a

Bolivia Informa

El Fondo Monetario Internacional (FMI) sugirió ayer a la administración del presidente Evo Morales Ayma acelerar la apreciación de la moneda nacional respecto al dólar con el objetivo de controlar las presiones inflacionarias sobre la economía boliviana.

“Para que el efecto sea más fuerte sobre la inflación, la tasa a la cual se aprecia la moneda podría ser un poco mayor”, afirmó el jefe de la Misión para Bolivia del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Gabriel Lopetegui, en un seminario informativo para los medios de prensa.

Un informe del directorio del FMI sobre Bolivia advirtió días atrás que uno de los principales factores que puede afectar el desarrollo de la economía boliviana es la inflación, que es impulsada principalmente por la constante alza de los precios internacionales de los alimentos.

El 2010, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) cerró en 7,18%, tres puntos por encima de lo proyectado por el Banco Central de Bolivia (BCB), entidad que también reformuló su cálculo para esta gestión de 4 a 6%. El FMI calcula que la inflación en Bolivia cerrará este año en 7,9%.

ALIMENTOS. Gabriel Lopetegui explicó que, a diferencia de otros países de la región, en Bolivia “buena parte de la inflación” tiene que ver con el precio de los alimentos, que tiene una “fuerte incidencia” en el Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Por este motivo, el representante del FMI destacó que el Banco Central de Bolivia haya empezado a apreciar nuevamente la moneda nacional. “Nosotros creemos que esa decisión está en el camino correcto”, afirmó.

“El boliviano está lo suficientemente fuerte, lo que quiere decir que la política de apreciación podría continuar. De hecho, nosotros hemos apoyado que continúe esa política de apreciación para ayudar a reducir expectativas y presiones inflacionarias”, indicó.

Gabriel Lopetegui destacó, asimismo, el superávit fiscal de 0,7% que Bolivia tendrá el 2011 y la sólida posición de las Reservas Internacionales Netas (RIN), que reducen la vulnerabilidad externa del país frente al difícil contexto financiero mundial.

El 11 de mayo, el Ministerio de Economía elevó sus previsiones del déficit fiscal para este año al 4,9% del Producto Interno Bruto (PIB). Su anterior proyección, de un 4,2%, quedó chica debido al aumento salarial adicional del 1% para los trabajadores de salud y educación, y del 1,5% para los jubilados del sistema de reparto.

El 4,9% de déficit fiscal representa para el Tesoro General de la Nación (TGN) un gasto de $us 980 millones.

Sin el gas, el déficit sería del 9%

Informe

El FMI afirma que sin los ingresos de la renta petrolera, el déficit fiscal llegaría este año al 9% del PIB boliviano.

Ventas

El FMI estima que los ingresos por la ventas de gas a Argentina y Brasil alcanzarán este año los $us 1.200 millones.

Piden claridad en empresas públicas

El jefe de la Misión para Bolivia del Departamento Hemisferio Occidental del FMI, Gabriel  Lopetegui, recomendó que exista una mayor transparencia en la administración de las empresas públicas para evitar que afecten a la política fiscal del Estado. El representante de este organismo internacional explicó que dicha transparencia debe ser como lo que ocurre en el Banco Central de Bolivia (BCB), donde se encuentran los estados contables auditados de forma detallada.

“Ése es el estándar que nos gustaría ver en toda empresa pública de magnitud en Bolivia”. El 22 de mayo, la gerente general del Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas (Sedem), Patricia Ballivián, dijo a La Razón que se crearon hasta el momento Lacteosbol, la Empresa Boliviana de Almendras (EBA) y Cartonbol, pero que las empresas Azucarbol, Papelbol y Ecebol se encuentran retrasadas en su implementación.

“Lo que el Estado tiene que tener son buenos sistemas de análisis y de información, de cómo están, cuál es la performance de las empresas públicas y como objetivo tratar de evitar que hayan empresas públicas con riesgos que afecten a la política fiscal”.

Además, Lopetegui recomendó prudencia en los créditos que otorga el BCB para la implementación de las empresas estatales para que no “termine con un excesivo riesgo crediticio en su hoja de balance”. “El Estado conduce actividades empresariales que tienen un riesgo económico”.

FMI destaca reducción de extrema pobreza

El jefe de la Misión para Bolivia del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Gabriel Lopetegui, dijo que las políticas sociales aplicadas por el Gobierno permitieron la reducción de la extrema pobreza.

Según Lopetegui, entre el 2006 y el 2007 las personas que vivían con menos de un dólar estadounidense eran del 37%, cifra que se redujo en el 2009 al 26%, lo que es “muy bueno”. El ejecutivo explicó que la reducción de la indigencia en el país se debe a la implementación de los bonos Juana Azurduy de Padilla, Juancito Pinto y la renta Dignidad. 

“El desafío es continuar en esta vía y en esta tendencia”. Según la Memoria de la Economía Boliviana 2010 del Ministerio de Economía,  la extrema pobreza en el 2006 fue de 27,68%;  el 2007 del 37,7%; el 2008, 29,9% y el 2009, el 26,1%

A decir de Lopetegui, la reducción de la pobreza se logrará con mayor crecimiento económico, lo que demandará de mayor inversión tanto pública como privada. Señaló que es necesario que la inversión privada se incremente porque por muchos años estuvo baja.     

“El crecimiento se logra básicamente con inversión y los niveles de inversión en Bolivia todavía pueden ser mayores. Ahí vemos que hay espacio para la inversión pública, pero también hay plaza para mejorar los niveles de inversión privada, que son muy bajos en comparación con la región”.

La Razón


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top