a


Rev. 16/06/2017
Aquella gloriosa tarde del 16 de julio de 1809, un grupo de insurrectos, puso en ejecución un plan que alentaba la autonomía de estas tierras del dominio español. Terminada la procesión de la Virgen del Carmen, los conjurados al mando de don Pedro Domingo Murillo y Pedro Indaburo -quien más tarde traicionaría la causa de los patriotas-, salieron de la casa de billar que era de propiedad de Mariano Graneros, y asalta-ron el cuartel realista para apoderarse de las armas, mientras las campanas de la Plaza de Armas repicaban, se armó el alboroto, con la intervención de los revolucionario que gritaban: ¡Viva Fernando VII! ... ¡muera el mal gobierno!... ¡Mueran los chapetones!... (así llamaban las malas lenguas a los españoles europeos). Y se apilaron frente al cabildo.

El gobernador Tadeo Dávila, así como el obispo La Santa fueron depuestos de sus altos cargos. Poco después, con las primeras sombras de la noche, la revolución está consumada y triunfante, a instancias del pueblo, se reúnen en Cabildo Abierto, ante el cual se designan a las nuevas autoridades; Gregorio García Lanza, Juan Bautista Sagárnaga y Basilio Catacora, quienes suscriben el acta de independencia de estas tierras. En este acto tan importante de nuestra turbulenta historia, las mujeres también jugaron un papel protagónico en favor de la causa independentista: Juana Parada, Ignacia de la Barra, Vicenta Eguino, Manuela Campos, Manuela Uriarte de Sanjinés, Simona Josefa Manzaneda y muchas otras valerosas paceñas.

En reemplazo de la autoridad realista se constituyó entonces una “Junta Representativa y Tuitiva de los derechos del pueblo”. que presidió el mismo Murillo con ocho seglares y cuatro sacerdotes. de éstos, el cura José Antonio Medina, fue el encarga-do de preparar un “plan de gobierno” que garantiza-ría “la seguridad, propiedad y libertad de las personas” y una ardiente proclama en la que se decía: “Ya es tiempo de organizar un nuevo gobierno fundado en los intereses de nuestra patria...

Pedro Domingo Murillo
Estos hechos alarmaron a las autoridades españolas, el virrey de Buenos Aires, Cisneros, envió al mariscal Nieto que reprimiera el movimiento de Chuquisaca. Y José de Abascal, virrey del Perú, encomendó al brigadier Manuel de Goyeneche, que aplastara con energía la insurrección gestada en la ciudad de La Paz. El primero cumplió su objetivo sin represalias sangrientas. A su turno, Goyeneche, con un ejército de 5.000 hombres, fuertemente armados, avanzó desde el Cusco hacia La Paz, donde los revolucionarios no contaban más que con unos 800 hombres. La resistencia de Chacaltaya fue inútil. El ejército realista entró en La Paz y emprendió una despiadada represión.

Capturados los revolucionarios fueron acusa-dos de conspirar contra el gobierno legítimo y de urdir la independencia y fueron enviados a la hor-ca el 29 de enero de 1810. Por el momento de habían disipado los utópicos sueños de libertad de los altoperuanos.

El 27 de julio de 1809, los revolucionarios de La Paz lanzan a los pueblos de América la proclama más enérgica emitida hasta entonces: “Hasta aquí hemos tolerado una especie de destierro en el seno mismo de nuestra patria: hemos visto con indiferencia por mas de tres siglos sometida nuestra primitiva libertad al despotismo y tiranía de un usurpador injusto que degradándonos de la especie humana nos han mirado como a esclavos...

...Ya es tiempo de organizar un sistema nuevo de gobierno... Ya es tiempo de levantar el estandarte de la libertad en estas desgraciadas colonias, adquiridas sin el menor título y conservadas con la mayor injusticia y tiranía...

VIDEO: Revolución de La Paz: 16 de julio de 1809
El 16 de julio de 1809 se había iniciado la Revolución de La Paz, cuyos gestores liderados por Pedro Domingo Murillo, proclamaron abiertamente la independencia de estas colonias bajo un gobierno propio.

Se esperó la adhesión de otras ciudades importantes a la causa, el movimiento sin apoyo alguno cayó bajo las fuerzas represo-ras de Goyeneche, quien mandó a la horca a los principales jefes revolucionarios, el 29 de enero 1810. Detalle del cuadro “Glorificación de Murillo” del pintor Joaquín Pinto. Museo: Casa de Murillo.// El Diario

1 comentarios:

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top