a

Después del estudio realizado por peritos del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) a los proyectiles de arma de fuego colectados en ocho de los fallecidos de Challapata, Yapacaní, La Paz y Sacaba (sin contar los nueve últimos), se determinó que ninguno de los impactos fue provocados por armamento reglamentario de las Fuerzas Armadas (FFAA) ni de la Policía.

El director nacional del IDIF, Andrés Flores, informó que el reporte presentado por el laboratorio de criminalística, división balística forense establece que los proyectiles colectados de los mineros heridos en Challapata y de personas aprehendidas encontradas con municiones corresponden a un calibre 7,65 de un arma tipo máuser.

Un total de 19 municiones fueron analizadas por los peritos especializados. Dos de los proyectiles fueron extraídos de dos mineros cooperativistas de Potosí que en una caravana de cerca de 2.500 mineros fueron emboscados cerca de Challapata el domingo 10 de noviembre.

“También se secuestró 17 municiones no disparadas ni percutidas de cuatro aprehendidos. Éstas también corresponde a un fusil máuser calibre 7.65”, explicó.

En cuanto a las dos personas fallecidas en Montero (Mario Terrazas de 41 años y Mario Salvatierra de 60 años) el 30 de octubre, el resultado pericial establece que el arma con la que segaron sus vidas corresponde a un calibre 22 largo; “no corresponde a un armamento militar ni policial”, dijo.

La muerte de Percy Romel Conde (32), fallecido el 11 de noviembre a consecuencia de un traumatismo torácico abdominal penetrante por proyectil de arma de fuego —según el informe pericial— fue provocada por perdigones metálicos no reglamentarios. Miguel Ledezma Gonzales (24) también falleció a causa de perdigones metálicos no reglamentarios.

El director nacional del IDIF confirmó también que la muerte de Roberth Ariel Calizaya Soto (20) fue a causa de un proyectil de arma de fuego calibre 22 de uso no militar ni policial. Esta persona falleció el 13 de noviembre a causa de un trauma en la región del tórax derecho que pasó por el corazón.// Los Tiempos

_____

IDIF: 9 cocaleros murieron por arma de fuego largas

El fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, confirmó ayer que las nueve personas fallecidas en los enfrentamientos en la avenida Villazón, el pasado viernes por la tarde, perdieron la vida a causa de impactos de arma de fuego larga. Sin embargo, aún faltan informes que lleven a determinar si los disparos salieron de los mismos movilizados o de las fuerzas del orden.

La investigación se complica porque sólo se cuenta con un proyectil dañado para determinar el calibre y la procedencia del armamento utilizado, el resto de los ocho cadáveres tenían orifico de entrada y salida.

El director nacional del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), Andrés Flores, explicó desde Sucre que el proyectil que lograron colectar chocó contra la columna vertebral y se alojó en la región cardiaca de uno de los fallecidos.

“Este proyectil, en cumplimiento a los protocolos, fue enviado a balística para su estudio. Sus características están deformadas; esperamos tener resultados efectivos”, explicó Flores.

Agregó que “ocho cadáveres tienen orificio de entrada y salida, el proyectil entró y salió y no logramos hallarlos”.

Los resultados médico-forenses de cinco cadáveres tienen una trayectoria de oblicua: de entrada por el lado izquierdo y salida a nivel de la cara lateral derecha o izquierda del tórax.

Dos de las víctimas tienen un orificio de entrada en la parte posterior. “En uno de ellos es que se encontró el proyectil. La otra persona tiene un impacto en la nuca”, manifestó Flores.

Lanchipa explicó que se evidenció que otros dos cadáveres cuentan con orificios de entrada y salida en la parte delantera del cuerpo. “Las dimensiones y características corresponden a armas de fuego largas, esto de manera preliminar, estamos siendo sometidas a pericias técnicas a través del IDIF”, dijo.

Armas no convencionales

Al respecto, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, en conferencia de prensa, dijo que el calibre de arma de fuego que provocó la muerte de estas dos personas no corresponde a un arma de reglamento policial ni militar.

“Los dos tiros en la frente (de cocaleros) fueron provocados por armas no convencionales calibre 22 y 25 respectivamente (bajo calibre). Continuamos investigando”, señaló.

Lanchipa explicó que al inicio los familiares de cinco víctimas se negaron a la realización de la autopsia, y tras la realización de diferentes negociaciones se logró contar con la autorización.

“El sábado pasado al mediodía recién logramos iniciar con la autopsia de los nueve fallecidos. Esto se ha desarrollado en presencia del representante de la Defensoría del Pueblo”, explicó Lanchipa.

Durante la etapa preparatoria, la Fiscalía realizará pruebas de balística, planimetría y reconstrucción del hecho, además de la colecta de elementos en la zona de conflicto, esto para esclarecer el descenso de las nueve personas.

Los resultados forenses son tratados de manera reservada por el Ministerio Público, ya que personal encargado de la investigación no logró recurrir a esta documentación, que según refieren el informe fue enviada de manera directa al Fiscal General.

El sábado por la noche, el delegado de la Defensoría del Pueblo en Cochabamba, Nelson Cox, informó que los resultados de la autopsia confirman que la causa de la muerte de las nueve víctimas fue a causa de un impacto de arma; sin embargo, se desconoce el calibre de la munición utilizada.

“Las dimensiones y características corresponden a armas de fuego largas”// Los Tiempos


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top