a

Anualmente cerca de 800 bolivianos buscan atención médica en clínicas chilenas, tendencia que los centros de salud de ese país acompañan con intensas campañas de marketing y una red de servicios que agenda el viaje y estadía de los pacientes.

Bolivia Informa

De acuerdo con información proporcionada a La Razón, las clínicas privadas Las Condes y la Alemana atienden a cerca de 600 bolivianos cada año, cifra a la que suman los 200 pacientes que buscan ayuda en el Hospital Clínico de la Universidad de Chile.

Bolivia se ha convertido en una mercado primordial para esas instituciones, que además poseen unidades especiales para asistir a pacientes extranjeros.

La representante de la clínica Las Condes en Bolivia y gerente General de la agencia de viajes Trans World, María Lourdes Ibañez, que facilita el contacto entre pacientes bolivianos y esa clínica hace 20 años, explicó que un promedio de 25 personas viajan a ese país cada mes en busca de atención médica. Así se calcula que al menos 300 personas requieren los servicios médicos a través de esa empresa, sin contar que otros hacen el viaje de forma individual.

La subgerente Comercial de la clínica Alemana, Adriana Reszczynski, informó a este medio, vía electrónica, que más de 300 pacientes son atendidos en esa unidad cada año. En tanto que el responsable de Comunicación del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Owen Korn, precisó, también vía mail, que de enero del 2010 a mayo del 2011, ese nosocomio realizó 205 prestaciones médicas a pacientes bolivianos.

La gerente Comercial de clínica Indisa, Pamela Zaror, que el mes pasado visitó La Paz para ofertar los servicios que brindan, apuntó que aún no cuentan con estadísticas al respecto porque recién hace un año y medio habilitaron un servicio exclusivo para pacientes extranjeros.

Ibañez añadió que cada día, de una a dos personas consultan por  las prestaciones de Las Condes. Según la relación de datos que maneja, la mayoría de los pacientes que acude a Chile son de La Paz, luego de Potosí, Sucre, Tarija y Oruro y en menor cantidad de Cochabamba y Santa Cruz.

“Muchos pacientes van de La Paz porque los vuelos son directos, aunque existen clientes de toda Bolivia porque hay una red con las agencias de viajes y estas son las mejores distribuidoras del servicio. A su vez, las líneas aéreas y los operadores de hoteles también tienen agencias y ellos difunden la información”, explicó.

Zaror sostuvo que a diferencia de otros centros, a clínica Indisa llegan muchos pacientes de Santa Cruz. Por ello, en sus planes está visitar la capital cruceña y Cochbamba para ofertar sus servicios.

“Queremos hacer alianzas con  agencias de viajes para ofrecer el turismo médico a todos los bolivianos. Incluso hacer convenios con compañías de seguro para ofrecerles nuestro seguro, y con las clínicas privadas para que deriven a sus pacientes cuando sean problemas complejos”, expresó Zaror.

Por la información proporcionada se establece que los pacientes son de estrato social medio y medio alto. Aunque, también hay pacientes de bajos recursos con  enfermedades complejas.

El factor económico es determinante. Korn informó que “la atención en el Hospital Clínico de la Universidad de Chile no es particularmente económica, para quién no cuente con algún seguro de salud, por lo que creemos que los pacientes (bolivianos) debe venir con una buena cobertura económica personal”, señaló.

Por otro lado, las especialidades más requeridas son aquellas relacionadas con dolencias y cirugías traumatológicas, cáncer, enfermedades gastrointestinales (del aparato digestivo) y cardiovasculares. A estas, les siguen las de males neurológicos, infertilidad y cirugías estéticas (liposucción, implantes de busto y otros).

“La mayoría de los bolivianos viaja a Chile por tratamientos de enfermedades específicas complejas. Pocos acuden para efectuar chequeos preventivos”, manifestó María Lourdes Ibañez.

De acuerdo con la subgerente Comercial de la clínica Alemana, los pacientes que “vienen a Santiago lo hacen para obtener una segunda opinión médica. En general, son adultos, que realizan chequeos preventivos y vienen por enfermedades complicadas”.

Según la información de Korn, “la mayoría de los que ingresan al hospital buscan resolver patologías quirúrgicas”. Coincidió con los entrevistados en que dentro de la especialidad de traumatología, “habitualmente se presentan problemas de cadera y rodilla”.

En cuanto a las edad promedio de los pacientes bolivianos, Ibañez manifestó que no hay un promedio y en el caso de los niños y adolescentes, aclaró que éstos son llevados por sus padres, particularmente, por problemas neurológicos (tumores, dislexia o déficit de atención severo). Incluso se atienden casos de problemas odontológicos o dermatológicos complejos.

“La mayoría de las mujeres asisten por problemas de infertilidad, cáncer de mama y de cuello uterino, además de males estomacales, neurológicos y urológicos. En tanto que los varones buscan atención médica para tratamientos contra el cáncer de próstata y enfermedades del corazón”, indicó.

Zaror agregó que otras especialidades requeridas son las cirugías neonatales y la atención de lesiones por quemaduras. Según la gerente de la agencia de viajes las intervenciones quirúrgicas son las menos. “Son pocas, de  1.000 personas que van, unas 100 se operan. Los pacientes se dirigen más por los tratamientos”.
Extranjeros. Los tres centros privados consultados coincidieron en que cuentan con una unidad especial y exclusiva para atender y orientar a los extranjeros.

Esta oficina concentra sus actividades en la coordinación de todos los requerimientos médicos del paciente antes de su llegada a Chile, además su permanencia en ese país y su alta, a lo que se suma el seguimiento al cliente una vez que éste retornó a su lugar de origen.

El objetivo es optimizar el tiempo y abaratar la inversión. En Chile, el mercado boliviano es más interesante que el de Argentina o Perú.

En el caso de la clínica Las Condes, dicha repartición se denomina Unidad de Paciente Internacional. Ibañez señaló que entre la agencia de viajes Trans World y ese nosocomio existe un convenio de exclusividad para ofertar el producto dentro del territorio nacional.

La clínica Alemana cuenta con el Servicio del Paciente Internacional y la clínica Indisa con el Servicio de Pacientes Extranjeros.


Turismo médico, la práctica

Concepto
Turismo médico es el término usado para describir la práctica que realizan algunas personas para viajar de su país al extranjero y obtener tratamientos médicos que no hallan en su país.
Cobertura
Según el diario chileno La Tercera, la cifra de pacientes extranjeros en las  clínicas creció en 69% entre los años
2007 y 2009.

La inversión base es de $us 800

Aunque es variable, la inversión base para obtener el diagnóstico médico es de 800  dólares, valor que incluye la atención médica y los exámenes de laboratorio.

La subgerente Comercial de la clínica Alemana, Adriana Reszczynski, expresó que el precio depende de la atención, pero en “una consulta ambulatoria normal, para una persona de sexo masculino de 50 años, hablamos de cerca de 800 dólares y dos días de permanencia”.

Según la representante de la clínica Las Condes en La Paz, María Lourdes Ibañez, en el caso de este centro, la cifra ronda los 1.000 dólares y el tiempo promedio de permanencia en ese país es de una semana. De acuerdo a su cálculo, el costo de atención en ese país se triplica en relación a Bolivia, por ejemplo, una consulta en Chile cuesta de 70 a 80 dólares.

Pamela Zaror, gerente Comercial de clínica Indisa, indicó que una consulta general puede tomar sólo un día. “Si la persona se operará, seis días y si tiene un problema complejo de 15 a 20”.

La Razón


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top