a

Cuando el reloj marcaba las 17.00 en la sede de Gobierno, la columna de marchistas del Consejo Nacional del Sur (Conisur), entraba por la fuerza a la plaza Murillo provocando agresiones a camarógrafos, periodistas y policías.

Esta situación dejó como saldo 26 heridos, quedando entre ellos lesionados un reportero de Gigavisión y dos camarógrafos, uno de Fides Tv y Bolivisión, civiles y efectivos del orden.

A pesar del cierre de las cuatro esquinas de la plaza, los uniformados no pudieron dispersar a los manifestantes.

Al ingreso de la columna de marchistas, se vio indiferencia y apatía de la población paceña, un panorama totalmente distinto cuando el 19 de octubre del año pasado hicieron su ingreso los indígenas que defienden el Tipnis que fueron recibidos por héroes.

Presidente se reunió con ellos.  Al promediar las 19.00, los  originarios del Conisur, quienes según líderes de la Confederación Indígena de Bolivia (Cidob) son funcionales al masismo, se reunieron con el presidente Evo Morales y algunos de sus colaboradores del gabinete ministerial.

Los representantes del Conisur, una vez reunidos, volvieron a insistir que quieren la abrogación de la Ley 180 o Ley Corta, que prohíbe la construcción de una carretera por el centro del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

Por su parte, el Jefe de Estado lamentó la ausencia de los medios de comunicación y de las instituciones defensoras de los derechos humanos, como la Defensoría del Pueblo y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, entre otros, durante la marcha.

El presidente explicó a los marchistas del Conisur que "salvó" su responsabilidad como Gobierno al garantizar los recursos económicos para construir el tramo II y toda la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos.

"Lamento mucho esas dificultades, sin embargo, ese tema es un problema de ustedes. También expresé mi preocupación pública sobre el tema del camino, ustedes decidan si no quieren díganme no queremos y vamos a respetar, eso también se llama gobernar obedeciendo al pueblo", expresó.

Por su parte, el dirigente de Conisur, Gumercindo Pradel, dijo que no se irán de La Paz con las manos vacías porque ellos quieren carretera.

Cidob aceptó dialogar en 20 días. La dirigencia de la Subcentral del Tipnis, Fernando Vargas, aceptó la invitación del defensor del Pueblo, Rolando Villena, para iniciar un diálogo con los representantes de la marcha del Conisur.

En una carta dirigida a Villena, Fernando Vargas plantea que ese eventual encuentro cuya fecha será definida más adelante, se realice en oficinas de la Subcentral del Tipnis, en Trinidad.

Villena destacó la respuesta de la dirigencia indígena, pues considera importante que se abra un diálogo entre ambas partes y evitar la desunión de los pueblos indígenas de tierras bajas. Por otro lado, un grupo de indígenas de tierras bajas que defienden el Tipnis, se encuentran en La Paz haciendo vigilia ante cualquier intento de reformar la Ley Corta.

Para reformar debe haber una consulta

Así lo comentó el director de fundación tierra, Gonzalo Colque. argumentó que el pedido del Conisur va en contra del logro de sus organizaciones dirigenciales.

40 Días
Es el tiempo que duró la caminata del Conisur desde Isinuta (Cochabamba) hasta la sede de Gobierno.

26 Heridos
Es el resultado entre indígenas, periodistas y policías  cuando ingresó la marcha a la plaza Murillo.

Punto de vista: Carlos Cordero - Analista político

La marcha del Tipnis tuvo simpatía generalizada y la del Conisur pasó desapercibida'

“Hay varios elementos que diferencian la marcha del Tipnis que llegó en octubre a La Paz a la del Conisur que llegó hoy (ayer).

La marcha del Tipnis tuvo simpatía generalizada y fueron recibidos como héroes y la del Conisur pasó desapercibida.

Los del Tipnis tuvieron un apoyo espontáneo de la población, sin embargo, los  del Conisur son rechazados. La marcha del Tipnis fue de carácter nacional y la del Conisur es sectorial de un grupo de sindicatos cocaleros y funcionarios gubernamentales.

