a


El director nacional del Instituto de Investigaciones Forense (IDIF), Andrés Flores, dio a conocer la pronta presentación de los protocolos de actuación en medicina forense, con la finalidad de adecuarse a procedimientos internacionales y actualizar el Procedimiento de Normas de Trabajo (PNT), aprobado por resolución fiscal y la guía de recolección de evidencias.

“Estos procedimientos son antiguos y el instituto a partir de la nueva administración pretende actualizar estas guías de recolección y modificar los términos en Protocolos de actuación. Los PNT se aplican de diferente manera de acuerdo a los delitos que deben ser investigados, donde se dan los procedimientos específicos para la recolección de muestras”, indicó.

Al ser normas básicas, sólo son guías de cómo el médico forense deba recolectar muestras, mientras que el protocolo es una procedimiento que norma a los profesionales forenses desde cómo y dónde recibir un cadáver, qué procedimiento aplicar para la recolección de muestras y realizar el registro en un sistema informático, aspecto que facilita la aplicación de criterios internacionales a nivel nacional, con la finalidad de que se uniformice los procedimientos y los certificados presentados.

Mientras que en la actualidad, según Flores, por falta de un procedimiento, los medios utilizados para el levantamiento de cadáver en muchos de los casos ocasiona la contaminación de las evidencias, desde la intervención de los funcionarios policiales, quienes cubren el cuerpo con una frazada, la misma que puede contener diferentes muestras que no estén relacionadas con el responsable de la muerte violenta de una persona.

Medicina forense en Bolivia“En la frazada puede haber las muestras del vecino que donó la misma para que se proteja la identidad del cadáver, y borrar las verdaderas evidencias del supuesto agresor”, señaló.

Siendo el primer procedimiento que contamina las evidencias en un delito público, en la morgue la aplicación del PNT son simples de acuerdo con Flores, por ser aplicados sólo por la lógica de la formación profesional. “Por lo tanto, por bio-seguridad del médico forense se debe utilizar barbijo, ponchillo, gorras, bata, los mismos que sirven para que la mejor recolección de evidencias y que las mismas no lleguen a ser contaminadas”, explicó.

El riesgo jurídico ante la posible contaminación de evidencias es que los abogados de la defensa del posible sindicado recusen el procedimiento por identificar riesgos de contaminación en la recolección de evidencias.

Reconoce que en anteriores gestiones las deficiencias económicas en el IDIF ocasionaban que los médicos forenses dependan de la compra de los instrumentos de trabajo por parte de la familia doliente para la utilización de ponchillos, barbijos, guantes látex. Pero en la actualidad, en la gestión de Ramiro Guerrero, se modificó el presupuesto con la finalidad de aplicar un plan estratégico para la mejora del IDIF que contemple la compra de insumos, con la finalidad de evitar la revictimización de la familia de la víctima.

NO DEBEN COBRAR

“Los médicos forenses no deben cobrar ningún dinero extra de acuerdo con la Ley 260 del Ministerio Público, establece la gratuidad de la atención”, recomendó.

“En la actualidad hay muestras que están desde el 2005 y algunas evidencias biológicas llegan a ser destruidas por orden de la autoridad competente de acuerdo al manual de la cadena de custodia, donde el responsable notifica a la autoridad (juez) para solicitar la destrucción de las evidencias”, indicó.// El Diario (NET)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top