a


Fue uno de los cineastas más importantes del país. El exponente y realizador de Vuelve Sebastiana será enterrado hoy en Cochabamba.

“Se comunicó conmigo el domingo (22 de julio) por la tarde y me dijo que fuera a visitarlo. Sus palabras, algo entrecortadas, fueron: ‘Ven, es urgente. Es sumamente urgente’. Ésas son las últimas palabras que escuché de él”, recuerda el escritor y biógrafo José Antonio Valdivia, en referencia a la última conversación telefónica que tuvo con Jorge Ruiz, quien falleció a las 03.00 de ayer a los 88 años de edad.

El realizador se encontraba internado hace tres días en el pabellón de Neumología del hospital de la Caja de Seguro Social de Cochabamba, según detalló su sobrino, Óscar Ruiz. Los restos mortales de quien fuera pionero del cine nacional fueron velados ayer y serán enterrados hoy a las 11.00 en el Cementerio General. El familiar de la figura boliviana indica que la Gobernación de Cochabamba le asignó un lugar en un espacio para personas célebres.

Vida y últimos momentos. El impulsor del cine documental boliviano nació en Sucre el 16 de marzo de 1924. Estaba casado con Marina Arellano desde 1949, con quien tuvo tres hijos, Guillermo, María Esther y Marina, esta última fallecida. Guillermo se encuentra actualmente en Ecuador filmando una película de tipo indigenista. Fue contratado por los pobladores de Otavalo, localidad de la provincia de Imbabura, quienes sabían que era hijo de Jorge Ruiz y lo invitaron.

Cine bolivianoDe acuerdo con Verónica Piérola de Ruiz, esposa del sobrino, el célebre boliviano falleció a las 03.00. “Estaba muy bien, se veía lúcido. No sabemos qué pasó. Él fue siempre muy positivo y nunca se quejó de nada”, dijo. Mientras que su sobrino asegura que varios factores derivaron en el deceso del célebre director. “En principio, sufría de presión alta y de diabetes, hasta que debido al frío le dio gripe y eso le afectó a los pulmones”, sostuvo. Lo que se les comunicó desde el hospital fue que “se le desequilibró el corazón”.

Además, agregan que tenía achaques de nervios, estrés y su estado de ánimo era producido sobre todo por su edad. “Me aburre estar con esto”, le dijo a Óscar Ruiz, en referencia a su salud, ya que también caminaba con la ayuda de un “burrito” (aparato ortopédico que da apoyo a las personas que sufren entorpecimiento al caminar). “Para alguien tan activo, su mayor tensión era eso”, dijo el familiar.

Estos días, José Antonio Valdivia, escritor y amigo personal del cineasta, lo acompañaba en su temporal lugar de estancia en el hospital, pues su familia pretendía transladarlo ayer a su casa.

Valdivia publicó en 1998 una biografía sobre Ruiz titulada Testigo de la realidad y prevé publicar una nueva edición a fines de año. La reedición implicará principalmente la inclusión de los premios internacionales que Ruiz ganó, entre ellos, el Premio Ciudad de Huelva, en 2003 en España, un reconocimiento a su trayectoria cinematográfica. Otro es el Premio del Smithsonian Institute, con la medalla del Bicentenario, en 2006. Ese galardón colocó a Jorge Ruiz a la altura de los más grandes cineastas del mundo.

“Lo recuerdo como una persona cálida, esencialmente lúcida. Como cineasta, como pionero del cine boliviano, todos lo conocemos como un gran documentalista, como el cineasta más histórico de Bolivia”, refiere Valdivia.

Su legado. Ruiz fue el pionero en el cine sonoro y en color. La primera película con audio que filmó fue Virgen India, en 1948, y un año después presentó Donde nació un imperio, filme que inició la era del color en la cinematografía boliviana. Ambas producciones, en codirección con Augusto Roca, tenían 15 y 20 minutos de duración, respectivamente.

