a


Gladys, una awicha conocedora de este incómodo problema, nos da algunas pautas para librarnos de él. “Meter en la boca un par de granos de café y chuparlos durante un buen rato refrescará tu aliento, que  no olerá desagradable”, asegura la abuela.

“Si estás fuera de casa, no traes un cepillo de dientes y menos un ramo de perejil que puedas masticar,  arranca en el camino una ramita de pino, ponla en la boca y mantenla debajo de la lengua hasta que busques otra forma de solucionar el problema”, aconseja Gladys.

Consejos prácticosBeber un licor de menta o una infusión tras consumir el diente de ajo, además de brindar frescura a tu boca, te ayudará a mejorar la digestión.También puedes optar por los enjuagues bucales naturales con manzanilla e incluso coca; estas plantas mejorarán tu aliento. Prueba también con un poco de vino tinto, pero hazlo en seguida de haber terminado de probar el último bocado. Te lo agradecerán tus acompañantes.

Ajo

Si bien la mejor forma de no tener aliento a ajo es no consumirlo, antes de eliminarlo, considera que es un alimento que ayuda a mejorar la circulación, bajar el colesterol y perder peso. 

Leche

Si pese a haberte enjuagado la boca con pasta dental tu aliento a ajo permanece, bebe un vaso de leche tibia.// La Razón

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top