a

Pese a que la Ley 3729 establece la gratuidad de la atención en salud para los pacientes que viven con el VIH/sida o desarrollan el mal, enfermos que requieren internación en centros de salud públicos deben correr con los gastos de hospitalización.

Bolivia Informa

Este medio visitó el Hospital de Clínicas de La Paz, conversó con parientes de personas que viven con el virus y con una de las representantes de la organización RedBol (que aglutina a gente que VIH/sida), cuyos testimonios dan cuenta de los gastos en que incurren. El Gobierno se comprometió a detectar donde está la falla.

En un rincón del complejo de salud miraflorino se ubica el pabellón de la Unidad de Infectología, donde se atiende a las personas que viven con el virus y a pacientes que padecen otras enfermedades infecciosas.

Entre los pacientes con VIH/sida están los que desarrollaron diversas patologías producto de las enfermedades oportunistas, es decir de aquellas que atacan al organismo ante la debilidad del sistema inmunológico, por ejemplo, la neumonía.

“Mi pariente ingresó de emergencia hace semanas y tuvimos que pagar para que le abran la historia clínica. Todos están en una sola sala y apena ver cómo algunos no aguantan el dolor y lloran, tampoco les dan todos los medicamentos que necesitan y debemos comprarlos por cuenta propia, pero otros no tienen dinero y sufren mucho”, relató un hombre cuyo familiar con VIH permanece internado.

El artículo 32 de la Ley 3729 establece la gratuidad del diagnóstico, tratamiento y hospitalización de las personas que viven con el virus. Bolivia es uno de los países que sí cuenta con una norma para la prevención y atención de los casos de VIH/sida, pero por lo expresado por los entrevistados, la aplicación es parcial. Un grupo de pacientes que requiere los retrovirales (fármacos para frenar el virus) sí los reciben, pero hospitalizaciones y análisis corren por su cuenta.

“En varias oportunidades hemos tenido que interceder para que en los centros de salud no rechacen a los pacientes por falta de recursos; el Gobierno no está cumpliendo con la ley”, reclamó la representantes de Redbol, Violeta Gracia Ross. Según el relato de los pacientes, es la buena voluntad del personal del hospital y los descuentos que éste les hace, lo que les permite cubrir las cuentas.
Gobierno. Martín Maturano, viceministro de Salud, comprometió una evaluación detallada al respecto y una solución a los problemas para que la norma se cumpla. “La ley, claramente, indica que el paciente debe tener atención gratuita, en ese sentido el Gobierno hace todos los esfuerzos para garantizar la distribución de medicamentos, en primer lugar, y luego la atención en los hospitales. Hemos garantizado los recursos con el TGN (Tesoro General de la Nación) para asegurar una buena infraestructura y personal adecuado que atienda a este grupo”.

Especificó que, al estar los centros de salud de primer y segundo nivel bajo tuición de los municipios, y los de tercer nivel a cargo de las gobernaciones, “existe la necesidad de hacer un trabajo coordinado para que se pueda encontrar una solución para cubrir los gastos de parte del Estado”, aseveró.

En las dos únicas salas para los internos de Infectología se encuentran pacientes con VIH/sida, tuberculosis y otras enfermedades transmisibles; en una se ubican los varones y en la otra están las mujeres.
Redacción del Art. 32, ley 3729

Las prestaciones médicas, asistencia hospitalaria y entrega de medicamentos antirretrovirales, para enfermedades oportunistas, serán administrados en forma gratuita a personas con VIH/sida ininterrumpida y continua de por vida.
‘Que muera como una persona y no como un perro’

Una familiar de una persona a la que le detectaron el VIH/sida contó a este medio el vía crucis que pasó y el dinero que invirtió para lograr, primero, que se detecte el virus en el paciente, y luego le entreguen los retrovirales.

La familiar (nombre y apellido que este medio guarda en reserva para proteger la identidad del paciente) dijo que hace cuatro años su pariente padeció de un ataque de diarrea y que tras someterse a análisis fue operado en una clínica privada con diagnóstico de problemas en la vesícula; dos meses después no había mejoría y le sugirieron una laparoscopia.

Luego de invertir al menos Bs 7.000 buscaron otra opinión en un centro privado que apoya a gente de escasos recursos y allí, con test de Elisa (prueba para el VIH), dio positivo para VIH.

“Todos los análisis previos me costaron, no fueron gratis. Después de ir al Centro Piloto me dieron sólo retrovirales gratis, la hospitalización y otros aspectos los debo pagar; ya gasté otros tres mil bolivianos y si no fuera por el personal del Hospital de Clínicas y la doctora Mayta, la cuenta sería más alta. Esta enfermedad es mortal y le pido al Gobierno que cuando mi pariente muera sea como un humano y no como un perro”.

La Razón


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top