Además, la del Tipnis fue combatida por el Estado y la del Conisur es fomentada por el Gobierno”.// El Día

____________________________________

Evo dice que Legislativo anulará ley del TIPNIS si hay un acuerdo

Una delegación de la movilización ingresó al Palacio de Gobierno a las 19.20, y a las 20.05 empezó el encuentro que fue transmitido por el gubernamental canal 7, BTV. Morales valoró en la reunión el esfuerzo de los marchistas y dejó establecido que la decisión sobre la carretera está en manos de los indígenas, aunque dijo estar de acuerdo con el pedido de anulación de la ley corta.

Después de descansar entre el sábado y el domingo en Senkata, la columna de la marcha del Consejo Indígena del Sur (Conisur) inició a las 07.00 de ayer la caminata rumbo a la sede de gobierno. Flanqueada por campesinos Ponchos Rojos, de Achacachi, la columna caminó el último tramo hacia su objetivo en medio de muestras de apoyo, de indiferencia y aisladas rechiflas.

Caminaron por la avenida 6 de Marzo de El Alto, para luego tomar la autopista (nexo El Alto-La Paz), la avenida Kollasuyo y finalmente la avenida Montes, para llegar hasta el centro del poder político. Funcionarios de la Alcaldía de El Alto entregaron bolsas de jugo a niños y mujeres que  mostraban los primeros signos de cansancio, calambres y dolores musculares debido a la caminata.

El dirigente del Conisur, Gumercindo Pradel —quien recibió la declaratoria de “Huéspedes Ilustres” de manos del alcalde alteño, el masista Édgar Patana—, aseguró a los periodistas que sólo abandonarán La Paz una vez que logren la anulación de la ley corta, que vetó la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), que también fue declarado intangible.

La norma cuestionada fue aprobada como consecuencia de la marcha liderada por la Confederación de Indígenas del Oriente Boliviano (CIDOB) que, a diferencia del Conisur, fue recibida por una masiva movilización ciudadana.

Morales aseguró que hoy llegaron 37 corregidores de igual número de poblaciones del TIPNIS, mientras que en la marcha, realizada entre agosto y octubre, no se registró este nivel de representación. “Con este sacrificio no podemos volver con las manos vacías, tenemos que lograr la carretera con la anulación de la ley corta”, sostuvo en su intervención Pradel, quien marcó la línea de los discursos en instalaciones del Palacio.

A las 17.00, los indígenas rompieron el cerco policial que resguardaba el centro del poder político e ingresaron hasta la plaza Murillo, dejando cuatro periodistas y 20 policías heridos. Uno de los dirigentes hizo referencia al hecho en la reunión del Palacio, pero sólo para deslindar responsabilidades.

Morales leyó la plataforma de demandas del Conisur, entre las que está la construcción de la vía por el parque, el reconocimiento de las subcentrales TIPNIS, Sécure y Oromomo; obras de salud y educación, prohibición de nuevos asentamientos humanos en el área del parque y su delimitación.

Posición. El Presidente anunció que atenderá las demandas de los marchistas, pero en lo referente a la carretera explicó que “un grupo de hermanos se oponen, por lo que es un problema entre ustedes”. La construcción de la infraestructura vial está dividida en tres tramos. El proyecto del tramo II está paralizado a partir de la vigencia de la ley corta, porque pasaba por el TIPNIS. La Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) presentó seis alternativas de trazo, pero advirtió dificultades que hacen inviable una ruta alterna.

Morales explicó a Pradel que  “la Asamblea (controlada por el oficialismo) anulará inmediatamente” la ley corta, si logran un acuerdo en este sentido con los dirigentes de la CIDOB, entre ellos Adolfo Chávez y Fernando Vargas. Añadió que los marchistas “tienen toda la razón de anular la ley corta”, porque no garantiza el derecho a la consulta, mientras que la intangibilidad afecta a sus derechos.

Vargas respondió anoche que alistan una marcha si el oficialismo en el Legislativo da curso al pedido de abrir el debate de la ley corta.

