caso terrorismo.

Si bien se inició un proceso investigativo, a cargo del fiscal Genaro Quenta, para verificar la veracidad de los indicios y si éstos implican actos ilícitos, esa labor quedó paralizada, porque no existen peritos en Bolivia que realizan ese tipo de peritajes. Sin embargo, las revelaciones pusieron en tela de duda la investigación sobre el presunto grupo terrorista de Eduardo Rózsa.

Luego Soza desapareció, ninguna autoridad de la Fiscalía de La Paz, ni el mismo fiscal general o su propio abogado, Moisés Ponce de León, sabían dónde estaba Soza, porque éste no respondía las llamadas de su teléfono celular. El 19 de marzo, Soza hizo llegar su renuncia al cargo de fiscal de materia por el que era director funcional del caso Rózsa y volvió a desaparecer. El fiscal Guerrero dijo que daría una respuesta en 48 horas.

El lunes 25 de marzo, el fiscal Quenta determinó convocar para el lunes 1 de abril a Soza, para que aclare las denuncias hechas por Gonzales.

Soza reapareció en la Fiscalía bajo amenaza de aprehensión para decir “La única finalidad es que no se realice el juicio por terrorismo, ya lo he denunciado antes”, mientras dejaba el lugar abriéndose paso entre los periodistas exhibiendo el crucifijo de un Rosario.

El miércoles 10 de abril, el Fiscal General anunció que Soza solicitó vacación y se le otorgó 60 días de descanso. Pero el 18 de abril, el fiscal del caso Terrorismo I reaparece diciendo que reasume sus funciones, porque sus vacaciones de “30 días” terminaron, inmediatamente Guerrero lo desmiente y señala que la decisión definitiva sobre la continuidad o no de Soza en la Fiscalía sería conocida el 15 de mayo.

El domingo 5 de mayo, ante la reiterada desaparición de Soza, el propio ministro de Gobierno, Carlos Romero, admitió que sería “mejor” que ese fiscal ya no volviera, porque terminaría “contaminando” la investigación del caso Terrorismo I. El 7 de mayo se conoce por su abogado que está tan enfermo que recibe tratamiento con sedantes, situación que le impide asistir a ningún proceso judicial.

El domingo 12 de mayo, el fiscal Soza de nuevo aparece para denunciar un secuestro express de su hijo, hasta que los asaltantes chocaron el vehículo de su propiedad en Miraflores, pero el fiscal Harold Jarandilla informó que no existía testigos en ese sentido y que los investigadores del encontraron una botella de whisky en el vehículo del joven que además tenía 1.5 de grado alcohólico.// el Diario


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top