a

Bolivia Informa

El presidente Sebastián Piñera reiteró su rechazo el sábado a la pretensión boliviana de llevar a tribunales internacionales la demanda de una salida al mar. “Será un serio obstáculo en las relaciones”, dijo el mandatario chileno durante el discurso de su gestión ante el Congreso, mientras miles de personas de sectores sociales protestaron por segundo día contra su Gobierno y fueron reprimidos con carros lanzaagua y gases lacrimógenos.

Las protestas tuvieron lugar a pocas cuadras del Congreso mientras el Mandatario derechista leía su informe en una hora y 54 minutos ante los legisladores e invitados a la sede legislativa en el puerto de Valparaíso, 120 kilómetros al noroeste de esta capital.

Las relaciones con Bolivia fue uno de los temas que provocó el aplauso de los congresistas cuando el presidente Piñera dijo que “Chile no tiene problemas limítrofes pendientes" y que el Tratado de 1904, que puso fin al conflicto bélico que entre 1879 y 1984 enfrentó a este país con la alianza peru-boliviana, fijó con claridad los límites. En ese litigio Bolivia perdió su acceso al mar.

"En consecuencia, las declaraciones del presidente (Evo) Morales, incluyendo su intención de acudir a tribunales u organismos internacionales para su aspiración territorial y marítima constituye no solamente un serio obstáculo para las relaciones entre ambos países, sino que además no se condice ni con la letra ni con el espíritu del Tratado de 1904, que está plenamente vigente y que Chile cumple y hará cumplir".

Sin embargo, el Mandatario anunció que su país "seguirá avanzando y tendrá la más total y plena voluntad de diálogo" con Bolivia, con la que en 2006 inició una agenda de 13 puntos que ahora ha quedado en suspenso.

Según Piñera, la "eficacia" de esa instancia de diálogo ha sido reconocida tanto por Chile como por Bolivia, y su objetivo es lograr soluciones "útiles, concretas y factibles" para ambos países.

Perú y Ecuador

Indicó además que el reconocimiento de Perú a la carta náutica de Ecuador confirma el carácter limítrofe de los tratados de los años 50 firmados por los tres países, que en su demanda contra Chile, Perú considera solo pesqueros.

Piñera defendió que la carta náutica que Ecuador envió a Naciones Unidas "solamente confirma la naturaleza limítrofe" de los tratados de 1952 y 1954.

En cambio, la demanda que Perú presentó en 2008 ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, con la que pretende modificar a su favor el límite marítimo con su vecino del sur, argumenta que esos tratados, firmados junto con Chile y Ecuador, sólo son pactos pesqueros.

Recalcó que su Gobierno ha seguido "avanzando por los caminos de la integración y la colaboración", al tiempo que está "haciendo valer con toda la fuerza y decisión los tratados de 1952 y 1954, que fijaron el límite en el paralelo".

"Esos tratados han sido invariablemente reconocidos por Ecuador y por Chile, y recientemente confirmados, pero además, por la comunidad internacional", subrayó el Mandatario.

Perú

A su juicio, la nota enviada por Perú a las Naciones Unidas en que reconoce "sin ninguna observación" la carta náutica de Ecuador "donde se establece con meridiana claridad que es el paralelo el límite marítimo entre ambos países, en función de los tratados de 1952 y 1954, solamente confirman la naturaleza limítrofe" de estos.

"Cuando un país tiene la razón, el derecho y los tratados de su parte, no solamente debe defender sus derechos con toda la fuerza del mundo, sino que también tiene que encontrar la unidad necesaria para que esos derechos sean siempre respetados", concluyó el Mandatario.

Polémica presa HidroAysén

Durante su extenso discurso el mandatario chileno Sebastián Piñera debió enfrentar gritos contrarios de espectadores en las tribunas y cuando aludió a su política ambiental diputados opositores extendieron un lienzo en el que leía "Patagonia sin represas. No a HidroAysén", en alusión a un controvertido proyecto hidroeléctrico que ha suscitado masivas protestas recientes, como la de la noche del viernes en que más de 40.000 personas marcharon por el centro capitalino.

Aunque Piñera no se alteró ni detuvo su discurso por las interrupciones, el presidente del Senado, Guido Girardi, opositor al Gobierno, hizo sonar una campanilla y llamó al orden a los alborotadores. Instantes antes que el Presidente llegara a la sede legislativa, un grupo de seis parlamentarios, entre ellos el senador oficialista Antonio Horvath, extendió un lienzo en el que se expresaba: "Patagonia sin represas. No a HidroAysén. Educación pública de calidad".

Aunque la manifestación transcurrió de forma pacífica y con un ambiente festivo, al final un grupo minoritario causó destrozos en la vía pública y protagonizó enfrentamientos con Carabineros (policía militarizada), que empleó carros lanzaguas y gases lacrimógenos para dispersarlos.

“Una brecha muy profunda”

Amando Loaiza | Excanciller de Bolivia

Deploro que hayamos retrocedido enormemente en el diálogo con Chile. Se ve que el concepto de confianza y diálogo se ha deteriorado y se ha abierto una brecha muy profunda que va a ser difícil de colmar, pues el presidente chileno ha tomado una decisión muy firme y dura poniendo en el centro de suposición el Tratado de 1904.

En cambio en Bolivia hemos tomado otra posición desde el pasado 23 de marzo (cuando Evo Morales anunció que el país acudiría a tribunales internacionales por la demanda marítima, cuando aún estaba en diálogo la agenda de 13 puntos), que no ha sido muy bien vista en Chile. Se trata de una posición totalmente inversa a la que marcó el último lustro.

Además, declaraciones de “ni una molécula de gas a Chile” (vertida por el ministro de Hidrocarburos el viernes durante la clausura del Congreso de Gas en Santa Cruz) no son de las más apropiadas en el contexto. Chile tiene cada vez más autonomía de gas y no tiene necesidad absoluta de Bolivia en ese tema.

En síntesis, el diálogo con Chile está erosionado. Aún así, yo abrigo la esperanza de que se restablezca el clima de confianza y hay que agotar la vía bilateral.

Masiva protesta de opositores

El presidente Sebastián Piñera en un balance de su gestión en el último año, como lo contempla la Constitución cada 21 de mayo, formuló algunos anuncios mientras miles de personas protestaron por segundo día.

Las protestas tuvieron lugar a pocas cuadras del Congreso mientras el mandatario derechista leía su informe en una hora y 54 minutos ante los legisladores e invitados a la sede legislativa en el puerto de Valparaíso.

La Policía instaló vallas para impedir que las organizaciones sociales que habían convocado a protestar se acercaran a menos de cinco cuadras del edificio bicameral.

Los efectivos desplegados en gran cantidad utilizaron profusamente sus elementos disuasivos, mientras algunos de los más de 10.000 manifestantes les lanzaron pedradas cuando concluía su protesta.

El discurso presidencial suscitó aplausos y críticas de gobiernistas y opositores.

Los Tiempos


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top