Ticker

6/recent/ticker-posts

Header Ads Widget

Cambio de Gabinete de Evo Morales: Los que se van, los que siguen y los que llegan

El presidente Evo Morales posesionará a sus nuevos colaboradores después de rendir su informe por el segundo año de su segundo mandato.

Pugna sin cuartel por los ministerios. Siete ministros se preparan para dejar el gabinete, la continuidad de seis se mantiene en duda y otros siete parecen tener asegurada la ratificación en sus cargos.

Ministros de gobiernoPalacio fue, durante los anteriores días, un hervidero de versiones de todo tipo, y aunque las cosas pueden variar a último momento, una fuente política resumió lo que puede ocurrir en los siguientes días, información que fue ratificada por otras autoridades aún en funciones.

Se conoce, sin embargo, que algunos de esos cambios deberán ser resultado de negociaciones con organizaciones sociales.

LOS QUE SE VAN. Wálter Delgadillo, titular de Obras Públicas, debe someterse a una intervención quirúrgica lo antes posible, por lo que no puede continuar en funciones. Roberto Fernández Saucedo, de Unidad Cívica Solidaridad, se perfila como su sucesor.

José Luis Gutiérrez, responsable de Hidrocarburos y Energía, perdió el respaldo político que le brindaba el expresidente del Senado, René Martínez, y algunas de sus actitudes disgustaron. Un representante del oriente será el nuevo titular del área.

Nardi Suxo, de Transparencia, se alejará del entorno presidencial. La Ley Anticorrupción, de la que es gestora, es una de las causas, pues la norma es resistida inclusive en esferas del oficialismo.

Iván Canelas, quien está a cargo de Comunicación, fue recientemente sometido a una operación de rodilla y sufrió un marcado proceso de desgaste personal. Adalid Contreras Baspineiro puede ser la nueva autoridad.

Se dice que las personas son dueñas de sus silencios y esclavas de sus palabras. Se mencionó que Elizabeth Salguero, a quien se le confió el despacho de Culturas, hizo algunos comentarios sobre la represión a los indígenas en Yucumo, y éstos llegaron a oídos del Primer Mandatario. Organizaciones sociales quieren el cargo.

Claudia Peña, ministra de Autonomías, pagará la factura por la violencia desatada en Yapacaní. Por ello, también se va.

NO SE VAN. A pesar de las versiones en sentido de que su salud sufrió algún deterioro, el canciller David Choquehuanca se quedará en el gabinete y tiene posibilidades de adquirir mayor influencia política.

Rubén Saavedra Soto demostró eficiencia en Defensa y permanecerá en sus funciones.

Viviana Caro se ganó un importante espacio desde la cartera de Planificación del Desarrollo por su amplio conocimiento en materia de gestión pública.

Sobre Luis Alberto Arce pesan serias observaciones, pero mantiene la ingeniería económica y financiera del Gobierno, por lo que seguirá en el cargo.

Ana Teresa Morales, de Desarrollo Productivo, cumplió un buen papel en el control de precios de productos de la canasta familiar y se ganó, así, la ratificación.

Mabel Monje, a pesar de algunos problemas en el inicio de su gestión al frente de Agua y Medio Ambiente, se movió hábilmente en las anteriores horas y neutralizó a sus posibles sucesores entre la dirigencia alteña.

Todo indica que el ministro de Educación, Roberto Aguilar, continuará en funciones porque aún debe implementar la Ley Avelino Siñani-Elizardo Pérez.

EN EL LIMBO. José Pimentel, de Minería, puede irse. Operadores políticos ofrecieron el cargo a José Hoyos, delegado de la COB ante el Directorio de la Caja de Salud y trabajador de Huanuni. Se cree que puede evitar conflictos con el sector, aunque los cooperativistas reclaman esa plaza.

Sobre la ministra de Salud, Nila Heredia, no pesan argumentos ni a favor ni en contra; mientras que el titular de Trabajo, Daniel Santalla, sólo parece tener el apoyo de una pequeña organización alteña, y Nilda Copa, de Justicia, está dispuesta a dejar el gabinete ministerial, sin problemas.

20 despachos forman el gabinete ministerial, aunque la ley autoriza a crear ministerios sin cartera.

Las piezas para un enroque. El 27 de septiembre del año pasado, Wilfredo Chávez fue posesionado como ministro de Gobierno. Cuatro meses después, es uno de los hombres con que cuenta el presidente Evo Morales para ubicarlo en otro espacio de su equipo de colaboradores, a pesar de que despierta susceptibilidad por su actuación en el conflicto de Yapacaní. Abogado de profesión, Chávez parece ser el indicado para dirigir el Ministerio de Justicia, aunque para ello será necesario negociar con la Confederación de Mujeres Bartolina Sisa, a la que se ofrecerá la cartera de Culturas, en cuyo caso, Felipa Huanca, la principal dirigente de la entidad, puede ocupar esa cartera.

Ante esa circunstancia, el sociólogo, periodista y analista político Hugo Moldiz se perfila como el candidato a suceder a Chávez en Gobierno.

Proveniente de las filas del Partido Socialista-1, Moldiz ya fue mencionado en enero de 2006 como posible titular de ese despacho, aunque Alicia Muñoz fue la designada.

OTRAS CARTERAS. Nemesia Achacollo, de Desarrollo Rural y Tierras, parece haber perdido el respaldo de las organizaciones sociales, que cuestionaron sus acciones y exigieron, en determinado momento, su renuncia, pero no hay un acuerdo sobre su sucesora o sucesor.

Finalmente, se reconoce que Carlos Romero es un hábil operador político, pero ante la salida de Claudia Peña, puede retornar a Autonomías, ante lo que Wilfredo Chávez se perfila también para desempeñar esas funciones.// La Prensa

Publicar un comentario

0 Comentarios