La marcha, que partió de Isinuta, Chapare, el 20 de diciembre, fue engrosada por sectores afines al oficialismo como mujeres campesinas Bartolina Sisa, Ponchos Rojos, funcionarios de la comuna alteña y de la Gobernación de La Paz. Mientras tanto, en el oficialismo plantean zanjar el conflicto a través de una consulta en el TIPNIS o un referéndum en Cochabamba y Beni. Al finalizar la reunión con el Presidente, los indígenas abandonaron la plaza Murillo.

Marcha hacia la ciudad

Abucheo

Poco después de que la Alcaldía de El Alto entregara a los indígenas del Conisur la declaratoria de “Huéspedes Ilustres”, un grupo de personas abucheó a los marchistas desde lo alto de una pasarela.

Periodistas 

En la plaza Eguino, personas que se sumaron a la movilización agredieron verbalmente a los trabajadores de la prensa. “Vendidos a la derecha”, increpaban a quienes cubrían la marcha.

Servil

El defensor del Pueblo, Rolando Villena, dio alcance a la marcha indígena en la avenida Kollasuyo e ingresó a la urbe paceña. Fue recibido por los indígenas, pero los Ponchos Rojos —que resguardaban la movilización— lo agredieron verbalmente. Algunos dirigentes lo calificaron como “servil a la derecha política”.

Apoyo

En cuatro buses llegó el domingo un grupo de personas de Isinuta y de diferentes zonas del Chapare para engrosar la marcha del Conisur.

Abogan por el diálogo

La Iglesia Católica y el Defensor del Pueblo coincidieron en abogar por el diálogo para resolver el conflicto generado entre sectores indígenas por la construcción de la carretera interdepartamental entre Villa Tunari y San Ignacio de Moxos por el TIPNIS. Monseñor Jesús Juárez pidió evitar enfrentamientos en el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), observancia de derechos ya adquiridos y respeto a la tierra y al ecosistema.

El defensor del Pueblo, Rolando Villena, espera que los sectores en conflicto acuerden un espacio de diálogo para resolver sus diferencias. Añadió que recibió la información de que dirigentes de la CIDOB bajarán a las bases del parque para explicar el contenido de la ley corta del protección del TIPNIS. “Sin embargo, nosotros estamos dispuestos a llevar adelante la reunión una vez concluido nuestro recorrido por las comunidades”, refiere parte de una misiva de la CIDOB al Defensor, según ANF.

En el MAS plantean consulta para la ruta

En filas del oficialismo en la Asamblea Legislativa surgen propuestas como modificar la ley corta o viabilizar una consulta para zanjar el conflicto indígena por la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por el  Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

El senador del Movimiento Al Socialismo (MAS) Fidel Surco es partidario de dar curso a una consulta, porque considera que la eventual modificación de la ley desataría otro conflicto con la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente  Boliviano (CIDOB).

El también diputado oficialista Javier Santibáñez sostiene que a través de una consulta los habitantes del parque deben definir si va o no la carretera por su territorio.  En octubre de 2011, el Gobierno promulgó la ley corta que prohíbe la construcción de carreteras  por el TIPNIS, que fue declarada zona intangible. Indígenas del Consejo Nacional de Indígenas del Sur (Conisur) arribaron ayer a La Paz demandando la modificación de esa norma.

El jefe de bancada del MAS en la Cámara Baja, Roberto Rojas, señaló que no está en planes del Gobierno abrogar la ley, sino buscar su modificación sobre la base de la concertación. “Vamos a ver como Asamblea Legislativa los mecanismos de solución”, insistió. La senadora de la opositora Convergencia Nacional Carmen Gonzales calificó a la marcha del Conisur como ilegítima.// La Razón

_______________________________

Marchistas fueron recibidos por la población con apatía

    Los marchistas del Conisur, que demandan la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por medio del TIPNIS, afrontaron un recibimiento indiferente de la población paceña tras 41 días de caminata.

