a

Tres calles del centro paceño son utilizadas por asambleístas, ministros, funcionarios públicos y hasta por policías como parqueos, según constató ayer La Razón. No hay control de Tránsito y la Alcaldía anuncia operativos.

Bolivia Informa

“Se creen dueños de la calle y nos perjudican porque hay más trancadera”, se quejó José Carvajal, chofer de minibús, durante su paso por la calle Colón, entre Ballivián y Comercio, donde se ubica el primer “parqueo público”.

Desde las 08.00 hasta casi media tarde es difícil transitar esta vía, pues sólo queda habilitado uno de los dos carriles para la circulación de los vehículos que descienden hasta El Prado.

Según comerciantes, son los asambleístas quienes dejan sus coches estacionados en ese lugar, pese al letrero de “prohibido estacionar”. Sin embargo, los oficiales que resguardan el ingreso al garaje de la Asamblea Legislativa señalan que los coches no son de los parlamentarios, sino de sus “colaboradores o asesores”.

Un funcionario de la Asamblea, que prefirió guardar su nombre en reserva, señaló que los coches estacionados en plena calle pertenecen a oficiales de la Policía que trabajan en el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), que se encuentra una cuadra abajo.
Otros. Sobre la calle Ayacucho, entre la Comercio y la Potosí, hay vehículos oficiales parqueados al frente de la puerta lateral del Palacio de Gobierno. De hecho, cuando ayer este medio estuvo por el lugar, dos coches estaban estacionados justo en frente del letrero que en grandes letras dice: “Prohibido estacionar”.

A la consulta de por qué no se sanciona a los infractores por estacionarse en un lugar prohibido, un agente policial respondió que  “pueden estacionarse porque son vehículos oficiales”.

La antigua calle tiene dos carriles que conducen hacia la plaza Murillo y debido al parqueo ilegal uno se halla inhabilitado, lo que obliga a los conductores, especialmente de minibuses, a hacer malabares para cambiarse de carril y proseguir con su ruta. 

Sobre la calle Mercado, entre Potosí y Colón, también en el Casco Viejo de la ciudad, existe el mismo problema. En este caso son los coches de la Vicepresidencia, según constató este diario ayer. Pese a que existe un letrero de “no estacionar” en la acera, los conductores no toman en cuenta la advertencia.

“Es un abuso, no cumplen ni ellos mismos las normas”, reclamó Edwin Beltrán, conductor de radiotaxi, quien señaló que dichas acciones dificultan el tráfico vehicular en la Mercado. La Razón recurrió al jefe del Organismo Operativo de Tránsito, coronel Fernando Isijara, para que responda por qué no se hacen cumplir las prohibiciones. Visitó su oficina y llamó por teléfono, sin resultados.

El director de Comunicación de la Alcaldía, Edwin Herrera, dijo que la señal de “prohibido estacionar” debe ser respetada por todos, incluyendo autoridades y funcionarios públicos. “Los únicos que tienen autorización de parqueo momentáneo son las embajadas y los hospitales”, afirmó.

También anunció  que coordinará con Tránsito operativos de control. “Se puede recurrir a grúas y también a stickers”, advirtió el funcionario edil.

Otros puntos de conflicto

El director de Comunicación de la Alcaldía, Edwin Herrera, informó que existen otros  tres sectores donde hay oficinas públicas cuyos funcionarios utilizan las calles como estacionamiento.  “Hay un uso indiscriminado de vías en puertas del Ministerio de Defensa —en la 20 de Octubre—, en la parte lateral de la UMSA —en la JJ Pérez— y frente al Comando de la Policía, en Sopocachi”.

La Razón


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top