a

Bolivia Informa

King Kong fue abatido en su cima, a casi 404 metros de altura. Andy Warhol lo filmó en un plano fijo de ocho horas. H.G. Wells predijo que en 2016 sería demolido. En la película Independence Day es atacado por una flotilla de platillos volantes alienígenas. También aparece en filmes de Scorsese, Hitchcock, Woody Allen...

Una vez al año hay una carrera para ver quién sube más rápido los 1.576 escalones que separan el suelo del piso 86 (el edificio tiene 102). El récord está en 9 minutos y 33 segundos. Cada día de San Valentín decenas de parejas lo escogen para casarse.

Desde que se inauguró, el 1 de mayo de 1931, ha sido visitado por 110 millones de personas. Las celebridades que se han asomado a la atalaya son de toda condición: Fidel Castro, la reina Isabel de Inglaterra, el grupo Kiss, la perra-actriz Lassie... Los Juan Nadie pagan, a día de hoy, entre 13,78 y 19,49 dólares por acceder.

El Empire State Building, en el cruce de la Quinta Avenida y la calle 34 Oeste de la isla de Manhattan (Nueva York, EE UU), ya no es el rascacielos más alto del mundo, puesto que ocupó durante 41 años, hasta la construcción (1972-1973) de las Torres Gemelas. Ahora es el decimoquinto y el tercero de los EE UU.

Una de las siete maravillas

Sin embargo nadie le puede discutir que sigue siendo el más pop. El 1 de mayo pasado cumplió 80 años y no se pone en duda la condición. Despampanante y bello, de trazado y decoración art déco, se le considera una de las siete maravillas del mundo moderno.

Para celebrar el cumpleaños, los propietarios, la familia de magnates Malkin, ha anunciado el final de los trabajos de remodelación, mejora y eficiencia energética iniciados hace varios años. Quieren, según dicen en un comunicado, que el "significativo aniversario" sirva para mantener el estatus del rascacielos como "símbolo internacional de la innovación y la inocencia".

De inocente tiene poco el segundo movimiento de los dueños: sacar a bolsa el Empire State y aprovechar su tirón simbólico para atraer inversores dispuestos a hacerse con un pedazo del rascacielos. La operación no es vista con buenos ojos por los principales socios de los Malkin, los herederos de la polémica billonaria Leonora Helmsey, informa The New York Times.

Para preparar la salida a bolsa, los propietarios han culminado un lavado de cara integral del Empire State. Han invertido casi 400 millones de euros en el plan de plan de eficiencia energética, la reforma del vestíbulo y el observatorio y la recuperación de los murales art déco del hall.

Diseñado por el arquitecto William F. Lamb, que tardó solamente dos semanas en los bocetos iniciales (basados en ideas previas de otros proyectos), el Empire State fue levantado por 3.400 trabajadores, casi todos inmigrantes europeos, y varios centenares de indios Mohawk.

Según los datos oficiales de los constructores, cinco obreros murieron durante las obras, que se desarrollaron a un ritmo trepidante de casi cinco pisos por semana para competir con el Edificio Chrysler. En un año y 45 días el edificio fue inaugurado. El coste fue de 41 millones de dólares de la época.

El rascacielos, de 102 pisos y 73 ascensores que tardan menos de un minuto en llegar al piso 86, tiene 6.500 ventanas, ocupa un solar de una superficie de más de 8.000 metros cuadrados (tiene una área horizontal total de 275.211),  alberga unas mil oficinas en las que trabajan 21.000 personas y cuenta con su propio código postal (10118).

20minutos.es


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top