a

Un día después de que Bolivia celebró 30 años del retorno de la democracia, falleció ayer quien fuera uno de sus principales baluartes: el sacerdote oblato Gregorio Iriarte.

A los 87 años, una afección pulmonar puso fin a una vida dedicada al servicio de la paz, la justicia y la militancia irrenunciable en favor de la defensa de los derechos humanos, de los marginados, de los desposeídos.

Fundó ERBOL, Aler y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB), y dirigió radio Pío XII durante la dictadura del general René Barrientos (1964-1967).

Nacido en Navarra (España) en 1927, Iriarte llegó el 30 de mayo de 1964 a Siglo XX y asumió la dirección de la emisora de los curas oblatos: Radio Pío XII durante la dictadura de Barrientos. Su voz se escuchó en defensa de los derechos humanos.

personajes bolivianosDespués del Congreso Minero de Colquiri en 1964 los dirigentes Irineo Pimentel y Federico Escóbar, miembros del Control Obrero, fueron apresados. En Siglo XX, los sectores pidieron al padre Iriarte gestionar la liberación de esos líderes.

Según el periódico Los Tiempos, luego de hablar con Pimentel en el penal de San Pedro se reunió con el ministro Fellmam Velarde. Y éste, tras una charla con Víctor Paz, le indicó que para conveniencia del Gobierno y de los mineros debería solicitar esa libertad al embajador de Estados Unidos Douglas Hendersson.

Sin embargo, en el penal, Pimentel le recomendó que no vaya donde el embajador. Se percibía la inminencia de un golpe de Estado. A pocas horas de esto, se inició el golpe de Barrientos. En esas circunstancias fueron liberados Escóbar y Pimentel.

En 1965, el Gobierno de Barrientos rebajó el salario de los mineros en un 40% y hubo represión y despidos masivos. El Ejército cercó Siglo XX y se inició la persecución de los dirigentes sindicales.

El padre Iriarte se jugó poco menos que la vida para que el dirigente minero Federico Escóbar saliera de Siglo XX y con ayuda de los sacerdotes oblatos llegara a Chile, antes de que los militares tomaran los centros mineros.

En septiembre de 1965 hubo una masacre en las minas a causa de las actividades de los comités clandestinos de los trabajadores desde el interior de las bocaminas. El resultado fue 82 muertos y más de 200 heridos. La radio Pío XII, que dirigía Iriarte, se puso al lado de los mineros.

En 1967, el Ejército ocupó las minas y cometió la masacre de la noche de San Juan. El padre Iriarte atestiguó sobre la matanza: “Encontré, me acuerdo hasta ahora, 26 cadáveres de los que uno era minero, los demás eran serenos, mujeres, niños... Tiempos de Barrientos...”, recordó .

En la dictadura de Hugo Banzer, Iriarte escondió a Marcelo Quiroga Santa Cruz durante tres meses en su casa. Tras enterarse, el Gobierno lo desterró, pero retornó a Bolivia en el carnaval de 1976. Iriarte fue un cura comprometido con la libertad.// Página Siete

Muere Gregorio Iriarte uno de los fundadores de Erbol, Aler y la Apdhb

Gregorio Iriarte, sacerdote de la orden de los oblatos de María Inmaculada, falleció la tarde de este jueves en la ciudad de Cochabamba a la edad de 87 años producto de una enfermedad pulmonar, informaron fuentes eclesiásticas.

Iriarte fue director de radio Pio XII (1964) cuando gobernaba el país el general René Barrientos Ortuño. Escribió más de 30 libros e impulsó la creación de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) junto a Julio Tumiri.

Se caracterizó por escribir análisis críticos de la realidad boliviana y fue un incansable defensor de los derechos individuales y colectivos de la ciudadanía, principalmente durante los regímenes dictatoriales.

Mentor de muchos comunicadores sociales y destacado docente de varias universidades públicas y privadas del país. Recientemente la Universidad Mayor de San Simón de Cochabamba y la Universidad Católica Boliviana, por separado, le otorgaron el título de Doctor Honoris Causa por su aporte a la educación boliviana.

Creó el 18 de julio de 1967, junto a varios sacerdotes católicos Escuelas Radiofónicas de Bolivia, actualmente Educación Radiofónica de Bolivia (ERBOL); además de la Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica (ALER), con sede en Quito, Ecuador.// El Diario


0 comentarios:

Publicar un comentario

Estimado visitante:
Se aceptan todos los comentarios, siempre y cuando están dentro del marco del respeto y no sean SPAM. (Gracias por tu visita / comentario)

 
Top