a


Crece la tensión entre el Gobierno y la marcha del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis). Ayer los dirigentes de la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG) Magali Vargas y Pablo Ibáñez fueron detenidos por la Policía acusados de robo de una camioneta, cuando compraban víveres en Yucumo, y trasladados a la ciudad de La Paz. En tanto, otra camioneta con víveres del Foro Boliviano del Cambio Climático fue secuestrada el sábado por colonizadores de Yucumo, quienes mantienen bloqueado el ingreso a ese municipio hace 15 días.

El presidente del Consejo de Capitanes Guaraníes, César Aguilar, convocó a cerrar las rutas que conectan el sur y este de Bolivia con Argentina desde la medianoche de ayer, en apoyo a la marcha.

Mientras, el ministro de Obras Públicas, Wálter Delgadillo, declaró ayer  que se debería realizar un plebiscito en el Tipnis para acabar con las imposiciones sindicales.

En medio de los arrestos ocurridos ayer, la tensión en Yucumo y el asedio policial, el destino de la marcha era todavía incierto hasta ayer en la noche, al cierre de esta edición.

El presidente del la APG, Celso Padilla, confirmó ayer que dos de sus compañeros fueron detenidos y pidió al Gobierno dejar a un lado la intimidación y la provocación "si quiere reanudar las conversaciones".

Padilla negó que se trate de un robo y señaló que esa camioneta había sido comprada por el Pueblo Guaraní con dinero perteneciente al Fondo Indígena. "En 2008 y 2009 cinco ministerios manejaron 2 millones 300 mil dólares para apoyar al desarrollo productivo de la región y hasta hoy no rindieron cuentas", dijo Padilla y aclaró que la rendición de estos gastos es uno de los puntos que se encuentra en su pliego de peticiones. Detalló que la camioneta secuestrada por el Gobierno se compró con una parte de ese dinero.

El dirigente guaraní denunció que los equipos de inteligencia del Gobierno han estado vigilando y tomando fotografías de los dirigentes y de los vehículos que apoyan la marcha. "Seguramente han dado con la placa de esta camioneta para secuestrarla. Le pedimos al Gobierno que no atente contra el pueblo guaraní", dijo el dirigente, quien pidió también al Gobierno parar el bloqueo de Yucumo.

Acoso y dinamitazos

Ayer un grupo de 60 a 70 personas bloqueaba el ingreso a Yucumo. Se organizaron para pedir identificación a la gente que consideraban como “sospechosos” y revisaban la carga de los vehículos que pasaban por el lugar bajo la amenaza de decomisarles su mercadería si consideraban que estaba dirigida a los marchistas, ubicados a 10 kilómetros del bloqueo.

El dirigente de los colonizadores que bloquean Yucumo, Gustavo Aliaga, dijo que "ni se atrevan a pasar por aquí, porque este es nuestro territorio y nosotros definimos quién pasa y quién no, sería una provocación", dijo.

"Si quieren pasar (los marchistas) que vayan por cualquier lado, por aquí no van a pasar, aunque igual los vamos a detener", aseguró. 

Aguilar admitió que secuestraron una camioneta roja con víveres pero que será devuelta una vez que termine el conflicto con los marchistas. "No somos ladrones, la devolveremos a quien corresponda", dijo. Sin embargo, el dirigente no quiso mostrar a la prensa la camioneta secuestrada y mientras Aguilar hacía sus declaraciones, los bloqueadores gritaban una y otra vez, "¡prensa vendida!", "¡mentirosos!", "¡por qué no dicen la verdad!". Otros bloqueadores hacían explotar petardos.

Una vez que el grupo de periodistas se alejó unos 50 metros del lugar del bloqueo, se escuchó la explosión de un cachorro de dinamita.

Vigilancia policial

La agencia oficialista ABI señaló ayer que el Gobierno envió 4.000 efectivos a la zona de Yucumo para evitar enfrentamientos; sin embargo, el enviado de este medio reportó que los efectivos son menos de 500.

A cinco kilómetros de donde hacen sus requisas los pobladores de Yucumo, donde hace guardia una patrulla policial conformada por unos 40 agentes antimotines, se le consultó al coronel Alberto Aracena, comandante de logística de la Policía, si legalmente está permitido que un grupo de civiles pida identificación y requise los vehículos particulares. El jefe policial no quiso responder a la pregunta, "enviaré una patrulla para ver qué pasa", dijo.// Los Tiempos

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top