a


Entre las modalidades del ejercicio democrático, los bolivianos califican con 72 sobre 100 al voto ciudadano, por encima de la confianza en las elecciones (49) y de la confianza en el Tribunal Supremo Electoral (45,1), según el estudio “Cultura política de la democracia en Bolivia 2014. Hacia una democracia de ciudadanos” que analiza, entre otros tópicos, las visiones alternativas de democracia y de desarrollo en el país.

Por influencia de las dos últimas variables mencionadas, el valor promedio para la democracia representativa alcanza a 55,7. “La democracia representativa parecería ser la forma de ejercicio democrático menos apreciada, y que los bolivianos entienden las formas directas de participación como el principal mecanismo de ejercicio democrático. Pero cuando comparamos la importancia del voto vemos que supera claramente los índices de democracia directa y democracia comunitaria”, dice el estudio que se enmarca en el Proyecto de Opinión Pública de América Latina (LAPOP) y fue elaborado por Ciudadanía, Comunidad de Estudios Sociales y Acción Pública.

Para conocer la valoración de los ciudadanos, la encuesta se aplicó entre marzo y abril de este año a 3.053 personas en 76 municipios representativos del país. Se trata de una novena entrega (bianual) que divide la información en tres partes: apoyo a la democracia y a sus instituciones; justicia y seguridad ciudadana; y visiones alternativas de democracia y desarrollo.

La Constitución Política del Estado reconoce desde 2009 la democracia directa y participativa, la democracia representativa y la democracia comunitaria. Para analizar esta última categoría, el estudio verifica las variables como la toma comunitaria de decisiones, la elección de representantes a la Asamblea Plurinacional y la administración de justicia. En este caso el índice de democracia comunitaria alcanza 60 puntos sobre 100.

Elecciones presidenciales Bolivia 2014La democracia directa y participativa, entendida como el conjunto de mecanismos institucionales que involucran directamente al ciudadano en la toma de decisiones de interés público, se construye a partir de la importancia que le dan al referéndum (66,2), control social (63) y a los cabildos y asambleas (57), en todos los casos sobre 100. En promedio el índice de democracia participativa alcanzó 62,1.

El director del Centro de Investigaciones Sociales, Amaru Villanueva, invitado a comentar los resultados del estudio, destacó precisamente el esfuerzo de recoger criterios y percepciones que van más allá de la idea estándar sobre la democracia, y avanzan a indagar en las particularidades de país. “Tuve una gran sorpresa al ver que había un esfuerzo en el estudio por entender maneras distintas maneras de entender la democracia, con toda su polisemia, me remito al capítulo 9 donde hay desglose de análisis profundo sobre democracia comunitaria, sus mecanismos para elegir representantes, etc. Es un ejercicio muy útil”, dijo el académico.

En síntesis el estudio plantea que en los últimos dos años hubo una “recuperación general de la mayoría de los indicadores referidos a la confianza en las instituciones y de apoyo al sistema político, así como un respaldo de la ciudadanía a los procesos democráticos y apoyo a la democracia en una coyuntura de año electoral”. La medición de este año muestra un 67,4 puntos sobre 100 en el apoyo a la democracia, mientras que se registran 50,8 puntos en cuanto a la satisfacción con la democracia. Se trata de una recuperación respecto de 2012 cuando estos indicadores mostraron sus niveles más bajos, según el documento “Cultura política de la democracia en Bolivia 2014. Hacia una democracia de ciudadanos”.// PIEB (BO)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top