a

El polígamo presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, se casó ayer con Bongi Ngema, que se ha convertido en su actual cuarta esposa, en una ceremonia privada en su localidad natal, Kwanzamala, en el este del país.

Las otras tres cónyuges del presidente: Sizakele Zuma, Nompumelelo Zuma y Thobeka Zuma, asistieron al enlace, informó la prensa local. La ceremonia, que comenzó el viernes, continuó durante la víspera con el “umabo”, un acto en el que la esposa ofrece regalos a la familia del novio.

PoligamiaBongi Ngema, la “cuarta primera dama” del país africano, es una empresaria sudafricana con la que Zuma tiene un hijo de siete años llamado Sinqumo.

Celebración. Aunque se ha convertido en su cuarta cónyuge, se trata del sexto matrimonio de Zuma, pues en el pasado se divorció una vez —de la actual ministra del Interior, Nkosazana Dlamini Zuma— y otra de sus mujeres se suicidó.

Durante la celebración de la boda, tanto las familias de los recién casados como los protagonistas del enlace participaron en el tradicional baile grupal “ukugqumushela”. Toda Kwanxamala fue decorada para la fiesta, para lo cual varios floristas trabajaron dos días completos sin descanso.

Aunque se colocaron multitud de carpas (una de ellas con capacidad para 1.500 personas), la ceremonia del matrimonio en sí contó sólo con 150 invitados, según la prensa sudafricana.

La poligamia del gobernante ha creado un amplio debate en la prensa sudafricana debido a la supuesta carga económica que supone para los contribuyentes.

Pero, la Presidencia aseguró en un comunicado que Zuma correrá con los gastos de la fiesta, que “las esposas pagan sus propios gastos de manutención y alojamiento”, no el Estado, y que las mujeres residen “en viviendas privadas”.// La Razón

____________________________

La poligamia se halla reconocida por la ley

Las familias polígamas y orgullosas de serlo, como la del presidente Jacob Zuma, gozan de reconocimiento pleno en la Sudáfrica de hoy, aunque el hogar a la occidental predomina en este país muy cristianizado.

El Mandatario defiende la poligamia como su “parte de cultura” africana y una manifestación de solidaridad familiar ventajosa para la sociedad: “hay muchos hombres políticos que esconden a sus amantes y a sus hijos para poder decirse monógamos. Prefiero ser franco”, dice. Pero existen pocas familias como la suya en Sudáfrica. Si bien es difícil tener estadísticas recientes, los datos sobre el tamaño de las familias sudafricanas son elocuentes.

Un hogar cuenta ahora con menos de cuatro personas, según datos de 2007 (3,7 personas, contra 4,5 en 1996) y de acuerdo con los sociólogos, la poligamia está poco extendida, incluso entre la mayoría negra y las comunidades mestizas o indias. Un estudio de hace dos años mostraba que las tres cuartas partes de los sudafricanos de- saprueban la poligamia y que el 83% de las mujeres son hostiles a esta costumbre. Marginales, las familias polígamas sin embargo siguen siendo perfectamente reconocidas por la Constitución Política de ese país.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top