a

Para los que vivimos en la urbe paceña no es difícil ver a estas mujeres acompañadas de sus hijos, especialmente si uno pasa por el cento, como podemos advertir en la imagen venden limones, dulces y algunos otros productos. Hay otras que son más cómodas y prefieren estirar la mano. ¿Qué ejemplo dan a sus hijos?. Lo más sorprendente es que a pesar de su precariedad siguen teniendo más y más wawas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top