a

Una investigación expuesta en el marco del Congreso de Estudios Bolivianos reveló que 46 de las 54 lenguas originarias de Bolivia están amenazadas seriamente o incluso se encuentran ya extintas.

Una vez más el espacio del Congreso de Bolivianistas brinda la posibilidad de difundir estudios e investigaciones diversas. Ayer, en la mesa sobre lenguas indígenas de Bolivia, Swintha Danielsen (Universidad de Leipzig) y Kajta Hannss (Universidad de Bonn) dieron a conocer un sencillo pero contundente resumen sobre el estado de las lenguas originarias.

En su estudio concluyeron que de las 54 lenguas nativas, 15 ya están extintas (28%), 11 se encuentran moribundas (20%) y 20 están seriamente amenazadas (37%). Mientras que del total, 54, sólo el 14% se hablan actualmente.

RECONOCIMIENTO CONSTITUCIONAL

La Constitución Política del Estado reconoce oficialmente sólo 36 de las 54 lenguas originarias, pero lo que más llama la atención es que de las 36, al menos tres ya están extintas; según el estudio son: Guarasu’we, Puquina y Zamuco. Asimismo, otras 11 lenguas originarias se encuentran moribundas o a punto de extinguirse, 18 están gravemente amenazadas y únicamente ocho se hablan en la actualidad.

Si hay 54 lenguas, ¿por qué sólo se reconocen 36? La especialista dijo que el problema es complejo y paradójico a la vez; la Constitución reconoce lenguas extintas y no así otras que aún se hablan. Esto puede deberse a la composición demográfica de los hablantes, que pudo determinar la decisión de tomarlos en cuenta, ello sin mencionar la influencia o peso político de cada pueblo originario.

Estadísticas de BoliviaPero además la investigadora observó que sólo las lenguas reconocidas por la Constitución tienen la posibilidad de acceder a proyectos y programas de rescate y preservación promovidos por el Estado, el resto no.

¿Qué es lo que se puede hacer? Danielsen remarcó que este es un conflicto que se presenta no sólo de Bolivia y todo lleva a pensar que las lenguas dominantes son las que podrían sobrevivir. “Tiene que ver mucho con la unidad, con el estatus de cada pueblo, si puede o no sobrevivir (…) si faltan hablantes, resulta ser una situación muy artificial revitalizar una lengua”, apuntó.

LAS FUENTES

Durante la ponencia, Danielsen explicó que el trabajo es el resultado de la sistematización de las últimas investigaciones y datos sobre el tema en base a varias fuentes. En la ronda de preguntas se consultó por qué no se tomaron en cuenta los datos del censo 2001. A decir de las investigadoras este censo técnicamente no fue correcto respecto a la recolección de datos de las lenguas originarias, aunque el Atlas de la UNESCO sobre las lenguas en peligro de extinción, recoge elementos del censo 2001, y sí se incluyó entre las fuentes de investigación.

Con todo, esperan contar con una mejor información que surja del censo 2012, aunque a través de las intervenciones se conocieron algunas “anécdotas” que dieron cuenta de ciertas “imprecisiones y vicios” durante la recolección de datos sobre las lenguas nativas en el último censo.// Correo del Sur (COM)


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top