a


“No es un volcán dormido”, ésa fue la primera conclusión que emitió ayer el ingeniero Antonio Capriloro, de la Unidad de Gestión de Riesgos de la Gobernación de Cochabamba, tras una inspección que realizó al terreno que, en un espacio de alrededor de 20 metros cuadrados, arde y se agrieta desde el subsuelo en Villa Rivero.

Capriloro llegó a la comunidad Nueva Felicidad, donde los pobladores ven con temor cómo el subsuelo se abre y emerge fuego de él, junto a personal de la Unidad de Medio Ambiente y también con técnicos del Servicio Nacional de Geología y Técnico de Minas (Sergeotecmin). “Es caliente, por eso con esto le estoy tapando”, dijo ayer uno de los lugareños, mientras echaba tierra con una pala al interior del subsuelo.   

Otros veían con curiosidad el hecho y hubo quien especuló que se trataba del despertar de un volcán dormido. “Nada que ver”, tranquilizó Capriloro para quien el fenómeno se debió a la presencia de bolsones de metileno, un gas que es altamente inflamable en contacto con el oxígeno. “Se produjo una chispa que después provocó el fuego”, precisó el experto.

En tanto, el suelo se resquebrajó por la presencia de filtraciones de agua, que cuando se presentan después de mucho tiempo en terrenos que sufren por la sequía, provocan la desestabilización de la tierra.

Técnicos de la Dirección de Redes de Gas realizaron una nueva toma de muestras para determinar cuándo terminará el fenómeno. Como medida preventiva, se instaló un cordón de seguridad alrededor del lugar. “El gas no es tóxico, pero les estamos pidiendo a los pobladores que no se acerquen”, recordó el ingeniero. Dadas las características del fenómeno, no se procederá a ninguna evacuación de los vecinos que viven alrededor del lugar.

Estudios. Por su lado, el director general ejecutivo de Sergeotecmin, Hugo Delgado, señaló que esperarán un estudio más preciso para determinar qué tipo de gases existen en ese predio de Nueva Felicidad. “Hubo algo parecido en el 2004 y 2008, por eso vamos a esperar a ver los resultados finales de la toma de muestras”.

Delgado reveló, además, que en varios lugares del país se produjo un fenómeno similar al de Villa Rivero. “Esta materia orgánica (tierra de color negro) se ha encapsulado debajo de la superficie y cuando se produce el engrietamiento, el gas se libera  con el contacto del oxígeno”.

Ayer, un grupo de pobladores de Nueva Felicidad desafiaba al fuerte olor a azufre que invadía el sector para tomar fotografías con sus teléfonos celulares y otros introducían pequeños troncos al subsuelo. Segundos después, la madera salía totalmente carbonizaba. De acuerdo con el ingeniero Capriloro, el espacio afectado es de aproximadamente unos 20 metros cuadrados.

Según el alcalde José Ignacio Rodríguez, vecinos de Nueva Felicidad mencionaron que hace un par de años algunos animales se habrían hundido en el sector, que ya era inestable,  “Tenemos miedo por los niños. Ojalá que vengan al menos los bomberos para apagar este incendio”, dijo  otro poblador a la red ATB.

Habitantes insistieron en que el 2008, Genoveva Coca, una comunaria, pasaba por allí y sufrió quemaduras en sus piernas. Coca aún camina, pero siempre recomienda: “Fíjense por dónde caminan y dónde pisan”.

No tiene relación con Aiquile

El director general ejecutivo de Sergeotecmin, Hugo Delgado, descartó ayer que el fenómeno de Villa Rivero tenga relación con el terremoto de Aiquile. “Nada que ver, no está relacionado”.

Decenas de curiosos llegan hasta el ‘volcán Villa Rivero’

El subsuelo de un terreno en la comunidad de Nueva Felicidad, del municipio de Villa Rivero, se agrieta y arde desde hace tres semanas, pero en los últimos días, decenas de curiosos llegaron desde Punata y Arani para ver el fenómeno natural. “Es raro ver esto, por eso vine con mis amigos desde Punata”, dijo ayer un joven que junto a tres adolescentes tomaban fotografías del subsuelo que arde.

Villa Rivero es un pequeño municipio de la provincia Punata a unos 50 kilómetros de la ciudad de Cochabamba y en los últimos días se convirtió en el eje de la noticia en el Valle Alto.

Canales de televisión, personal de la Gobernación Departamental y muchos curiosos llegan hasta el lugar para ver en persona cómo el suelo se agrieta y sale fuego de él. Si bien para unos es algo imperdible, el alcalde José Ignacio Rodríguez no piensa lo mismo. “Pedimos ayuda al Gobernador”, dijo ayer en la capital Cercado ante los periodistas. El más preocupado es el dueño del terreno, donde el subsuelo se resquebraja y arde. “Seguro que mañana (hoy) esto va a avanzar más y se va a quemar todo”, precisó el propietario, mientras mostraba sus pequeños sembradíos de maíz y alfalfa que ahora están amenazados por el fuego que sale de la tierra.

Ayer, por la mañana, primero los estudiantes de una escuela de la zona, luego los vecinos y pasado el mediodía, los “turistas” no dejaban de visitar el lugar. Todos querían llevarse un recuerdo del “Volcán de Villa Rivero”, como otros llegaron a bautizar al sitio.

Los técnicos de la Unidad de Riesgos y Medio Ambiente de la Gobernación volverán a ingresar hoy al terreno para ver qué otro tipo de gases hay.

La Razón

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top