    Luego de haber recibido la declaratoria de Huéspedes Ilustres por el Gobierno municipal del El Alto y tras ser recibidos por organizaciones afines al MAS en cercanías de El Alto, el descenso a la sede de Gobierno no tuvo las mismas características, pues la gente no salió a aplaudir y sólo se limitó a mirar, hubo rechiflas y enfrentamientos verbales.

    A las 12:30, la columna llegó al Cementerio con pocas expresiones de solidaridad.

    Desde el sector de la Garita de Lima la caminata se hizo más lenta al punto de que hasta la plaza Eguino se tardó 45 minutos.

    En el recorrido hubo pocas muestras de apoyo, pero nada comparado con la apoteósica bienvenida de la ciudadanía a la marcha en defensa del TIPNIS que llegó el 19 de octubre.

    Unos 15 niños fueron llevados en una camioneta del Servicio Departamental de Salud porque tenían los pies muy lastimados y requerían atención médica.

    Dirigentes de la Federación de Justas Vecinales de El Alto y los ponchos rojos resguardaron a los indígenas en el trayecto.

    Los marchistas bajaron de El Alto por la avenida Naciones Unidas, el Cementerio, la plaza Eguino y la avenida Montes antes de llegar a las calles Comercio y Yanacocha donde se toparon con un resguardo policial.

    En inmediaciones de la plaza Murillo, el viceministro César Navarro dialogó con los marchistas para comunicarles que el presidente Evo Morales los recibirá a las 18:00 de ayer.

    Esto indignó a los indígenas que tenían previsto ingresar a la plaza. Ninguna explicación calmó el ánimo de los nativos que se consideraron discriminados, pues la marcha del TIPNIS en octubre sí ingresó a la plaza.

    Los indígenas comenzaron a presionar por la fuerza y rompieron la barrera policial a punta de forcejeos, palos, piedras y otros objetos. Conseguido su objetivo y dejando varios heridos a las 17:00, dieron vueltas en la plaza Murillo, sacaron sus banderas y lanzaron consignas para que se derogue la ley corta de protección del parque TIPNIS.

    Apuntes para destacar

  • Distinción Los marchistas del Conisur fueron declarados Huéspedes Ilustres por el gobierno municipal de El Alto, controlado por el MAS.
  • Llegada Los marchistas llegaron cerca de las 12:30 al Cementerio general.
  • En la plaza Murillo La marcha llegó cerca de las 14:00 a inmediaciones de la plaza Murillo donde se encontró con una barrera policial.
  • Violencia A las 17:00 se enfrentaron a la Policía y agredieron a periodistas. // Página Siete

___________________________

Indiferencia ante el ingreso del Conisur

Los marchistas ingresaron en la plaza Murillo después de forcejear durante dos horas.

Con indiferencia recibió la ciudad de La Paz a los marchistas del Consejo Indígena del Sur (Conisur), quienes exigen la anulación de la Ley de Protección del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), que ingresó ayer al mediodía en el centro de la sede del Gobierno.

El 20 de diciembre, en la localidad de Isinuta, en el trópico de Cochabamba, comenzó la marcha del Conisur para exigir la apertura de la carretera San Ignacio de Moxos-Villa Tunari.

La columna contó con el apoyo de la Gobernación de Cochabamba, las seis federaciones de cocaleros del Chapare y de los colonizadores.

Durante la movilización de 42 días, los participantes recibieron apoyo del Ejecutivo de forma directa o mediante las alcaldías que son dirigidas por el MAS y también se armaron campañas de solidaridad desde las gobernaciones en La Paz y Oruro.

Sin pena ni gloria. “Nos prometieron una recepción con mucha gente que nos esperaría y no vemos a nadie. Sólo los ‘pochos rojos’ y nadie más”. El lamento fue de una de las marchistas, que no reveló su nombre. Dijo que su reserva obedecía a una instrucción de sus dirigentes.

La marcha comenzó a desplazarse hacia las 08.00 por la avenida 6 de Marzo de El Alto, a unos 14 kilómetros de la plaza Murillo.

