a


Se iniciaron reuniones con varios sectores para socializar los efectos de la subvención a los carburantes en la economía del país. La estrategia pretende la nivelación de precios

El Gobierno se reúne con diferentes organizaciones sociales para explicar los efectos “destructores” de la subvención a los precios de los carburantes en la economía nacional. La iniciativa es parte de la estrategia para la nivelación de los precios de la gasolina y el diesel.

El 1 de enero, luego de la abrogación del Decreto 0748, que eliminó la subvención a los combustibles, el presidente Evo Morales remarcó que “hay que preparar al pueblo” para un incremento en el precio de esos productos, porque  éste “no está preparado” para una medida que causó inestabilidad en la economía de las familias.

“Estamos hablando con los compañeros (...). Tengo la obligación de explicar de manera directa los efectos de la subvención en la economía nacional”, aseguró ayer Morales en Patacamaya, departamento de La Paz, durante el acto de entrega de cheques a los municipios de la región.

El primer mandatario recordó que en los últimos días sostuvo reuniones con diferentes sectores laborales y organizaciones sociales para explicar los efectos del subsidio, escuchar las propuestas para la forma de eliminación de esa política y establecer objetivos para el uso de esos recursos.

“Estos días estuve por los departamentos explicando, informando la verdad, me dicen tarde o temprano esta subvención tiene que acabar”. El miércoles “estaba en el departamento de San Cruz. Después de informarse, todos los dirigentes estuvieron de acuerdo con eliminar el subsidio”, sostuvo.

Asimismo, otras autoridades como el vicepresidente Álvaro García Linera y el canciller David Choquehuanca sostienen reuniones y encuentros con sectores de la población para explicar las razones para la nivelación de los precios de los carburantes. El 1 de enero, el primer mandatario afirmó que la eliminación de esa política es una “cuestión de vida o muerte”.  

Subvención. En el último quinquenio, el Estado erogó aproximadamente $us 1.500 millones en el subsidio a los carburantes. El gasto subió de $us 180 millones el 2005 a $us 666 millones en el 2010, de los cuales $us 150 millones se perdieron por el contrabando a otros países. En esta gestión, el presupuesto asignado para la importación de combustibles ascendió a $us 1.002 millones.

“La subvención es como un cáncer que va a destrozar la economía nacional, sino la paramos (...). Acabar con ella es garantizar la inversión para que el Estado tenga más petróleo”, afirmó Morales.

Según datos de Yacimientos petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), la producción de petróleo crudo en el país se redujo en 51% en los últimos cinco años, de 10.205 a 4.959 barriles por día. Aunque esta cifra sólo representa el 12% de la producción diaria de líquidos en el país, los pozos petrolíferos aportan la mayor cantidad de diesel para el agro.

Actualmente, el precio del barril de crudo en Bolivia es de $us 27,11 mientras su costo rebasa los $us 90 en los mercados internacionales. Por este motivo, las petroleras no invierten en exploración.

No es posible controlar el contrabando

El presidente Evo Morales ratificó que el Gobierno no puede controlar el contrabando “hormiga” de gasolina y diesel a otros países. “Controlamos y controlamos bastante, pero hay un contrabando hormiga que no se puede combatir fácilmente (...); puede ser que sea debilidad del Gobierno, Policía o Fuerzas Armadas”.

Primer incremento sería del 10%

La jefa de bancada del MAS, Emiliana Aiza, confirmó que el Gobierno inició las consultas con los movimientos sociales para aprobar la eliminación “gradual” de la subvención al precio de los carburantes. La “nivelación” se iniciaría con un incremento en los precios del 10%.

“Se está socializando el incremento de los hidrocarburos, veremos qué nos dicen las bases y movimientos sociales”, manifestó la legisladora a los medios. La eliminación de la subvención reducirá el contrabando del diesel y gasolina a través de las fronteras, e incentivará las inversiones en la industria petrolera, aseguró por su parte el presidente Evo Morales Ayma.

El objetivo de las consultas es establecer parámetros para el incremento en el precio del diesel y la gasolina. Sin embargo, Aiza indicó que ya existe una propuesta de subir los precios en 10%.

“Empezaremos con un incremento de 9 a 10%, porque es importante y necesario para el país. Sin embargo, ese aspecto se definirá a nivel nacional con las organizaciones sociales”, dijo Aiza.

En el 2010, el valor de la importación de carburantes llegó a $us 666 millones, de los cuales $us 350 millones (52,5%) fueron subvencionados por el Estado; por el contrabando se perdieron $us 150 millones. El 1 de enero, Morales estimó que la importación de carburantes alcanzará, el 2011, al menos $us 750 millones.

El 4 de enero, el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) Corporación, Carlos Villegas, informó que durante la vigencia del Decreto 0748 el consumo de gasolina en el país se redujo en 17,56% y en el caso del diesel en 40%.

Inflación causará presión social por aumento salarial

La inflación de 7,18%, registrada en el 2010, causará una “inmediata” presión social por un incremento salarial acorde a la subida de los precios de la canasta familiar, sostuvo el ex presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Armando Méndez.

El miércoles, el Instituto Nacional de Estadística (INE) informó que la inflación acumulada, a diciembre del año anterior, alcanzó un 7,18%, cifra que superó las proyecciones efectuadas en junio por el BCB (entre un 3 y 5%).

“Toda la gente está haciendo ajuste de precios en base a esa tasa, y los trabajadores van a empezar a demandar mayores salarios en función a ese nivel de inflación; eso va a alimentar nuevamente la inflación”, dijo el economista, según informó ANF.

El índice determinado por el INE, explicó, refleja el incremento en el precio de los carburantes que se produjo durante la vigencia del Decreto 0748, que eliminaba la subvención a la gasolina y al diesel, entre otros.

El dirigente del magisterio urbano de La Paz, René Pardo, anunció que su sector se organizará, con otros, para pedir un aumento salarial acorde a los precios de la canasta familiar. El dirigente de la COB, Felipe Machaca, dijo que el incremento salarial que debe determinar el Gobierno, debe estar por encima del 20%.

La Razón

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top