a

A 65 días de que se cumpla el plazo presidencial para acabar con la corrupción en la Policía, el Ejecutivo promulgó ayer la ley que autoriza el trabajo de agentes encubiertos, civiles y uniformados, para depurar esta institución y lograr el objetivo antes señalado.

Bolivia Informa

El ministro de Gobierno, Sacha Llorenti, anunció la promulgación de la Ley de Reglamento Disciplinario de la Policía Boliviana, en una conferencia de prensa realizada en el Palacio de Gobierno. Afirmó que este instrumento legal permitirá “limpiar” y “dignificar” a esta institución.

Explicó que, además de la inclusión de agentes encubiertos, la ley define sanciones más duras para las faltas cometidas por los policías y procesos más expeditos para la aplicación de sanciones. Para algunos casos también restituye a los superiores la capacidad de sancionar inmediatamente a los inferiores. “Hasta ahora,  las más mínimas faltas pasaban a un proceso investigativo que duraba meses”, justificó.

Respecto a los agentes encubiertos, Llorenti señaló que serán policías y civiles “idóneos, que no tengan procesos ni sanción penal”, que estarán bajo el mando de una oficina de control interno que dependerá directamente del Ministerio de Gobierno.

“Estamos seguros que éste va a ser un instrumento eficaz para devolver la disciplina a la Policía y para depurar a aquellos malos efectivos que utilizan la ley para cometer delitos”, agregó, para luego precisar que estos agentes investigarán faltas disciplinarias, denuncias de corrupción y vínculos de policías con delincuentes.

El Ministro de Gobierno también destacó que ahora las sanciones contra los malos policías serán drásticas y que llegarán a penas que incluyen la degradación y la baja definitiva sin derecho a reincorporación y sin perjuicio de la acción penal que pudiera corresponder en algunos casos.

“Creemos que finalmente esta ley va a ser un impulso fundamental en este proceso de refundación, de reestructuración imprescindible de la Policía Boliviana”, destacó Llorenti.

Aclaró, no obstante, que los procesos disciplinarios pendientes en esa institución (entre 700 a 800) serán resueltos por el viejo reglamento disciplinario vigente desde el año 2004, ya que la ley aprobada ayer “no es retroactiva”. El 11 de marzo, el presidente Evo Morales dio un plazo de 90 días para acabar con la corrupción policial.
Apuntes sobre la policía

ONU
En su informe anual 2011, la ONU observó el trabajo de la Policía Boliviana en materia de respeto a los derechos humanos.
Drogas
El Ministerio de Gobierno informó que al menos 41 policías están procesados en la justicia ordinaria por delitos de narcotráfico.
Nichos
Las propias autoridades policiales revelaron que las dependencias más afectadas por la corrupción en esta institución son Identificaciones, Diprove y Tránsito.  

La Razón


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top