Al llegar al cruce a Viacha, el alcalde alteño, Édgar Patana, declaró “huéspedes ilustres” a los caminantes y les entregó un lote de víveres.

La marcha del silencio. El descenso hacia la hoyada se hizo casi en silencio hasta que en el peaje de la Autopista se unieron, como “grupo de seguridad”, 150 “ponchos rojos” y una delegación de mujeres campesinas. Después de avanzar un par de kilómetros por esa vía, por decisión de la Policía, el contingente pasó a la avenida Naciones Unidas.

Los dirigentes se mostraron nerviosos y detuvieron constantemente el avance por las supuestas agresiones que podían recibir, aunque no hubo ni ataques ni aplausos.

Al ingresar en la avenida Kollasuyo, los transeúntes vieron con curiosidad e indiferencia el paso, sólo algunos funcionarios de la Gobernación se trasladaban cada cuadra para lanzar vivas a los marchistas.

En inmediaciones del Cementerio General, un grupo de militantes del MAS se unió a la marcha con una pancarta de la Federación de Juntas Vecinales de La Paz. Al ver a este núcleo, la expresión de los marchistas cambió y hubo quienes comenzaron a gritar consignas como: “Muera la Ley 180”, “carretera sí, ley corta no”, pero el entusiasmo duró poco, porque al alcanzar la plaza Garita de Lima, los comerciantes no reaccionaron.

Al concluir la avenida Tumusla, un grupo de funcionarios públicos entregó globos de colores a los niños.

El recorrido continuó por las avenidas Pando y Montes, además de las calles Ingavi y Yanacocha. La marcha se detuvo en la intersección de las calles Comercio y Yanacocha alrededor de las 13.30 e intentó ingresar en la plaza Murillo para montar una vigilia frente al Palacio de Gobierno. Después de dos horas de forcejeos, logró su objetivo.

2.500 marchistas, según el dirigente Gumercindo Pradel, participan en la movilización del Conisur.

El presidente Evo Morales recibió a los representantes de la marcha del Conisur y les dijo que la anulación de la Ley 180 será consecuencia de un acuerdo interno de los indígenas, y que antes de exigir su derogación, la colectividad que marchó debe reunirse  con los dirigentes de la Cidob. Los convocó a un encuentro hoy con el Ministro de la Presidencia para que le expongan otras exigencias y organicen una estrategia para lograr sus objetivos.

Por más de dos horas, dirigentes y corregidores del sector afín al Gobierno reiteraron su posición de que la “única manera de tener desarrollo, salud y educación” es a través de la construcción de la carretera. También atacaron a la directiva de la Cidob.

Las exigencias de la marcha

CARRETERA
El primer punto de los movilizados es la construcción de la carretera que debe atravesar por el TIPNIS.
SALUD
Mayor presencia del Estado en el TIPNIS y la inmediata construcción de hospitales y escuelas.
REPRESENTACIÓN
Los dirigentes de la movilización desconocen a la dirigencia de Adolfo Chávez en la Cidob.
DIÁLOGO
Los 37 corregidores de la marcha se entrevistaron anoche en el Palacio de Gobierno con el Presidente.// La Prensa

____________________________________

Indígenas golpean y hieren a 4 periodistas y 20 policías

“Empezaron a llover objetos de plástico y cáscaras de plátano... en un segundo me impactó en el rostro una piedra bastante grande que me quebró dos dientes. El impacto fue fuerte, un oficial me socorrió y me llevó hasta un restaurante para lavarme el rostro que estaba con sangre”, relató la periodista de Gigavisión, Gelga Velasco, al programa de Cadena A. 

Los camarógrafos de Fides TV; Carlos Saavedra, de Bolivisión; y Miguel Carrasco, reportero gráfico de La Razón, también fueron víctimas de la violencia. Carrasco recibió una pedrada en la mano derecha que dañó también el equipo de fotografía. “Estábamos haciendo las imágenes de la movilización que quería entrar a la plaza Murillo, alcé mi cámara y de repente sentí la pedrada que me pegó en la nariz”, sostuvo Saavedra, visiblemente adolorido por el impacto.