Asimismo, su primer largometraje, en contraparte el último en blanco y negro, fue La Vertiente (1958), pero, sin duda, Vuelve Sebastiana (1954) es la principal carta de presentación de Ruiz al mundo. La destacada película fue premiada en el país y el exterior, y, a casi 60 años de su estreno, es una auténtica joya del séptimo arte nacional. “Se va una época, un gran maestro. Él fue el primer cineasta que trajo premios internacionales al país”, declaró Mela Márques, directora de la Cinemateca, quien anunció una retrospectiva en su honor próximamente. Ruiz, en suma, evoca historias, pasiones, enseñanza y recuerdo que perdura. Quien abrió la senda para el cine boliviano es un referente histórico y social que las generaciones actuales tendrían que conocer.

“En mi biografía está todo lo que tenía que decir. Fue un gran ejercicio mental hacerla. Quienes deseen conocer más de mí, remítanse a ella o al sitio en internet (www.bolivian.com/jruiz)”. Jorge Ruiz / Entrevista concedida a Franchesco Díaz Mariscal para la revista Cosas en 2002.

“Con Jorge Ruiz se va una época, porque él trabajó con todo el arco del cine boliviano, desde los inicios con Roncal, Óscar Soria y Jorge Sanjinés”. Mela Márquez / DIRECTORA DE LA CINEMATECA

“Extrañaremos su visión, su lectura y su construcción del cine. Con Vuelve Sebastiana incursionó en esa búsqueda que los bolivianos tenemos de nuestro orígenes”. Pablo Groux / MINISTRO DE CULTURAS

“Creo que es el que comenzó a redescubrir lo que podría llamarse ‘la otra Bolivia’, ya que a través de sus documentales se pudo entender mejor el legado indígena. Fue un hombre que forjó el camino para otros cineastas”. Antonio Eguino / CINEASTA

“Murió el caballero del cine Don Jorge Ruiz. Lo único más grande que sus películas era su corazón. Hoy siento que pierdo a un padre, al hombre que me inspiró a amar el cine. Dios bendiga su alma”. Juan Carlos Aduviri / ACTOR

23 de marzo pasado, Ruiz recibió el Premio Eduardo Avaroa a la tradición y la trayectoria del cine boliviano.

63 años. Es el tiempo que Jorge Ruiz estuvo casado con Marina Arellano. Con ella tuvo tres hijos.

Un soñador de filmes con sello boliviano

Jorge Ruiz soñaba con otra aventura cinematográfica en las zonas tropicales de Bolivia, como las que caracterizaron la producción de Detrás de los Andes. Tenía también el ambicioso proyecto de filmar un largometraje de ficción sobre la Guerra del Chaco, basándose en los relatos del libro Sangre de mestizos,

de Augusto Céspedes, comentó Alfonso Gumucio Dagrón en una publicación de bolpress.com

1915 Este año se presentó al servicio militar. Y por su condición de agrónomo, se le asignó a 50 conscriptos para dirigir una granja de Tolapalca, Oruro.

1947 Fue el año en que Ruiz, con una cámara filmadora de 8 mm, realizó su primer filme titulado Viaje al Beni.

1949 Filmó La Virgen India en la Isla del Sol, la primera sonora del cine boliviano. Fue exhibida en el cine Tesla de La Paz.

1950 A principios de este año produjo Donde nació un imperio, de 20 minutos, y colaboró Alberto Perrin, y ésta sería la primera película en color.

1951 Ruiz y Roca testimonian la cultura y la naturaleza del mundo autóctono andino en Los Urus, su primer documntal antropológico.

1952 El cineasta se da a conocer mundialmente con su obra mastra Vuelve Sebastiana. El filme es pemiado por el municipio en 1956.

1991 Su obra fue vista en los Ángeles, Estados Unidos en una retrospectiva, al igual que en Buenos Aires Argentina.

2001 Fue distinguido con el Premio Nacional de Cultura y en 2003, el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva realizó un homenaje a la obra cinematográfica.

2006 El Smithsonian >Institute le otorgó a Ruiz La Medalla James Smithson Bicentennnial.Según esta institución el boliviano sumó 109  filmes.// La Prensa

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top