a


Uno de los objetivos del hospital es enseñar a la gente cómo asearse.

El Hospital Juan XXIII, de Munaypata, lleva adelante una campaña de limpieza nasal, importante para prevenir diferentes tipos de afecciones en esta parte del cuerpo.

Las enfermedades que previene. El doctor Erwin Rivera explicó que científicamente se ha demostrado que esta práctica, que se realiza en forma muy sencilla, “es la mejor medida para mantener la salud de las vías respiratorias superiores”.

Los lavados nasales previenen las infecciones respiratorias altas, tratan infecciones agudas y crónicas de la nariz y sus senos. De esta manera se disminuye el uso de medicamentos en enfermedades otorrinolaringológicas.

Los últimos consensos internacionales, dice el otorrino, consideran la irrigación nasal como una medida fundamental en el tratamiento de la rinusinusitis, un mal que tiene una alta incidencia en la población del altiplano, por el tipo de ambiente en la región.

En esta parte del país, la gente vive en un ambiente seco y tiene el escaso hábito de consumir agua pura diariamente, lo cual es recomendado para mejorar la humedad del cuerpo y, por ende, de las fosas nasales.

La necesidad de aprender. El objetivo de la campaña, según Rivera, es principalmente enseñar a la población a realizar los lavados nasales y concienciar sobre la responsabilidad que tienen los individuos en mantener su salud con medidas sencillas y efectivas en las vías respiratorias.

Durante la limpieza, el paciente aprenderá cómo debe realizar por sí mismo esta tarea y, por lo tanto, podrá hacerlo periódicamente, según sus hábitos y el lugar donde vive.

La campaña permanecerá hasta el 22 de diciembre.

2 semanas más estará abierta la campaña en el  Hospital Juan XXIII para dar la capacitación.

Una antigua tradición. Los lavados nasales se conocen desde el tiempo del sistema ayurvédico, hace más de 2.000 años.

Se creía entonces que esta práctica ayudaba a purificar los pensamientos, por lo que era común.

Un tema olvidado. Actualmente, la gente no tiene el hábito de realizar limpiezas nasales periódicamente; basta con un pañuelo durante los resfríos, según médicos.

El aseo de los niños debe ser muy delicado

LOS MÁS PEQUEÑOS

Se debe tener mucho cuidado al limpiar la nariz de los niños lactantes o de los que aún no saben soplar.

CUIDADO

Se recomienda utilizar suero fisiológico, agua tibia con sal y azúcar y cotonetes muy delgados.   

FIRMEZA

Es preferible, sin embargo, no introducir nada en la nariz del niño, sólo el líquido recomendado. SUPERFICIAL

El cotonete o aplicador de algodón debe limpiar sólo lo que está en las narinas, nunca lo que está adentro.   

DELICADEZA

En niños más grandes es necesario pedirles que soplen suavemente; si no resulta, es mejor no insistir.// La Prensa

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top