Los marchistas, apoyados por sectores afines al oficialismo como las mujeres Bartolina Sisa y los interculturales, concentraron sus fuerzas en la calle Comercio, donde estaba un contingente de uniformados que impedía que los marchistas ingresen a la plaza Murillo. Arrojando piedras, a golpe de palos, puñetes y patadas, los indígenas lograron romper el cerco.

“Sí, hemos sido rebasados. Hemos tenido como 20 policías contusos que están en el hospital Virgen de Copacabana para su atención”, informó el comandante departamental de la Policía de La Paz, Alberto Aracena.

Escudos.  Una vez que rompieron el cordón policial, decenas de marchistas ingresaron al centro del poder político. Arrebataron a los uniformados dos escudos antidisturbios, que fueron exhibidos como trofeos. Minutos después fueron devueltos al Comandante Departamental de la Policía.

El dirigente del Conisur Gumercindo Pradel reclamó el porqué no los dejaron entrar a la plaza, teniendo en cuenta —dijo— que la marcha liderada por la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (CIDOB) ingresó e hizo una vigilia en ese lugar.  “Nos dijeron que teníamos que ir por otro lado (vías aledañas), ¿cómo la otra marcha, que ni siquiera era pacífica ni representaba a los indígenas del TIPNIS, ha ingresado?”, cuestionó.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, sugirió la mañana de ayer a los dirigentes marchistas no pretender ingresar al Kilómetro 0. “No creemos necesario que estén en la plaza Murillo, porque es un lugar donde residen importantes instalaciones de los máximos poderes públicos del país, los cuales requieren un trabajo en condiciones normales”, sostuvo. La dirigencia del Conisur sostuvo ayer una reunión con el presidente Evo Morales en el Palacio de Gobierno. Tras el encuentro, aquellos que estaban en la plaza abandonaron el lugar con rumbo a los albergues preparados.

Diputados e indígenas

Reunión

El jefe de Bancada del MAS en Diputados, Roberto Rojas, informó que hoy recibirían a los indígenas del Conisur para tratar sus pedidos. El presidente Evo Morales dijo que un equipo de ministros sostendrá una reunión con los indígenas.

CIDOB advirtió que ‘no hay nada que dialogar’

La Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (CIDOB), contraria a la marcha y demanda del Conisur, advirtió con una nueva marcha si el Legislativo abre el debate sobre la ley corta de protección del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). Además, anunció una vigilia y rechazó cualquier intento de diálogo con la dirigencia de la marcha, aunque el defensor del Pueblo, Rolando Villena, informó de una disposición al diálogo.

El dirigente de la CIDOB Adolfo Chávez informó ayer que explicarán en las poblaciones del parque el contenido de la ley de protección del parque, aprobada en octubre como consecuencia de la marcha de Trinidad a La Paz.

Para Gumercindo Pradel, dirigente del Consejo Indígena del Sur (Conisur), el diálogo debió concretarse en La Paz.  Fernando Vargas, presidente de la Subcentral del TIPNIS, insistió en que no sostendrán ningún acercamiento con los marchistas. “No hay nada que dialogar, cualquier diálogo será en nuestras oficinas”, sentenció Vargas.

Chávez sostuvo, desde Trinidad, que si se insiste con la modificación de la ley corta convocarán a la IX marcha indígena. La VIII marcha obligó al presidente Evo Morales a promulgar, en octubre de 2011, la norma de protección del parque, que además fue declarado intangible. En contacto con radio Erbol,

Vargas anunció la llegada de una comitiva del TIPNIS a La Paz para instalar una vigila si es que la Asamblea Legislativa inicia el tratamiento de una norma que modifique la norma en cuestión. Chávez responsabilizó al Gobierno de lo que pueda pasar si hay cambios en la norma. “Cuidado que el Gobierno después diga: ‘No sabíamos de lo que podía pasar’”, advirtió, mientras que en el MAS plantean una consulta o referéndum.// La Razón


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top