a


La Vespa GTS 300 Super Sport, es una nueva demostración de lo provechosas que pueden llegar a ser las sinergias dentro del grupo Piaggio. Si por un lado Vespa aporta la historia y los modelos en los que inspirarse (GS, 180 SS o T5 Pole Position), por el otro se saca provecho de la gran mecánica de 278 cc. En este caso, la combinación deja un scooter realmente deportivo.

Esta moto se distingue no sólo por unas prestaciones considerables y unos colores y acabados acordes con ellas, sino también por unas medidas muy generosas que al principio sorprenden. Ni rastro del pequeño scooter que siempre ha sido.
ScooterAquí hablamos de un scooter grande, con aplomo, que combina a la perfección las soluciones tradicionales de la familia como el chasis monocasco en acero y la suspensión de brazo oscilante con otras más modernas y comunes, como el cambio automático y el motor en posición central.

El resultado es un scooter divertido que emana estilo por todos los rincones, capaz de salir como un rayo del semáforo y de hacernos sonreír más de lo esperado.

Pero ser la Vespa más potente y rápida de toda la historia también repercute en el precio: 4.839 euros que, eso sí, no parecen ser una barrera insalvable, ya que la familia GTS Super ya ha superado las 100.000 unidades vendidas desde su llegada en 2006. Algo tendrá, además de encanto.

Intencionadamente deportiva

La chapa en acero tan característica de todas las Vespa, que además de aportar rigidez al conjunto hace posible esa forma de avispa tan característica - con el culo gordo y la cintura estrecha -, se distingue en la GTS 300 Super Sport por estar recubierta de una tonalidad negro mate que realza su carácter, en este caso intencionadamente deportivo.

Además, la presencia de detalles en color rojo, como el muelle del brazo oscilante delantero o las letras S en el contra escudo, logran un gran contraste y le sientan de maravilla.

En la misma línea de imprimirle toques deportivos, la inclusión de entradas de aire por los cuatro costados o las llantas de cinco brazos, que quedan completamente visibles por el lado derecho, potencian igualmente su figura.

Por contraste, también encontramos algunos detalles cromados que aportan un punto clásico y elegante que a una Vespa siempre le encaja: la brillantez de las asas para el acompañante, de la rejilla en el frontal, del ribete que rodea el faro delantero así como gran parte del chasis, e incluso de los mismos retrovisores o de las chapitas distintivas del modelo le dan un punto de sobriedad y clase al que una Vespa, sea el modelo que sea, no debe renunciar.

Tamaño XL

Las Vespa de toda la vida nunca han ofrecido capacidad de carga bajo el asiento, aunque siempre lo han compensado a su manera con una guantera espaciosa. La GTS 300 SS es todo lo contrario: una guantera más pequeña de lo habitual, aunque igualmente práctica, y un espacio más que aceptable en un baúl que debido a su forma alargada y estrecha es muy útil para nuestras pertenencias aunque del todo insuficiente para un casco integral.

Es decir, que el depósito de combustible de 9 litros se ha situado cuidadosamente para no comprometer el espacio disponible en el cofre y a la vez facilitar el acceso al motor porque dicho cofre se puede sacar fácilmente, sin herramientas.

Pero la disponibilidad de espacio, evidente en este caso, tiene muchas otras ventajas a nivel de confort. De hecho esta Vespa es de medidas tan generosas que se hace realmente cómoda en todos los sentidos imaginables: el espacio para las piernas es muy amplio y del todo válido para cargar con bolsas (se incluye un gancho), el manillar queda arriba y bastante lejos y por último el asiento es largo, ancho y muy agradable al tacto.

La GTS 300 Super Sport es, con 22 cv de potencia y 22,5 Nm de par, una Vespa con mucho carácter y sin ningún complejo.

Muy capacitada

La alta sensibilidad al gas es una pista más de que su deportividad es algo más que simple apariencia: la GTS 300 sorprende por sus enérgicas aceleraciones, siendo en realidad bastante complicado seguirle la estela cuando juega en su terreno predilecto, que es, por supuesto, la ciudad.

De hecho la Vespa siempre ha sido un vehículo con vocación urbana, aunque las prestaciones y el mayor tamaño de la GTS Super Sport, junto con unas ruedas de 12 pulgadas y no de 10, la convierten en un scooter más seguro y estable para defenderse mínimamente en carretera.

Aun así, lo realmente divertido y práctico en ella es su sacer provecho de su gran agilidad, fruto tanto de las ruedas de pequeño diámetro como de una distancia entre ejes corta, de 1.370 mm. Es decir, que moverla entre coches es muy fácil pese a sus dimensiones, y más con la ayuda de un asiento a 790 mm de suelo.// 20minutos.es

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top